NUEVAS REGLAS ENTRE TELEFÓNICAS Y USUARIOS

NUEVAS REGLAS ENTRE TELEFÓNICAS Y USUARIOS

Que su empresa de teléfonos sea ineficiente, se demore en la instalación de una línea o que le cobre de más, no es nuevo, pero que la empresa lo indemnice por la mala prestación del servicio o que usted pueda exigir sus derechos, sí lo es.

05 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Estas y otras medidas de protección fueron definidas ayer por la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRT), al establecer las reglas de juego que deberán cumplir todas las empresas de teléfonos y de larga distancia del país, que se verán sometidas a un mercado de libre competencia en los próximos días.

Estas reglas de juego, que se iniciaron con la Ley 142 de Servicios Públicos, quedaron definidas con la expedición del Contrato de Condiciones Uniformes, que deberán seguir estas empresas de servicio públicos.

Hilda María Pardo, coordinadora de la Comisión, dijo que con las últimas resoluciones se busca proteger los derechos de todos los usuarios del país.

La resolución de Contrato de Condiciones Uniformes es un modelo del contrato que tienen que suscribir las empresas con todos los usuarios del país. Aquellas que no lo sigan, deberán incluir, en los suyos, estos puntos y solicitar la autorización a la Comisión.

La nueva reglamentación define que las empresas no se pueden negar a instalar una línea telefónica, a menos que se carezca del tendido telefónico, o el edificio o lugar de residencia no tenga las condiciones necesarias para la instalación del servicio.

Cualquier persona que contrate, habite o utilice de modo permanente un inmueble, tendrá derecho a recibir los servicios públicos, pero la empresa suministrará el servicio dentro de sus posibilidades técnicas, en las condiciones de continuidad y calidad establecidas en el contrato , dice la Comisión.

Para Pardo, el incumplimiento de este derecho permite que la empresa sea denunciada ante la Comisión o la Superintendencia de Servicios Públicos, para que sea sancionada y obligada a prestar el servicio .

Igualmente, la Comisión estableció que ninguna empresa de teléfonos podrá exigir el pago anticipado de un servicio o de la conexión de un teléfono.

Por ejemplo, la persona que solicite un teléfono solo deberá pagar cuando le instalen su línea y esta le sirva, y no como viene ocurriendo, que la empresa pide primero la cancelación de la conexión e instala el teléfono a los tres, cuatro o cinco meses.

Las empresas tampoco podrán financiar sus actividades ni sus proyectos con la plata de los usuarios, como el caso de los planes alcancías, en los que los usuarios de estratos bajos hacían un aporte mensual hasta completar, cinco o seis meses después, el costo de conexión.

Para no perjudicar a las personas de estratos uno, dos y tres, la Comisión estableció que las empresas tendrán que financiar la conexión a los usuarios con plazos y condiciones razonables. El tiempo mínimo para cancelar los costos de instalación será de tres meses.

Si el teléfono de un usuario se daña por 15 días o más, por culpa o negligencia de la empresa, esta no podrá cobrarle el consumo ni los servicios que el usuario haya dejado de recibir durante este lapso de tiempo. Por el contrario, la telefónica deberá indemnizarlo con una tasa no menor al consumo que usualmente tiene cada día.

Es decir, que si un usuario tiene su teléfono dañado por 20 días, la empresa no le podrá cobrar ningún consumo, y por el contrario, podría indemnizarlo con 20.000 pesos como mínimo, si este registra un consumo diario de 1.000 pesos.

Cualquier falla en la prestación del servicio, incumplimiento del contrato o cualquier falta que se origine en la empresa, y perjudique a un usuario por más de 15 días, serán suficientes para que este cancele su contrato.

Según Pardo, no hay razón alguna que justifique que un usuario esté 15 días o más sin servicio telefónico.

Nuevos recibos Igualmente, la Comisión estableció que las facturas de pago deberán llegar al usuario cinco días hábiles antes de la fecha de pago. Cuando esto no ocurra, el usuario podrá interponer una queja ante la Superintendencia.

La mayoría de empresas deberá cambiar sus recibos de facturación, ya que estos deberán contener un mayor número de información de la que vienen consignando.

