SIN RETRASOS AVANZAN LAS REPARACIONES EN CHINGAZA

SIN RETRASOS AVANZAN LAS REPARACIONES EN CHINGAZA

A las seis de la tarde de ayer, el 60 por ciento de Bogotá se estaba surtiendo de agua con las plantas de La Laguna, Tibitoc, San Diego y Vitelma. La que más estaba produciendo era la de Tibitoc con un promedio de 10,15 metros cúbicos por segundo.

08 de abril 1995 , 12:00 a.m.

El resto de la ciudad, e incluso el municipio de La Calera, pasaron el día a palo seco .

A esa misma hora, la reparación de los túneles del sistema Chingaza llevaba una ejecución del 29,40 por ciento y avanzaban los trabajos de limpieza de la planta Wiesner y el tanque de Santa Ana, que habían comenzado en la madrugada de ayer.

Según el reporte de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), a las seis de la tarde estaban por iniciar los trabajos de limpieza de los túneles y la presurización de las salidas de los tanques de Vitelma y Casablanca, entre otras y no había ningún retraso en el cronograma trazado.

Los trabajos En la planta Wiesner, donde se procesa toda el agua que llega a la ciudad procedente de Chingaza, los equipos estaban paralizados.

Un grupo conformado por unos veinte operarios se encargaba de limpiar los tubos de más de un metro y medio de diámetro por los cuales pasa el agua antes de entrar a la planta.

Mientras tanto, otro grupo de trabajadores se dedicaba a inspeccionar los túneles de El Faro y Ventana, ubicados en el parque de Chingaza.

Los mayores trabajos se desarrollaron en el túnel de Siberia, donde en la mañana se demolieron las partes más deterioradas y se reconstruyeron las soleras o bases de los túneles.

Según el gerente de operaciones de la Empresa, Alvaro Albornoz, en la inspección que se realizó a los túneles no se encontraron más fallas de las que estaban previstas en los informes de la Sociedad Colombiana de Ingenieros.

En Santa Ana Simultáneamente en el tanque de Santa Ana, ubicado en la calle 118 cerca al cerro, la firma Sika se encargaba de inyectar resina en las pequeñas grietas y filtraciones que han aparecido en la estructura de concreto cuya capacidad es de 30 mil metros cúbicos.

A ese tanque llega el agua tratada que sale de Wiesner y desde allí se reparte al 80 por ciento de la ciudad.

Además, los trabajadores reforzaban las ocho juntas que rodean el tanque con el fin de evitar que por ellas se presenten fugas de agua que ya está potabilizada y lista para ser enviada por la tubería a los hogares de la ciudad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.