LO QUE NO NOS CUESTA, HAGÁMOSLO FIESTA!

LO QUE NO NOS CUESTA, HAGÁMOSLO FIESTA!

Motivo Ley Cultura invitámosle foro marzo 23 biblioteca Luis Angel Arango Bogotá 9 a.m. Así, más o menos, sería la manera como un ciudadano que quiere ahorrar su dinero redactaría un telegrama. Sin embargo, la presidenta de la Comisión VI de la Cámara de Representantes, María Isabel Mejía, utilizó 100 palabras para decir lo mismo, en más de 2.000 marconis.

09 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Los invitados a ese importante evento cultural recibieron tres y más veces el mismo telegrama de invitación; después del foro, recibieron otra cantidad similar en la que les agradecían su asistencia, aún a aquellos que nunca participaron.

La representante María Paulina Espinosa, por su parte, envió durante diciembre pasado 2.000 telegramas a sus amigos en Colombia y en el exterior en donde les transmitió un caluroso saludo navideño. Estos telegramas también fueron pagados por el Congreso... con cargo, en últimas, al contribuyente.

El alcalde de la población boyacense de Cubará, Luis Edgard Osorio López, se queja de que en 12 años no hemos conocido la cara de un senador, de un representante a la Cámara y menos de un diputado. Aquí los políticos hacen campaña a través de telegramas .

Esos ejemplos, entre muchos, reflejan una realidad que los congresistas reconocen en muchos de sus colegas pero que niegan enfáticamente en su caso: abuso del servicio telegráfico.

Si bien es cierto que la mayoría de los parlamentarios utilizan el telegrama como un medio para desempeñar correctamente su trabajo, también lo es el que, en ocasiones, el costoso servicio es utilizado por algunos para comunicarse con sus familiares, realizar negocios particulares y para hacer vida social.

Durante 1994 los dos meses que registraron los más altos niveles de transmisión de marconis fueron febrero y marzo, durante plena campaña electoral. En ese lapso los representantes a la Cámara enviaron 154.116 telegramas y los senadores 135.205.

Para tener una idea del incremento basta con decir que los marconis enviados por representantes y senadores juntos durante todo el primer trimestre de 1995 fueron 40.139.

Esta situación es muy frecuente en época electoral, cuando el número de telegramas se incrementa hasta en un 500 por ciento , dice Néstor Hoyos, directivo del Sindicato de Trabajadores de Telecom.

Para Jesús Arturo Valencia, vicepresidente de Telegrafía y Telex de esa empresa, todo lo anterior tiene una explicación muy sencilla: lo que no nos cuesta, hagámoslo fiesta . Pero, si bien es cierto que los congresistas no pagan de su bolsillo por utilizar el servicio, transmitir un sólo telegrama le vale a la Nación 4.500 pesos.

Si a ello se le suma que del total de marconis que transmite Telecom, el 40 por ciento lo utilizan el Congreso, el Gobierno y la Rama Judicial, y que éstos cuentan con el privilegio de la franquicia postal, se puede entender fácilmente por qué en este campo la Empresa Nacional de Telecomunicaciones trabaja a pérdida. En 1993 el déficit ascendió a 103 millones de pesos y en 1994 a 87 millones.

El año pasado, la división de crédito y cobranzas de Telecom ordenó la suspensión del servicio de telegrafía tanto a la Cámara como al Senado durante los meses de agosto y septiembre debido a que presentaban mora superior a tres meses en el pago. El 3 de octubre se reanudó el servicio.

En la actualidad, el Senado se encuentra al día en sus pagos, mientras la Cámara está debiendo en total de servicios a Telecom 1.500 millones de pesos.

Telegramas a granel Desafortunadamente, ante los abusos en el manejo de los telegramas no es posible ejercer un control y todo recae en la buena fe con que actúe cada congresista.

El principal elemento que impide una fiscalización del contenido del telegrama es que está protegido por la ley bajo la figura de la reserva. Así nunca se sabrá cuándo se emplea para fines laborales y cuándo para personales.

Segundo, Telecom no cuenta con la infraestructura técnica suficiente para sacar rápidamente un listado de los congresistas que abusan del servicio.

Por otra parte, no existe ningún tipo de control interno al interior del Congreso. No lo llevamos, pero sí controlamos los telegramas que van a ser dirigidos al exterior , dice Pedro Pumarejo, secretario del Senado.

Para el senador Roberto Gerlein, otro de los elementos que contribuye a que se presenten dichos abusos es el servicio de petición telefónica. Este consiste en que a cada parlamentario se le asigna una clave, con la que puede ordenar telefónicamente el envío del marconi.

Muchos senadores confían su clave a sus secretarios. Ellos y terceras personas hacen un abusivo y desmedido uso del telegrama. El responsable, entonces, es el que tiene la clave y en la mayoría de las veces no es el parlamentario , dice Gerlein.

Por esta razón el presidente del Senado, Juan Guillermo Angel, ha propuesto suspender este sistema de autorización y varios parlamentarios entre ellos María Paulina Espinosa y Marta Luna, por iniciativa propia, solicitaron a Telecom que no transmita mensajes suyos por ésta vía sino que exija su firma antes de enviar los marconis.

Nadie niega la trascendencia que tiene el servicio de telegrafía para el trabajo de los padres de la patria, sin embargo, lo que los colombianos esperan es que al invento que en 1903 comunicó por primera ocasión al rey Eduardo VII de Inglaterra desde su país con el presidente Teodoro Roosevelt en los Estados Unidos, se le dé un uso racional en bien de todos los colombianos.

Por ahora, el único control frente a los abusos dice el senador costeño Roberto Gerlein es el control popular para no elegir tipos que vienen a abusar de esa vaina .

(Recuadros MAC).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.