AGUILA ATERRIZÓ EN UNA JOYERÍA

AGUILA ATERRIZÓ EN UNA JOYERÍA

Eran las 6:30 de la tarde del miércoles pasado y la carrera 11 estaba congestionada de carros. De repente un águila que nadie sabe de dónde salió, aterrizó frente a la vitrina de la joyería Andy Ross de la calle 93A, al lado de una señal de pare.

08 de abril 1995 , 12:00 a.m.

El animalito parecía herido porque cayó de lado. Entonces lo recogimos y se lo entregamos a nuestro celador. Después llamamos al Inderena pero no llegaron a recogerlo , dijo Yolanda Ross.

En vista de que el águila no se podía quedar en la calle, el celador Armando Calle decidió cederle su puesto en la caseta e instalarla allí para protegerla.

A mí lo único que me interesaba era que nadie se lo fuera a robar porque a me gusta la naturaleza, y como tenía pesar con el animalito, me aguanté toda la noche afuera de la caseta y sin ruana , dijo Calle.

Para alimentar al ave la familia Ross había comprado pedazos de carne. Sin embargo, según el celador, no comía, daba vueltas dentro de la caseta y no se quedaba dormida.

Ella estaba un poquito asustada y le daba miedo que la cogiera. Seguramente extrañaba los cerros , dijo Calle.

A la mañana siguiente, el celador dejó el águila en la caseta acompañada de una nota para su compañero que iba a relevarlo. Durante todo el jueves el águila fue todo un espectáculo, porque los carros de la carrera 11 paraban para verla extender sus alas a las puertas de la caseta del celador. , dijo una integrante de la familia Ross.

Esa tarde, como el Inderena no llegó a recogerla y temían que le pasara algo malo, la familia decidió llamar al Ejército para ofrecerle el animal y se lo llevaron.

Allí, el veterinario que la revisó nos dijo que el animal era muy fino, que parecía entrenado para cazador porque llevaba una argolla en una de las patas y que corría peligro de morir si permanecía en cautiverio , dijo Yolanda Ross.

Finalmente el Inderena llegó a buscar el ave, ayer en la mañana, cuando ya se la habían llevado.

Según esta entidad, la demora se produjo porque a la oficina encargada de este caso llegaron informaciones encontradas y después de la confusión, terminaron dando la orden de recoger al ave, ayer en la mañana.

Según un funcionario del Inderena que no quiso revelar su nombre, los que la vieron, llamaron al Ministerio del Medio Ambiente y al Inderena al mismo tiempo y mientras los unos decían que era un cóndor, los otros aseguraban que era un águila y que ya se había volado a uno de los árboles del sector.

En medio de todo ese lío, se fueron a buscar a un especialista en cóndores y mientras pasó todo ese tiempo, los de la joyería entregaron el águila al Ejército , dijo el funcionario.

El Inderena aseguró que ayer les resultó imposible comunicarse con el Ejército para verificar si ellos tenían el águila, pero dijeron que el lunes estarían investigando qué había pasado con el animal.

Por otra parte, EL TIEMPO llamó a la XIII Brigada del Ejército y a la Escuela Militar de Cadetes a averiguar por el águila y las personas que contestaron las llamadas aseguran que nada saben del animal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.