PORQUE TE ODIO, TE DENUNCIO

PORQUE TE ODIO, TE DENUNCIO

La Procuraduría General de la Nación denunció que más del 50 por ciento de las quejas que se registran por supuestas conductas irregulares, ineficiencia pública o corrupción oficial son formuladas por funcionarios o personas que presentan comportamientos corruptos y que solo buscan el desprestigio de sus enemigos .

09 de abril 1995 , 12:00 a.m.

El Ministerio Público cree que ese porcentaje de denuncias falsas se origina en envidias, odios y rencillas personales de funcionarios o ciudadanos y que este comportamiento demuestra que la corrupción también tocó a la puerta de cada uno de los colombianos, y tiene deseos de quedarse.

Como consecuencia de esta actuación, más del 50 por ciento de las quejas que se registran en la Procuraduría terminan sin sanción.

El Procurador, Orlando Vásquez Velásquez, cree que son millonarias las pérdidas económicas por este comportamiento y que es invaluable el desgaste moral de la Procuraduría y de sus funcionarios, así como el daño que se causa a las instituciones o a las personas denunciadas por falsa corrupción.

Si usted cree que sólo los funcionarios al servicio del Estado o prestantes ejecutivos de la empresa privada, son corruptos, usted se engaña. Esa corrupción puede estar a las puertas de su casa, llevada por conductas suyas que no son éticas y que lesionan los intereses de otros ciudadanos.

Según la Procuraduría General de la Nación, más del 50 por ciento de las quejas que se reciben terminan sin sanción, porque han sido formuladas obedeciendo a odios personales de funcionarios o ciudadanos y se respaldan en anónimos que no aportan ninguna prueba de lo denunciado y sólo buscan dañar el prestigio de personas e instituciones.

Amparados en la envidia y las ansias de desprestigiar a supuestos enemigos, sean políticos o personales, 850 denuncias de colombianos sobre falsos hechos, o casos que son producto de la imaginación, llevaron al Ministerio Público a tener millonarias pérdidas económicas y de credibilidad, durante el primer trimestre de este año. Su valor aún no se calcula.

A esta conclusión llegó el Ministerio Público, al analizar que de un total de 1.906 decisiones tomadas durante los tres primeros meses de 1995, tuvo que producir 850 fallos absolutorios. El motivo: se encontró que no existían méritos para seguir con el proceso o que las conductas irregulares denunciadas, eran falsas.

Como consecuencia directa de esta actuación, más del 50 por ciento del presupuesto que destina la Procuraduría a investigar presuntas conductas irregulares, además del tiempo que gastan sus abogados en estudiar, allegar pruebas, llamar a descargos y fallar procesos, se pierden por esta situación de corrupción ciudadana.

Las pérdidas pueden resultar incalculables, si se contabiliza además el tiempo perdido, los bosques colombianos o del mundo que han tenido que talarse para producir el papel en que se inscriben las investigaciones y los fallos, así como el desgaste físico e intelectual de los abogados y otra serie de elementos que no pueden tener medición, porque son riquezas no renovables.

La Procuraduría se encontró con esta conducta al elaborar un informe sobre la gestión y los resultados obtenidos en el primer trimestre de 1995. Inicialmente no tenía justificación racional para explicarla.

Sin embargo, tras analizar el perfil sico sociológico de los colombianos, la Procuraduría estableció que sólo las rivalidades entre funcionarios y ciudadanos y el afán por dañar a otros o a las instituciones, justifican denuncias por falsas irregularidades. Tras de ellas, se esconden rencillas personales, odios y ansias de venganza.

Para el procurador, Orlando Vásquez Velásquez, esta situación refleja los niveles de conflicto a que han llegado los colombianos con el Estado y entre sí, y es un claro diagnóstico de que la corrupción también llegó a sus puertas.

Resultados para mostrar Hasta el 31 de marzo de 1995, en la Procuraduría existían 41.610 quejas activas, de las cuales 2.827 se recibieron durante el primer trimestre de este año. Si se aplica el análisis anterior sobre corrupción ciudadana, el Ministerio Público cree que más de la mitad de ellas, es decir, más de 20 mil, resultarán falsos procesos, con los respectivos costos económicos y de credibilidad.

No obstante y pese a esta grave situación de descomposición moral, el Procurador cree que se han logrado resultados.

Del total de las 2.827 quejas recibidas durante el trimestre enero-marzo del 95, 646 se incluyeron en un capítulo para comportamiento no definido, 754 aparecen como faltas contra la moralidad y la eficiencia pública y 893 se registraron por indebido ejercicio de funciones públicas.

Además, se formularon 63 quejas por faltas contra la dignidad y el decoro del cargo, 289 por violación a los derechos humanos, 3 por irregularidades en perjuicio del medio ambiente y 9 por faltas contra la administración de justicia.

La Procuraduría ya tomó 1.049 decisiones en primera instancia. De esas decisiones, 465 fueron absolutorias, en 26 hubo formal acusación, falló 549 sanciones y en 9 casos prescribió la acción.

El Procurador señala que se presentaron además 857 decisiones de segunda instancia, de las cuales se produjeron 399 sanciones y 385 absoluciones. Por su parte, en 71 casos prescribió la acción y 2 terminaron por extinción de la acción.

Otros datos dan cuenta de que entre las 549 sanciones de primera instancia, se produjeron 181 suspensiones, 145 amonestaciones, 117 multas y 106 destituciones.

En lo que hace referencia a las sanciones de segunda instancia, hubo 130 suspensiones, 116 amonestaciones, 81 multas y 72 destituciones.

Se encontró que las entidades en las que se presenta mayor número de funcionarios sancionados, tiene que ver con el sector Gobierno y entes fiscalizadores: Ministerios, Presidencia, Congreso de la República, Tesorería General, Contraloría, Gobernaciones, entre otros. Los delitos más sancionados son las faltas contra la moralidad y eficiencia públicas.

Hay un sector que le genera gran preocupación a la Procuraduría, no por las sanciones -161 en total-, sino por su importancia en la sociedad; es el que tiene que ver con la salud, pues la mayoría de sanciones tocan la negligencia médica, la falta de un servicio adecuado y su pésima infraestructura.

Respecto del perfil del personal investigado, la Procuraduría señala que de los 2.827 casos que se recibieron en el primer trimestre del 95, el nivel del cargo más sobresaliente, tanto en las decisiones como en los fallos de cualquier instancia, son los de rango directivo, con 862 casos. Lo siguen en orden de importancia los del nivel operativo, con 355 casos y los ejecutivos, con 261 casos.

Con relación al trámite seguido por las quejas que llegan al Ministerio Público, se dijo que 19 se archivaron de entrada, 1.031 aún no han sido tramitadas y 1.777 son expedientes de los cuales se acumularon 8 y se archivaron 126, después de indagación preliminar o de apertura de investigación.

Frente a los hechos, la Procuraduría mantiene un interrogante: Cómo piensa combatir la corrupción, alguien que ya está corrupto?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.