EL CATÓLICO PREDICA.

EL CATÓLICO PREDICA.

La mayoría de los colombianos está bautizada por la religión católica, cree en la iglesia y ha recibido el sacramento de la confirmación. Sin embargo, es poco lo que aplica.

09 de abril 1995 , 12:00 a.m.

La mayoría no va a misa todos los domingos, no se sabe los diez mandamientos, no se confiesa ni comulga con frecuencia, no cree que se debe llegar virgen al matrimonio y, además, no cumple con el mandamiento no desearás la mujer del prójimo .

Es decir, no cumple con aquellos principios que se enseñan como fundamentales para la Iglesia, que la gente repite, que les transmite a los hijos y que aprende en la escuela. Así, por lo menos, quedó demostrado en la encuesta contrata por EL TIEMPO con la firma Yankelovich para saber qué tan católico es un colombiano.

Poco cree en los sacerdotes El 97 por ciento de los encuestados afirma que está bautizado por la religión católica y el 89 por ciento sostiene que todavía lo es, lo que indica que el ocho por ciento de la población cambió de religión.

Esto demuestra, de alguna forma, porqué cuando se le preguntó a la gente si cree en la Iglesia como institución, la mayoría respondió que sí -el 79 por ciento- y el 21 por ciento, no. Y, además, porqué el 81 por ciento recibió el sacramento de la confirmación y solo el 19 por ciento, no. Lo que sorprende es que la credibilidad de los sacerdotes está disminuyendo, ya que el 56 por ciento los apoya.

Las mujeres creen más en los sacerdotes (59 por ciento) que los hombres (53 por ciento). Según el estrato, por ejemplo, la diferencia es clara entre el más bajo y el más alto. Mientras el primero cree (56 por ciento) en los sacerdotes, en la segunda solo el 41 por ciento opina de la misma manera. El estrato alto alto es, además, el único que definitivamente no los respalda (59 por ciento).

El 67 por ciento de los colombianos va a misa los domingos, contra un 32 por ciento que dice no ir. Las mujeres, como siempre, son las primeras en visitarlas (41 por ciento) con relación a los hombres (23 por ciento). Sin embargo, tanto hombres (76) como mujeres (59) sostienen que no van todos los domingos.

En el estrato bajo, sin embargo, es escasa la diferencia entre la población que dijo no ir a misa todos los domingos (58 por ciento) y quienes afirmaron que van como lo indican los mandamientos (42 por ciento).

Y aunque los encuestados dicen ser católicos, solo el 55 por ciento se sabe los mandamientos y solo el 51 por ciento conoce los siete sacramentos. Ellas están más instruidas que ellos.

Los colombianos de estrato bajo bajo son más eruditos que los otros estratos en cuanto a mandamientos (61 por ciento), mientras que si se habla de conocimiento de sacramentos, el primer lugar se lo lleva el estrato alto alto (59 por ciento).

Católicos modernos? Sobre temas polémicos, la mayoría de los colombianos se pronunció a favor del uso de la píldora y del condón y en contra de llegar virgen al matrimonio.

El 79 por ciento está a favor del uso de la píldora y del condón contra un 21 por ciento que lo rechaza. Esta tendencia es más fuerte en los hombres (83 por ciento) que en las mujeres (74 por ciento).

Según estratos, el alto alto sí apoya lo uno y lo otro en su gran mayoría (94 por ciento), seguido de cerca por el estrato alto (81 por ciento). La menor diferencia de opiniones se presenta en el estrato medio medio donde el 67 por ciento apoya la píldora y el condón, mientras el 32 por ciento los desaprueba.

Cree que se debe llegar virgen al matrimonio? En esta pregunta, la mayoría (62 por ciento) dijo no y solo el 38 por ciento sostuvo que sería lo mejor. Una amplia diferencia se ve entre la opinión de hombres (no el 70 por ciento) y la de las mujeres (no el 52 por ciento) Los encuestados del estrato bajo bajo fueron los únicos en afirmar que sí se debía llegar inocente al matrimonio (51 por ciento), mientras que en los demás dijeron que no era requisito fundamental.

Sobre la vida después de la muerte, el 45 por ciento cree que su alma irá al cielo; el 12 por ciento, al purgatorio y solo el uno por ciento, al infierno. El 41 por ciento afirmó que a ninguna de las tres partes.

Los de estrato bajo bajo están convencidos -más que los de otros estratos- que irán al cielo (51 por ciento), mientras que los más incrédulos son los de estrato alto alto (35 por ciento).

Aunque es mínimo el porcentaje de quienes creen que irán a parar al infierno, los de estrato bajo son los que aseguran que arderán en las llamas (2.6 por ciento). Y sorprende que son los de clase alta alta los que opinan, en mayor proporción con relación a los demás, que el último lugar será el purgatorio (18 por ciento), seguido por el estrato alto (16 por ciento).

Y aunque no lo crea, el ser humano no acostumbra a desear la mujer o el hombre del prójimo. Eso, por lo menos, es lo que dicen los encuestados. La mujer es más enfática en afirmar que nunca (62 por ciento). Solo el ocho por ciento sostiene que muchas veces . Los hombres, por el contrario, dicen que nunca, el 18 por ciento, contra un 31 por ciento de muchas veces .

En el estrato medio medio se encuentra la mayor proporción de quienes afirmaron haber deseado a la pareja del otro (45 por ciento), mientras que el menor número se halló en el bajo bajo. Y en el estrato alto alto es donde se ubican los que en mayor proporción confiesan que muchas veces han deseado al ser humano del prójimo (29 por ciento) La mayoría -el 40 por ciento- afirma que nunca; la misma cantidad dice que pocas veces y solo el 20 por ciento sostiene que sí, que en muchas ocasiones ha caído en la tentación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.