POR QUÉ NO COMENZAMOS YA

POR QUÉ NO COMENZAMOS YA

Así no se haya acogido la propuesta sobre la restricción de los vehículos según el número de la placa, su discusión sí puso sobre la mesa algunos aspectos que vale la pena resaltar.

07 de abril 1995 , 12:00 a.m.

En primer lugar, la ausencia institucional en el abordaje del problema de tránsito de la ciudad. Todo indicaría que el tema iba a ser atendido por una Secretaría de Tránsito y Transporte, pero terminó siendo un asunto del Concejo y del Alcalde.

Un segundo aspecto es que, definitivamente, en materia de tránsito prima la especulación sobre el análisis técnico. Conocedor de esta situación y mostrando una vez más su agilidad mental, nuestro Alcalde se abstuvo de dar la batalla en el campo técnico y le concedió mayor importancia a la voluntad de sus gobernados, a quienes les propuso contestar a dos preguntas que interpretó así: 1. Estaría dispuesto a dejar de conducir su vehículo particular en medio de un trancón, a cambio de someterse a las molestias que implica utilizar el servicio público de transporte, con la ventaja de caer en el mismo trancón? 2. Si la medida se implanta, cumpliría con la norma? (Antes de contestar, recuerde que estamos empeñados en hacer de usted un buen ciudadano).

Los resultados de la consulta ya los conocemos, pero la ciudadanía sigue sin saber de qué se perdió o de qué se salvó, así Platón diga que lo importante es la reflexión. Esto no quiere decir que fuese necesario realizar un experimento en vivo, pues para eso existe la simulación.

El tercer aspecto, muy positivo por cierto, es que se ha despertado un gran interés alrededor del tema del tránsito. Podría creerse que ya se está entendiendo la gravedad del problema, aunque lamentablemente fue necesario llegar al estado crítico.

La situación se parece a la de muchas señoras que un día se dan cuenta de que ya no consiguen la talla del vestido, se sienten feas y con más años de los que tienen en realidad y, entonces, deciden adelgazar.

Al igual que ellos, vemos que ya no cabemos en nuestras calles, la ciudad es un caos y por todas partes vemos más vehículos de los que en realidad hay. Entonces consultamos a los expertos y recogemos información sobre las experiencias en otras latitudes y sobre tantos métodos para controlar el tránsito como dietas hay para adelgazar.

Más aún, así como las señoras siempre deciden empezar el próximo lunes , del tratamiento para la ciudad nos enteraremos dentro de dos meses.

La verdad es que si ya sabemos que la capacidad del sistema vial urbano depende, fundamentalmente, de la capacidad de sus intersecciones y que ésta a su vez depende de las características físicas y de los dispositivos de control de dichas intersecciones, qué necesidad hay de esperar dos meses? Por qué no pasamos de tanta reflexión y nos dedicamos a trabajar? Qué tal si acometemos el problema descomponiéndolo a nivel de los corredores de mayor demanda o de las áreas más críticas de la ciudad? No creo que sea necesario postergar la acción hasta que los expertos nos digan que lo que nos conviene es la dieta del semáforo, del hueco o de la educación, de la zorra, del caballo o del camión, de la ruta del transporte, del parqueadero o de la institución. Qué tal que a cada una de las medidas la acompañe una discusión como la desatada por la propuesta del Concejo? Así como no se adelgaza de la noche a la mañana, la solución al problema no la tendremos en dos meses. A eso se tiende solamente con el diario trabajar.

Ahora bien, si la disculpa para no empezar a tapar un hueco o para sincronizar un semáforo es la falta de recursos, mayor será la frustración cuando se conozca el tratamiento completo y lleguemos a la conclusión de que debemos resignarnos a seguir con nuestro problema, huraños las 24 horas y como las gorditas del cuento, sin podernos mover.

*Ingeniero, Universidad Nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.