Abren el museo más ecológico del mundo

Abren el museo más ecológico del mundo

La Academia de las Ciencias de California inauguró ayer su sede en San Francisco, un revolucionario edificio diseñado por el arquitecto italiano Renzo Piano, que ya se considera el museo más ecológico del mundo.

30 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

“Este museo es un regalo a nuestros hijos y a las próximas generaciones – dijo Piano durante la ceremonia de apertura–. Una herramienta para que la siguiente generación se enfrente al problema de que la Tierra necesita ayuda”.

El arquitecto reconoció haberse enamorado del proyecto en cuanto supo de él y que pasó largas horas sentado frente al lugar donde debía levantarse el museo, reflexionando sobre la mejor manera de incorporarlo al entorno del parque Golden Gate donde se encuentra.

El resultado es un elegante edificio de cristal y techo ondulado, que parece haber crecido de forma natural en el suelo del parque.

Todo el tejado del edificio –una superficie ondulada de 10.000 metros cuadrados en homenaje a las colinas de San Francisco– está cubierto de plantas y flores autóctonas.

Este ‘techo viviente’ cumple con la función de mantener fresco el interior del edificio y a la vez de recoger unos 13 millones de litros de agua al año, que se reutiliza en gran parte para uso del museo. En el interior, la temperatura es fresca pese al calor de la calle y a que sólo hay aire acondicionado en unas pocas zonas del edificio.

“Se utilizan sistemas de ventilación que permiten la entrada y la salida del aire”, explicó Salvador Acevedo, un portavoz de la Academia.

El reciclaje ha sido prioritario en el diseño, comentó Acevedo y contó que, por ejemplo, se utilizaron bluyines viejos para el aislamiento de los muros.

Además, el museo está rodeado de una marquesina de cristal en la que se han integrado células fotovoltaicas, “con las que el edificio genera un 15 por ciento de la energía eléctrica que consume”.

El cristal es uno de los materiales principales en la estructura del luminoso museo y desde casi todos sus rincones se puede ver el parque que lo rodea.

“Los museos de Ciencias Naturales suelen ser sitios oscuros, cerrados, con vitrinas llenas de cosas muertas y polvorientas... El propósito de este diseño es que se tratara de un edificio abierto a la naturaleza”, dijo Acevedo.

El museo costó casi 500 millones de dólares. Se espera que se convierta en el primero en ganar la certificación LEED platino del US Green Building Council, que evalúa lo ‘verde’ de los edificios.

Desde primeras horas de la mañana, cientos de personas recorrían ya las instalaciones, que incluyen un impresionante acuario –centrado en las especies del norte de California y los arrecifes de coral filipinos– un planetario, una reproducción de un bosque tropical y una zona dedicada a África

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.