Uribe en Nueva York

Uribe en Nueva York

Los buenos modales dicen que si uno visita a un amigo, debe ponerse las botas o la corbata que él le regaló. Hace dos años, Míster Bush le regalo a Uribe unas botas texanas con hebillas y rutilante bocelería. Yo tenía susto de que Uribe se las pusiera al visitarlo en Washington, pero prefirió sus mocasines ‘Made in Medellín’.

24 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Desde Washington, vía televisión, vimos a un grupo de humildes mexicanos gritando ante la embajada colombiana algo casi cómico: “Órale, abajo Uribe, el dictador”. Ojalá que la próxima vez contraten colombianos para no repetir el “órale…”.

Qué energía la de Uribe en Nueva York. Además de trotar de mañanita en el Central Park, se ha entrevistado con Íngrid, Clinton, Sarkozy, banqueros e inversionistas de todos los continentes, politólogos, economistas y hasta con la candidata republicana a la vicepresidencia, la ruda Sarah Palin, que quiere enseñarle a la ecológica doña Lina Moreno a cazar alces en Alaska.

Hoy le toca hablar en las Naciones Unidas poco después de Hugo Chávez, que saldrá con sus patanadas de siempre.

‘Bingo’: me gané unos ‘mensajes encapuchados’ bancarios. Del Citibank me han llamado cinco veces, en horarios no laborales, a ofrecerme unos planes financieros tan gustadores como la “pirámide” de Pitalito. Les respondo que no me interesan, pero siguen. El otro encapuchado me llegó en el extracto de agosto. Me descontaron: 22.000 pesos por “manejo de cuenta”, pero no me dicen de cuándo acá lo están cobrando. Les da vergüenza, pues saben que es un abuso con el cuentahabiente.

Los burócratas del control bancario deberían exigir a los bancos que especifiquen los cobros.Yo puedo jurar que estos son nobles filántropos, que nunca tienen afán de ganancias, pero a mis amigas economistas les aconsejo que inviertan en la financiera Lehman Brothers, que anda en problemitas, pero tiene gran futuro.

Menú del día: Campín; Samuel-alcalde, molesto por ese escándalo, sueña construir un estadio de fútbol dentro del Metro para que el amable general Palomino pueda encarcelar a los guaches que hace meses quiere capturar.

Tengo un mensaje que aún no he mandado: “Samuel, heredaste una ciudad en casi caos. ¿Cuándo te posesionas? Hazlo rápido, porque los trancones están durando meses”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.