ALARMA EN SAN ANDRÉS POR DESPROTECCIÓN

ALARMA EN SAN ANDRÉS POR DESPROTECCIÓN

En menos de quince días se nos llevaron dos motonaves y once pescadores de nuestras aguas. La próxima vez vienen aquí, y de la noche a la mañana, nos cambian la bandera .

08 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Así se expresó Thomas Livingston Vélez, presidente del Movimiento Cívico Isleño, acerca de las recientes acciones de la Guardia Costera de Nicaragua, que el 19 de marzo y el 5 de abril pasado capturaron a las embarcaciones colombianas Sea Dog y Miss Tina en aguas jurisdiccionales del archipiélago de San Andrés y Providencia.

Livingston afirma que como Nicaragua desconoce unilateralmente la vigencia del tratado BárcenasEzguerra y reclama las 200 millas al este de su plataforma continental, en cualquier momento podría ensayar una aventura a mayor escala en San Andrés o Providencia.

Ellos -los nicaragenses- pretenden adueñarse del archipiélago, de su mar y de sus cielos, pero se olvidan de que los isleños estamos aquí antes de que Nicaragua existiera como país , explicó el historiador sanandresano Walvin Peterson.

En efecto, muchos años antes del tratado BárcenasEzguerra, el 23 de junio de 1822, el Cabildo de Providencia en representación de todo el archipiéalgo, proclamó en forma libre y espontánea la adhesión de las islas a la Constitución de Cúcuta. De esa forma y sin ninguna condición, San Andrés, Providencia y Santa Catalina quedaron integradas a la flamante carta geográfica de la nueva república: la Gran Colombia.

Pero incluso antes, en 1803, mediante una cédula real ordenada por la corona española, este archipiéalgo quedó integrado al virreinato de la Nueva Granada, finalizando así una disputa con la Capitanía de Guatemala que pretendía gobernar sobre las islas y la costa de la Misquitia (hoy costa Atlántica centroamericana).

Más adelante, en 1928, Nicaragua y Colombia suscribieron el tratado vigente EzguerraBárcenas que estableció al meridiano 82 como línea divisoria de ambos países, quedando las islas de Corn Island y la costa Misquitia para Nicaragua, y San Andrés y Providencia del lado colombiano.

Este tratado fue declarado nulo por el gobierno sandinista en 1980.

Pero según el historiador Peterson, si Nicaragua lo desconoce debería entrar en vigencia el status anterior, o sea que Colombia volvería a gobernar sobre la costa Misquitia y las islas de Corn (maíz).

Sin embargo, más allá de circunstancias jurídicas, históricas o geográficas, existe la voluntad de los habitantes del archipiélago que hace 173 años decidieron su destino en forma espontánea y soberana. Voluntad que no están dispuestos a dejar torcer bajo ningún punto de vista, según lo expresan categóricamente sus dirigentes civiles, políticos, gremiales y religiosos.

Es por esta razón que los isleños reclaman mayores esfuerzos diplomáticos y logísticos del Gobierno para la protección de sus pescadores y todos los habitantes del archipiélago en general.

No es justo que en los últimos años nos hayan capturado una veintena de embarcaciones en nuestras propias narices, sin que hayamos logrado ejercer una plena soberanía sobre nuestros mares dice el presidente de las cooperativas pesqueras del archipiélago, Angel Britton Howard.

La retención del Miss Tina Cuando los tripulantes del Miss Tina advirtieron el mediodía del miércoles pasado la presencia del guardacosta nicaraguense se quedaron tranquilos porque, según su Global Position System (GPS), un pequeño aparato electrónico que determina la posición de las embarcaciones por vía satelital, se encontraban en aguas colombianas.

Sin embargo, unos minutos después, recibieron por radio la orden de la guardia del vecino país eleven anclas porque los vamos a retener por violar la soberanía nicaraguense .

Inmediatamente, el capitán del Miss Tina dió aviso a San Andrés, al propietario de la motonave Thomas Fortune, quien a su vez advirtió a la Capitanía de Puerto.

Esto sucedió a las 12:30 p.m. Luego partieron dos aviones A-37 de la Fuerza Aérea Colombiana hacia el lugar de los hechos, con órdenes de no disparar sino fueran antes agredidos. A las 12:55 los aviones lograron divisar al guardacosta de bandera nicaraguense escoltando el bote pesquero colombiano en dirección 270, rumbo a Nicaragua, atravesando el meridiano 82, límite fronterizo de ambos países.

Luego de sobrevolar el objetivo, y de observar como la pequeña embarcación colombiana intentaba maniobrar para evadir al guardacosta nicaraguense, los aviadores colombianos debieron regresar con una sensación de frustación a su base en San Andrés.

El coronel Victor Plata Cáceres, comandante de la FAC en el archipiélago dijo a EL TIEMPO que los pilotos colombianos se devolvieron porque tenían órdenes precisas de no cruzar el meridiano 82, para no violar el espacio aéreo del vecino país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.