LOS CAMBIOS LABORALES Y EL PROGRESO DE CHILE

LOS CAMBIOS LABORALES Y EL PROGRESO DE CHILE

(AIPE). Uno de los aspectos destacados de la evolución económica chilena en los últimos 15 años ha sido el constante mejoramiento de los ingresos de los sectores asalariados, acompañado de una razonable tasa de generación de nuevos empleos. Esto, unido a una relativa calma laboral, ha desembocado en un ambiente altamente positivo en las relaciones empresa-trabajadores, traducido especialmente en un reducido número de huelgas y paros ilegales.

09 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Los únicos conflictos serios verificados en el país han sido los protagonizados por los empleados de organismos públicos, especialmente en los sectores de la salud y la educación, cuyo nivel de ingreso se sitúa bastante por debajo de la media de las empresas privadas.

El esquema laboral vigente proviene, fundamentalmente, de la drástica reforma introducida en el gobierno militar, que instrumentó las flexibilizaciones necesarias para que esta variable pudiera ajustarse con rapidez a las necesidades de la economía chilena. Pero, especialmente, permitió desarticular los monopolios sindicales que en el pasado se erigieron en obstáculos significativos para el desarrollo y, a la postre, en traba importante para la creación de nuevos empleos.

En la medida en que podían, las empresas optaban por la automatización antes que permitir el ingreso de nuevas personas a sus centros fabriles.

Otro condimento importante proviene de las modificaciones introducidas a comienzos del primer régimen civil, el encabezado por Patricio Aylwin, que permitió a los sindicatos acceder a una función más decisiva. Las repercusiones de estos cambios no se percibieron inmediatamente. Con una economía en fase moderadamente expansiva, no hubo un escenario que propiciara roces inusuales entre empresarios y trabajadores.

Si bien se aprecian algunos interrogantes sobre la evolución próxima de la economía chilena, ninguno de ellos es tan serio como para pensar en alteraciones que permitan afectar este ritmo. Es más, muchos apuestan a que es posible un crecimiento mayor en consideración al mejor comportamiento de las economías desarrolladas. Traducido al campo laboral, no se aprecia, por lo tanto, el brote de dificultades y la alteración del actual cuadro de relaciones empresa-trabajadores.

Por eso ha sorprendido la decisión del gobierno de promover cambios a las leyes laborales que introducirán rigidez, encarecerán la contratación de mano de obra y gatillarán nuevos conflictos. Respondiendo a las constantes presiones de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que representa alrededor del 10 por ciento de los trabajadores sindicalizados del país, especialmente los del área estatal, este organismo ha venido reclamando el retorno de antiguas disposiciones que le otorgaban mayor poder, como por ejemplo, la negociación interempresas y la eliminación de la facultad empresarial de contratar personal de remplazo durante los períodos de huelga, facultad esta que, en la práctica, difícilmente se concretó debido a que no es fácil remplazar operarios especializados.

Las dos demandas, amén de otros cambios, fueron acogidas por el gobierno y dentro de los próximos días serán sometidas a la consideración del Parlamento, desoyendo las quejas de los empresarios y de los expertos en cuanto a las consecuencias negativas que generará su aplicación, entre ellas el impacto sobre la generación de nuevos puestos de trabajo.

Enfrentados a una próxima incorporación al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica y al Mercosur, los empresarios chilenos no logran entender las razones que empujaron al gobierno a reintroducir medidas que ya en el pasado afectaron la marcha de las empresas y, por ende, el propio crecimiento del país. De prosperar la iniciativa, se habrá incorporado una nueva carga a la economía chilena. Como dijo un dirigente empresarial: Con esto se le borra otra raya al tigre .

(*) Corresponsal de la agencia de prensa AIPE.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.