MUCHOS MÁS DE LOS QUE APARECEN EN LA FOTO

MUCHOS MÁS DE LOS QUE APARECEN EN LA FOTO

Qué tienen en común los pañales Huggies, las motos Harley-Davidson y el perfume True Love? Los tres hacen negocios con la industria tabacalera. Forman parte de un larga lista de proveedores y compañías de Estados Unidos que están siendo arrastrados al pantano legal de la responsabilidad de los fabricantes de cigarrillos.

05 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Con la mayor demanda colectiva de la historia pendiendo sobre la industria tabacalera en un tribunal federal de Nueva Orleans, algunas firmas ahora tratan de cortar sus lazos con dicha industria.

A principios de marzo, Manville Corp. entabló una demanda para terminar su contrato de suministro de fibras de vidrio a R.J. Reynolds Tobacco Co. Se cree que estas fibras son uno de los componentes de los nuevos cigarrillos sin humo que desarrolla una división de Nabisco Holdings Corp.

Unas semanas después, Harley-Davidson Inc. demandó a la división Lorillard, de Loews Corp. para terminar con el acuerdo que pone el nombre de Harley en los cigarrillos.

Manville y Harley-Davidson son sólo dos, de una larga lista de compañías, que intentan alejarse cuidadosamente de sus controvertidos clientes.

En los últimos meses, dos importantes firmas de EE.UU., _Union Camp Corp., empresa de productos forestales que también tiene un negocio de producción de aditivos con distintos sabores para el tabaco, e International Flavor & Fragrances Inc. productor de True Love, que distribuye Elizabeth Arden Co._ anunciaron medidas para reducir o dejar de vender esencias que se usan en la industria del tabaco.

Quejas de los accionistas Además, el gigante farmacéutico Pfizer Inc. reiteró su declaración de que dejó de vender esencias a los fabricantes de cigarrillos en 1992. Las tres empresas mencionadas incluso han tenido que enfrentarse a sus propios accionistas por los lazos con la industria tabacalera.

Otras importantes compañías también se han visto involucradas en disputas legales y problemas con sus accionistas. La firma de relaciones públicas Hill & Knowlton Inc., división de WPP Group PLC, de Londres, cuenta con cinco demandas en su contra por haber representado a un grupo de investigación fundado por la industria del tabaco durante los años 50 y 60. Las agencias de publicidad McCann Erickson Worldwide, división de Interpublic Group of Cos. y Young & Rubicam Inc. también han sido nombradas en una demanda, donde se las responsabiliza por incitar a fumar a los jóvenes.

Las dos agencias trabajaron en forma independiente en grandes campañas para la marca Camel de RJR que, según los demandantes, se dirige a los niños.

El cumplimiento de la ley Hill & Knowlton declinó comentar sobre su participación y responsabilidad en el caso, pero agregó que ya no realiza negocios con compañías de tabaco en EE.UU. McCann Erickson también declinó comentar sobre la demanda y un portavoz de Young & Rubicam rebatió los cargos.

Cumplimos con la ley , dice. Y esperamos que el caso sea sobreseído , agregó.

Uno de los proveedores que ahora está en el centro de la polémica es Kimberly-Clark Corp., que no sólo produce los pañales Huggies sino también papel de arroz y hojas de tabaco prensado para cigarrillos. Además trabaja en un proyecto para controlar los niveles de nicotina en el tabaco. A fines del año pasado, la empresa fue acusada en un proceso que tuvo lugar en Virginia Occidental. El estado espera recuperar unos US$1.000 millones que, en concepto de gasto social, tuvo que desembolsar para pagar por la cobertura médica de enfermedades relacionadas con el hábito de fumar.

Algunos accionistas preocupados por la situación también dirigen sus miradas a Kimberly-Clark. En su reunión anual, este mes, analizarán una resolución para escindir todos los negocios relacionados con la industria del tabaco. Los analistas estiman que la compañía produce unos US$400 millones en ventas anuales a las firmas de tabaco; sus ventas totales durante 1994 llegaron a los US$7.360 millones.

La portavoz de Kimberly-Clark indica que la compañía no ha ajustado los niveles de nicotina para los productos que se venden el mercado de EE.UU. La firma dice que espera ser sobreseída en el caso de Viriginia Occidental. Los otros acusados son importantes compañías de tabaco de EE.UU.

La creciente presión sobre compañías como Kimberly-Clark ilustra la gran cantidad y diversidad de compañías que alimentan la industria tabacalera. La nómina incluye algunas firmas de primera categoría que no son particularmente conocidas por sus lazos con el tabaco.

La empresa farmacéutica Sandoz AG dice ser el proveedor número uno de semilla de tabaco en EE.UU. a través de su división de Minneápolis, Northrup King Co.

Eastman Chemical Co. y Hoechst AG distribuyen acetato de celulosa, ingrediente clave para la fabricación de los filtros. El proveedor de extracto de regaliz Mafco Worldwide Corp., controlada por MacAndrews & Forbes Holdings Inc., del inversor Ronald Perelman, vende la mitad de su producción a los fabricantes de cigarrillos.

Alan Blum, fundador del grupo anti-tabaco Doctors Ought to Care (Los médicos deberían preocuparse) sostiene que el grupo ha identificado cerca de 800 compañías que hacen negocios o reciben fondos de Philip Morris Cos., el mayor productor de cigarrillos del mundo.

Audiencias públicas Durante muchos años, las compañías operaron sin preocuparse por críticas, demandas judiciales o ataques de la autoridad que ahora han inundado a los productores de cigarrillos. El asunto cambió el año pasado cuando una serie de audiencias públicas sobre la industria del tabaco revelaron detalles sobre la producción de cigarrillos que durante mucho tiempo se mantuvieron en secreto. Entre ellos, se dio a conocer una lista de 599 ingredientes utilizados para procesar y dar sabor a los cigarrillos.

Las compañías esperan que esta lista sirva para mitigar los ataques sobre las supuestas sustancias peligrosas que contienen los cigarrillos. Pero la nueva información sólo alimentó nuevas dudas sobre la seguridad de aspirar aditivos.

Si usaran los aditivos] para fabricar goma de mascar, no me importaría , sostiene Dietrich Hoffmann, bioquímico y subdirector de la American Health Foundation, un centro de investigación independiente de Valhalla, Nueva York.

Los fabricantes de aditivos han desestimado las preocupaciones. No hay indicios para apoyar la especulación de que el extracto de regaliz pueda representar una amenaza contra la salud , indica un vocero de Mafco. La compañía sostiene que no está preocupada por su responsabilidad en el caso.

Con todo, algunos proveedores de aditivos han dejado de hacer negocios con la industria del tabaco debido a la presión de los accionistas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.