SÍ SOY CULPABLE...: GILBERTO RODRÍGUEZ

SÍ SOY CULPABLE...: GILBERTO RODRÍGUEZ

Esta Comisión de Fiscales acusa a Gilberto Rodríguez Orejuela de narcotráfico en concurso agravado... Acepta los cargos el sindicado?

07 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Acepto mi responsabilidad en los cargos que se me imputan... , respondió ayer, en la respectiva audiencia, Gilberto Rodríguez Orejuela a los fiscales que le investigan.

En esos términos, la Fiscalía General de la Nación cerró el primero de seis procesos en curso contra Gilberto Rodríguez Orejuela, el mayor capo colombiano del tráfico de narcóticos tras la muerte de Pablo Escobar Gaviria.

Al aceptar los cargos, Rodríguez ha quedado expuesto a la imposición de una pena máxima entre 18 y 24 años de prisión, con derecho a una rebaja de la sexta parte por aceptación anticipada de cargos.

Rodríguez, contra quien cursan otros cinco procesos por narcotráfico, enriquecimiento ilícito y concierto para delinquir, aceptó el delito de narcotráfico frente a tres embarques de cocaína enviados a los Estados Unidos entre junio de 1982 y enero de 1983.

La condena a Rodríguez se produce en instantes en que, desde Washington, el subsecretario para Asuntos de Narcóticos, Robert Gelbard, anuncia para las próximas semanas una reunión conjunta de funcionarios y autoridades de ambos gobiernos para revisar los avances en la cooperación judicial.

Es la primera vez que Gilberto Rodríguez, arrestado en España a mitad de la década de los 80 y absuelto tras un prolongado proceso en Cali, en donde un juez desestimó varios testimonios de agentes de la Drug Enforcement Administration (DEA), enfrenta el inexorable camino de una sentencia, cuya pena deberá tasar un juez sin rostro en el curso de los próximos diez días.

Aun cuando Rodríguez había solicitado a la Fiscalía la compilación de todos sus procesos en uno solo, el organismo se negó a acceder a la petición y decidió tramitar los otros cinco expedientes por separado.

Así, aún esperan cinco sentencias a Rodríguez, quien ha aceptado una década de actividades criminales, así como enriquecimiento ilícito.

En cuánto podría quedar la pena definitiva para el hombre a quien la DEA a tribuyó el tristemente célebre título de Nuevo rey de la cocaína ? Esa es una batalla jurídica que tendrá que librar en el futuro el Estado colombiano. El Código de Procedimiento Penal contempla la acumulación de sentencias pero la jurisprudencia en esta materia, dijo una importante fuente judicial a EL TIEMPO, aún tiene un largo trecho por recorrer pues los delitos en el caso de Rodríguez podrían llegar a diferir unos de otros .

Caso cerrado Por lo pronto, la única realidad es que ayer Gilberto Rodríguez, en una audiencia anticipada, confirmó la validez de las investigaciones realizadas por la DEA y profundizadas por la Fiscalía en Colombia.

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía, y que el sindicado narcotraficante aceptó, entre junio de 1982 y enero de 193 planeó y patrocinó el envío de tres cargamentos de cocaína a Estados Unidos.

Rodríguez se encargó de pagar los costos para transportar 250 kilos de cocaína en cada cargamento que sería recibido por sus enlaces en el estado de Luisiana.

Los dos primeros transportes llegarn a su destino, aunque las autoridades lograron seguirles la pista hasta hallar evidencias que comprometieran a los responsables del tráfico de drogas.

El tercer cargamento, enviado a comienzos de 1983, al parecer fue interceptado y destruido, ya que de acuerdo con las evidencias, la avioneta en la que era transportada la cocaína fue encontrada en México completamente incinerada.

Rodríguez sólo admitió que sus cómplices en el tercer cargamento enviado a Luisiana le informaron que la avioneta había desaparecido.

Un agente del Departamento Antidrogas de Estados Unidos (DEA) se convirtió en la clave para descubrir a Rodríguez Orejuela y los demás partícipes del tráfico de drogas a Luisiana.

El agente se infiltró y participó en las operaciones ilegales al lado de los principales enlaces del cartel de Cali.

El infiltrado informó sobre pormenores de cómo los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela diseñaron la estrategia para transportar el cargamento ilegal.

El Proceso Luisiana era la investigación más adelantada que las autoridades colombianas tenía contra Gilberto Rodríguez Orejuela.

La investigación fue cerrada el año pasado y sólo se aguardaba que la Fiscalía dictara resolución de acusación para determinar la condena que sería impuesta a Rodríguez Orejuela.

De acuerdo con el Estatuto Antiestupefacientes (Ley 30 de 1986), sacar drogas ilícitas del país amerita una condena entre 4 y 12 años de prisión.

Sin embargo, como la Fiscalía consideró que Rodríguez Orejuela incurrió en concierto de delitos para traficar con drogas, falta que amerita la agravación de la condena según el artículo 38 de la Ley 30 de 1986, el sindicado capo sería condenado hasta a 24 años de prisión.

No obstante, si la Fiscalía concede beneficios jurídicos porque Rodríguez Orejuela solicitó la terminación anticipada del proceso, podría concederle una rebaja de hasta una sexta parte de la pena, lo que determinaría una condena de 20 años de cárcel.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.