Los nuevos recibos deberán incluir, además de la información básica, la forma como se determinó el consumo, el valor a pagar, los plazos de cancelación, el descuento por concepto de subsidios, cuando los hubiere, valor de los impuestos y de los intereses por mora, entre otros.

Después de cinco meses no se podrá incluir en las facturas, las llamadas o los servicios que no hayan sido facturados por error, omisión o investigación de consumos anteriores, con la excepción de los casos que demuestren una mala intención del usuario. Si un cargo sobrepasa este tiempo, deberá ser asumido por la empresa.

Los nuevos suscriptores de las empresas telefónicas podrán solicitar, si no están satisfechos con el servicio o no se les cumplió con lo prometido, la cancelación del contrato y la devolución del pago que haya hecho.

La nueva reglamentación establece que los reclamos que tengan los usuarios deberán ser recibidos, atendidos y contestados dentro de los 15 días hábiles, contados a partir de la fecha de su radicación, así como los que se hagan a través del teléfono.

Así mismo, las telefónicas deberán permitirle a sus usuarios escoger libremente la empresa de larga distancia que deseen, así como los bienes que se ofrezcan en el mercado. Los usuarios también podrán adquirir servicios adicionales, como conferencia de tres usuarios, llamada en espera, conexión sin marcar y código secreto.

Finalmente, la Comisión estableció que las empresas deberán informar, a través de los medios masivos de comunicación, la adopción de las condiciones de los contratos o de las modificaciones a los mismos. El contrato será declarado nulo si se celebra sin dar una copia al usuario que la solicite.

Razones para el corte Las empresas telefónicas podrán suspender el servicio telefónico en el momento en que el usuario deje de pagar dos periodos consecutivos, a no ser que haya un reclamo o un recurso del usuario.

El servicio no podrá ser suspendido si la empresa entrega de manera inoportuna la factura, y nunca envió una copia al usuario. Igualmente no se suspenderá si la empresa no facturó el mes.

La empresa sí podrá suspender el servicio si el servicio se paga con un cheque que no es pagado por el banco o cuando el usuario prohiba la utilización o mantenimiento de las líneas, redes y demás equipos.

Igualmente lo cortará por fraude, la no colaboración en la inspección de la residencia de los empleados de la empresa o por prestar permanentemente el servicio a otro inmueble distinto.

La empresa podrá dar por terminado el contrato y retirar la línea, cuando el usuario deje de pagar seis facturas consecutivas, o cuando la suspensión sea provocada por la empresa.

Igualmente se retirará la línea cuando haya una demolición del inmueble o por la adulteración o falsificación de las facturas de cobro o de los documentos presentados en el trámite de la línea.

Además de estas sanciones, la empresa podrá imponerle multa a sus usuarios, de un salario mínimo legal diario a los usuarios de estrato uno, de dos salarios para los de estrato dos, de cuatro para los de estrato tres y de seis salarios para los usuarios de estrato cuatro.

Para las personas de estrato cinco, la multa puede ser de ocho salarios mínimos diarios y para los de estrato seis de 10 salarios. La multa para el servicio no residencial podrá ser de 15 salarios mínimos.

Libre escogencia Las nuevas reglas de juego expedidas por la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones son la base fundamental de la competencia que se iniciará en la prestación del servicio telefónico del país.

Y es que con la aprobación de la Ley 142 de Servicios Públicos, cualquier empresa podrá competir en la prestación de estos servicios.

Por eso la Comisión estableció que los nuevos usuarios serán los propietarios de las acometidas, es decir, del cable telefónico que va desde la caja de teléfonos hasta la casa.

Esto es de gran importancia, ya que el usuario podrá retirarse de la empresa telefónica local y comprar el servicio con otra empresa, que le conectará su nueva línea a su red.

Por ejemplo, un usuario nuevo de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá podrá retirarse si no está satisfecho, y solicitar su servicio a la nueva empresa telefónica que pondrá Telecom en la capital. La conexión le valdrá menos, ya que el usuario tiene su acometida.

En la prestación del servicio de larga distancia sucederá lo mismo. El usuario podrá escoger libremente la empresa que desee, y cambiarse sin ninguna dificultad.

Los usuarios deberán ser informados por las empresas de teléfonos de las tarifas que deberán pagar por las llamadas locales y de larga distancia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.