DÓNDE ESTÁN LOS QUE DESAPARECEN

DÓNDE ESTÁN LOS QUE DESAPARECEN

No hay registros. No hay estadísticas. Lo que si hay es una agobiante incertidumbre. Ese es el drama de las familias de los desaparecidos en Colombia. Se trata de gente común y corriente que un día salió de su casa y jamás regresó.

08 de junio 1996 , 12:00 a.m.

La sección judicial de EL TIEMPO y la Unidad de Desaparecidos e Identificación de la Fiscalía Seccional de Bogotá inician hoy una campaña de servicio a la comunidad para tratar de encontrar a aquellos de cuya suerte no se sabe nada.

Esta sección, que aparecerá cada primer sábado de mes, inicia hoy con 17 breves registros de personas desaparecidas.

1. Juan Carlos Forero.

El día de Navidad de 1994, a las 4 de la tarde, salió de la casa de un hermano, en el barrio El Carmen., en el sur. Nadie más volvió saber de él hasta que el 7 de enero de 1995, una pequeña nota en el diario El Espacio informó que posiblemente se había suicidado en el Salto del Tequendama por una decepción amorosa. Los bomberos revisaron las profundidades del Salto, pero no hallaron el cadáver.

2. Hernán Mateus Galvis.

El 9 de abril del año pasado tomó su motocicleta, una Yamaha DT 125 negra, de placas VVS 589, y dijo a su familia que salía de viaje para Villavicencio. Nunca llegó a su destino y jamás regresó a su hogar.

3. Isaac Peña Ni su esposa, ni los habitantes del barrio San Eusebio, en el sur de la capital, volvieron a verlo después de que salió de viaje, al parecer, hacia Girardot, el 5 de marzo del año pasado. Nunca dijo para dónde iba, pero siempre decía a sus familiares que no se demoraba. Todavía lo esperan en casa.

4. Carlos Alfredo Rueda.

Con una ruana gris, botas de cuero amarillas y una cachucha verde y blanca, salió de su casa, en Chía, en las afueras de Bogotá, hacia la construcción Santa Ana, donde tenía turno de vigilancia el 13 de febrero pasado. Aún no se sabe cómo ni por qué, desapareció durante el turno de vigilancia que realizaba.

5. Matilde Forero Rincón.

Sus compañeros del ancianato, ubicado en la calle 40 A sur, No. 2A52, del barrio La Victoria, donde permanecía interna, no la vieron salir ese 15 de octubre de 1996. Un vecino contó a los familiares que pudo ver a la anciana cuando abandonaba el sitio con un sombrero blanco y un ruana roja.

6. Leonardo Medrano González.

Dijo que iba para Miami y sólo se llevó una maleta negra con ropa y un portafolio vinotinto. Ese sábado 15 de abril, varios vecinos lo vieron las 8 y15 de la mañana cuando se subía a un taxi, en la carrera 86 con calle 48A sur, frente a los apartamentos de Casablanca, en la vía BosaAbastos. Al parecer se dirigió al aeropuerto Eldorado.

7, Heraclio Jiménez Coca.

Salió desde Chiquinquirá y llegó al barrio La Granja de Bogotá. El 14 de octubre de 1994 salió a realizar unas diligencias y no volvió. Tenía una ruana café y un sombrero.

8. José Evidalio Avila.

El 3 de agosto del año pasado, tenía el turno de la noche en la estación de Policía del cerro Cruz Verde y partió de su casa a las 4 de la tarde, prometiéndole a su esposa que la llamaría. El policía cumplió su promesa y llamó a su cónyuge desde el barrio Juan Rey de Bogotá. Habitantes del sector, que lo conocían. lo vieron esa tarde cuando ascendía por el cerro. Nunca lo vieron bajar.

9. William Puerto Rivera.

El patrón de la fábrica de calzado donde trabajaba como mensajero desde hace algunos años, lo envió a la Embajada de los Estados Unidos para que le refrendara la visa. Después de salir de las instalaciones, el 10 de marzo de 1992, no regresó con el encargo.

10. Eduardo Quiñones Carreño. (foto 31) Fue despachado el 21 de octubre de 1993 de unas bodegas del barrio Fontibón con una carga, en el furgón de placas XKG 445, afiliado a Copetrán. Debía cumplir el itinerario BogotáCaliBogotá. El vehículo fue encontrado abandonado por las autoridades en Bojacá, al día siguiente. El conductor nunca apareció.

11. Jorge Enrique Rubiano.

Después de poner un aviso en el periódico ofreciendo una camioneta Chevrolet Luv para prestar servicios de transporte, una persona interesada llamó a su casa. La persona lo citó en Mesitas del Colegio, el 19 de marzo de este año. Su esposa y su hija no lo han vuelto a ver.

12. Omar Beltrán Báez.

A las 8 y 30 de la mañana del 14 de diciembre del año pasado, este bombero, conocido por su carácter fuerte dentro del Cuerpo de Bomberos de Bogotá, entregó el turno a sus compañeros. En la estación de la Y lo notaron nervioso y contó que tenía problemas económicos. Después de salir nadie volvió a dar razón de él.

13. Clara Rocío Ordóñez Mendigaño.

Sobre la mesa de noche de su alcoba dejó una nota en la que decía que tenía que viajar a Chiquinquirá para cobrar un dinero de unos negocios que había hecho y cancelar unas deudas. Esto ocurrió el 29 de julio del año pasado a las 12 del día. No ha vuelto.

14. Nubia Elizabeth Rivera Cañón. (foto no. 26) Su familia la notó muy nerviosa el 6 de noviembre de 1995. Al parecer había perdido 15 millones de pesos después de depositarlos en una corporación de ahorros pirata. Después de desayunar salió de su casa y no ha regresado.

15. Tito Briceño Castiblanco.

Su esposa lo llevó en el carro y lo dejó frente a un establecimiento que se llama Obleas San José , ubicado en el barrio Normandía. Al parecer iba a realizar una transacción con un automóvil, pues trabajaba independiente en el negocio de compraventa de autos. Desde ese 12 de febrero pasado su esposa no sabe dónde está.

16. José Anastasio Achury.

Sin anunciar para dónde iba, salió el 24 de julio de 1995 a las 8 de la mañana de su casa, ubicada en el barrio Prado Veraniego. Su familia supuso que iba a jugar tejo, deporte que le gustaba practicar y lo distinguía como una persona sociable. Sus amigos dicen que nunca llegó a la cancha de tejo.

17. Javier Pedreros Molano.

Decidió irse de viaje hacia la zona esmeraldífera de Muzo. Sin decir nada más, se encontró con unos amigos en un campero Daihatsu verde y se fue con ellos el 27 de abril de 1994, a las 4 de la tarde.

Expertos en búsqueda de la Fiscalía Si un familiar suyo se ha extraviado o a encontrado a alguien que desapareció, acuda a la Unidad de Identificación y Desaparecidos, seccional criminalística, del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía de Bogotá. Esta unidad fue creada en enero de 1994, pero sólo empezó a funcionar por medio de una resolución, a partir de noviembre de ese año.

La oficina se encarga de recibir los reportes de desaparecidos, investigar su paradero y establecer identidad de NN cotejando la información de los desaparecidos.

Un coordinador, Rafael Mejía, tiene a su cargo a 10 funcionarios, entre abogados, sociólogos, técnicos en criminalística, dactilocopistas, investigadores y secretarias. La oficina está ubicada en la carrera 9A, No. 1145, tercer piso. Si usted reconoce a alguna de las personas que aparecen aquí, comuníquese con los teléfonos 342 73 24 y 281 36 04.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.