Culto a la seducción

Culto a la seducción

Su rostro refleja ansiedad. En pocos minutos se quitará la ropa. Por eso, antes del striptease, confiesa: “Odio los cuerpos que en escena se ven feos. Aunque lo realmente importante es que el público logre captar lo que sienten y piensan las mujeres que trabajan en un cabaret”.

30 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Quien habla es la actriz bogotana Patricia Polanco, directora, gestora y también protagonista de la comedia musical Stripper, que se estrena mañana en el Teatro Astor Plaza, de Bogotá.

El ensayo termina. Polanco, junto con sus ahora tres fieles escuderas y un vestuarista homosexual, quienes también hacen parte de la obra, se toman el tiempo de descanso para hablar sobre los errores que deben corregir. Ellos son Fiona Horsey, Paola Díaz, Alejandra Bahena y César Álvarez.

Lo hacen con Mauricio Sarmiento, el codirector de la obra, quien se encarga de ajustar cada uno de los detalles que Polanco, por estar en escena, no logra apreciar.

“Soy una loca, porque la obra se creció. Yo quería hacer un simple ejercicio teatral que hablara de mujeres, pero ahora no solo dirijo, sino que busco patrocinio y, aparte, hago striptease”, dice Polanco, que también actúa en la telenovela Vecinos, de Caracol.

El montaje de esta comedia musical se inició el año pasado, luego de que Polanco, que empezó como actriz de teatro hace 18 años, le pidiera a la argentina Viviana Sgavetti una de sus creaciones. Lo curioso es que Sgavetti, que según Jaramillo es una feminista consumada, le pasó los libretos de una obra, pero en ella los protagonistas eran cinco hombres y el vestuarista, razón por la cual tuvo que esperar varios meses a que Sgavetti la adaptara.

“Lo bueno es que se colombianizó y se le metieron los números musicales.

Igual, la idea era contar las divertidas situaciones que viven hermosas bailarinas y un vestuarista dentro del camerino de un bar para adultos”, explica.

“La complicación no ha sido tanto el desnudo, sino encajar actuación, teatralidad y números musicales con producción”, agrega Paola Díaz, quien hace de Mónica.

Lo dice porque el tubo debe tener puntos fijos en techo y suelo.

Eso, en un comienzo, fue el talón de Aquiles de la producción, porque en el escenario de un teatro el techo está muy alto y el piso no se podía perforar.

LA OBRA SE PRESENTA EN EL TEATRO ASTOR PLAZA (CALLE 67 NO. 11-58).

HORA: 8:00 P.M. DE JUEVES A SÁBADO. BOLETERÍA: PLATEA, $50.000; LUNETA, $40.000, Y BALCÓN, $30.000.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.