EXTRAÑO ATENTADO A CONSEJERO

EXTRAÑO ATENTADO A CONSEJERO

La historia que en años anteriores obligó al país a adoptar drásticas medidas de seguridad ante las amenazas del narcotráfico y de grupos de justicia privada contra los magistrados de las altas cortes volvió a revivir, pero con un blanco específico: el Consejo de Estado.

05 de junio 1996 , 12:00 a. m.

En un episodio que es objeto de investigación, dos hombres balearon en la mañana de ayer, en una de las calles de Bogotá, el carro en el cual se desplaza a diario el consejero Juan de Dios Montes, integrante de la Sección Tercera del Consejo de Estado. El jurista no iba en el vehículo, un Mazda 626.

El confuso incidente se constituyó en epílogo de otras alertas registradas en los últimos meses. Primero se trató de una serie de llamadas a los despachos en las que amenazan e insultan a los juristas.

Después en tres anónimos escritos y dirigidos a Montes. En el último, una carta, recibida 30 días atrás, se refieren, en términos vulgares, al caso de Francisco Jattin, a Montes y al proceso de pérdida de investidura que en ese momento se le seguía al hoy ex congresista. El asunto lo investiga el DAS.

El otro episodio se refiere a amenazas proferidas en contra del jurista Carlos Orjuela Góngora, miembro de la Sección de Asuntos Laborales.

Esa suma de hechos precipitaron ayer una reunión entre los magistrados del Consejo de Estado que acordaron pedirle a la Policía, a través del presidente de la corporación, Daniel Suárez Hernández, reforzar las medidas de seguridad y fijar un plan especial de protección para garantizar la vida e integridad de los juristas.

La plenaria La sesión, que se efectuó en medio del asombro y la consternación por el ataque de los pistoleros al vehículo de Montes, se produjo antes del mediodía durante la plenaria ordinaria de los martes.

EL TIEMPO pudo establecer entre los magistrados que desde hace cerca de tres meses miembros del Consejo de Estado han sido blanco de la inquietud en razón de amenazas aisladas. No obstante, ha sido el episodio final el que ha puesto en alerta a los consejeros.

Ayer, en inmediaciones de la calle 63 con carrera 30, dos individuos, cada uno en una moto de 275 centímetros cúbicos, cerró el paso al carro de Montes y dispararon en dos oportunidades. El conductor Jaiver Bolívar relató a este diario que iba a recoger a Montes a su casa.

Eran las 7:45 indicó Bolívar cuando los tipos, jóvenes, me cerraron. Un tiro de revólver rompió el vidrio de atrás, por el lado donde se hace el doctor, y quedó incrustado en el asiento delantero y el otro pegó en el espejo retrovisor derecho. Los sujetos siguieron y no paré .

A las pocas cuadras, llamé al doctor desde un teléfono público y le conté lo que había sucedido. No sé si era un atentado o una advertencia. No creo que nadie nos haya seguido en las últimas semanas. Gracias a Dios no pasó nada , dijo Bolívar.

Esperaba que el carro me recogiera : Montes Hoy relató ayer el consejero Juan de Dios Montes a EL TIEMPO no fui a dictar mi clase de Derecho Constitucional a la Universidad Nacional porque tenía Sala Plena a las 8 de la mañana. La clase es de 7 a 8:45. Esperaba que el carro me recogiera en mi casa.

De pronto, me llamó mi conductor y me dijo, llorando, lo que le sucedió. Los tipos alcanzaron a romper uno de los vidrios del carro y una bala entró por el lado en el cual me siento. Los sujetos se fueron y dizque no mediaron ninguna palabra.

Uno no sabe si es una advertencia, una amenaza o de pronto se equivocaron. A mí me extraña y me da miedo lo que pasó porque es que suceden muchas cosas. Uno no sabe en toda esta vaina qué pueda pasar.

El conductor, al que no le pasó nada, no se detuvo y siguió su marcha tras el ataque. Me llamó desde un teléfono público. Cuando llegué a la sede del Consejo de Estado comenté lo que sucedió y se acordó pedir protección.

En esos anónimos le dicen a uno de todo, pero estoy esperando los resultados de la investigación que adelanta el DAS. Aquí en la corporación hay muchos magistrados sin protección. Aquí no hay seguridad, mientras que en el Consejo Superior de la Judicatura van dos camionetas adelante y atrás del carro de algunos magistrados , concluyó Montes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.