‘Santa Rita se convirtió en un camposanto’

‘Santa Rita se convirtió en un camposanto’

Los 32 cadáveres hallados en las últimas horas zona rural de Ituango (Antioquia) son solo una parte de las cientos de osamentas que la Fiscalía busca en esa población del norte antioqueño.

24 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Estas últimas diligencias las practicaron en el corregimiento de Santa Rita, situado a unas ocho horas de camino del área urbana.

Allí, entre 1996 y el 2005, hubo encarnizados enfrentamientos entre el ‘bloque José María Córdova’, de las Farc, y grupos paramilitares.

Hasta el 2000, las Autodefensas de Córdoba y Urabá patrullaban con Carlos Castaño a la cabeza, y a partir de ahí comenzó a tener injerencia el ‘bloque Mineros’, bajo el mando de Ramiro ‘Cuco’ Vanoy.

Veintinueve de los esqueletos hallados fueron identificados preliminarmente como civiles que cayeron víctimas de dicha disputa territorial. Se destacan tres menores de 13, 14 y 17 años y los demás son adultos. Además, hay tres mujeres.

Los otros tres corresponden a NN que serían combatientes de los grupos ilegales. Uno correspondería a un hombre conocido como el ‘camarada Herlain’, que comandaba una columna del frente 18 de las Farc, y los otros dos son hombres de entre 20 y 25 años.

Sin embargo, la Fiscalía informó que apenas comienza el proceso definitivo para determinar las identidades por medio de pruebas de ADN.

Según Patricia Hernández, fiscal 15 de la Unidad de Justicia y Paz que lleva los casos del ‘bloque Mineros’, la localización de estas osamentas se logró a partir de informaciones de las mismas familias y de confesiones de paramilitares que se sometieron a la Ley 975, de Justicia y Paz, para acceder a beneficios.

“Algunas veces, incluso, se trataba de cuerpos que enterraban sus propias familias, pero que no habían podido ser exhumados por las condiciones de seguridad en el área”, explicó la fiscal Hernández.

En este caso, las osamentas no estaban tiradas en cualquier parte sino que hacían parte de un camposanto que la comunidad habilitó debido a que los armados de una y otra tendencia asesinaban a la gente y les prohibían sacarlos hasta la cabecera de Ituango.

“Santa Rita es un camposanto”, añadió la fiscal Hernández, y lo repite el párroco de este poblado, Bernardo Gallego, que acompañó los procedimientos oficiales.

El cementerio que desmontaron estaba construido con bóvedas de cemento y tenía más de la mitad de las tumbas marcadas.

El padre Gallego da fe de por lo menos otros dos cementerios así. Uno queda en la vereda Pascuita, a una hora de Santa Rita y lo cuida el mismo párroco.

El otro está en La Francia, a seis horas.

Entre ambos contienen alrededor de 30 cadáveres, más otros 14 en un conjunto de fosas situadas en pleno camino hacia esta última vereda.

“La gente sabe porque le tocó ver los enfrentamientos y por eso saben dónde están, pero no habían tenido confianza para denunciarlo”, añade el presbítero.

FALTAN ENCONTRAR MÁS FOSAS .

Según Gustavo Duque, coordinador de exhumaciones de la Fiscalía en Antioquia, existen en total cerca de cien denuncias en el área de otras personas que estarían sepultadas en campos de esta población antioqueña.

Lo peor es que en el corregimiento El Aro, también de Ituango, la situación es peor.

Hasta ahora, en varias poblaciones de Antioquia, durante la vigencia de la Ley 975 de Justicia y Paz, se han hecho 255 exhumaciones, 48 osamentas han sido entregadas a sus familias después de ser plenamente identificadas y otras 186 en están en proceso de identificación

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.