Otro golpe al secuestro

Otro golpe al secuestro

Un cuidadoso y eficaz operativo de los Comandos Jungla de la Policía condujo el domingo a la muerte del tenebroso jefe del frente 34 de las Farc, Jesús Agudelo Rodríguez, alias el ‘Paisa’, en su campamento de Vigía del Fuerte –bello nombre este por lo demás–, entre los departamentos de Antioquia y Chocó.

24 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Se trata de un importante golpe a las Farc, que pierden a otro de sus curtidos especialistas en secuestro y extorsión, y de un hecho que llevará un respiro de tranquilidad a esa azotada región del país, donde el ‘Paisa’ operó durante muchos años y causó daños irreparables.

Se lleva este extravagante guerrillero el triste “trofeo” de haber sido el secuestrador del ex ministro de Defensa Gilberto Echeverry Correa y del ex gobernador Guillermo Gaviria, cuando encabezaban una marcha pacífica de no violencia, y ser quien en mayo del 2003 ordenó su asesinato y el de ocho militares más, a sangre fría, durante una fallida operación de rescate, en inmediaciones de Mandé (Urrao). Pero, además, se le atribuye la escalofriante marca de secuestrar a unas 400 personas; entre ellas, a Gabriela White, madre de la ministra de Educación, Cecilia María Vélez, quien fue asesinada por sus raptores. El ‘Paisa’ era una de esas temibles lacras sociales que durante 20 años tuvo que padecer esa región. Y, según incautaciones, tenía planeado conseguir en los próximos días 500 millones de pesos.

En el éxito de esta operación hay que resaltar la paciente y efectiva labor de inteligencia de la Policía Nacional, que durante varios meses le siguió la pista al guerrillero, con minucioso detalle, hasta terminar este domingo, en operación conjunta con la Fuerza Aérea, asestándole el golpe de gracia mediante un bombardeo de increíble precisión, a pesar de la espesa selva en que se hallaba. La exitosa misión puso fin a las andanzas de uno de los guerrilleros más buscados por las Fuerzas Armadas, por quien el Gobierno ofrecía una recompensa de mil millones de pesos.

Con este nuevo golpe, ya son más de 10 los jefes de las Farc dados de baja en el último año y medio, además de operaciones tan contundentes como el rescate de Íngrid Betancourt, tres norteamericanos y 11 uniformados. Pero tal será la saña, crueldad y cinismo de las Farc, y su obsesión con el secuestro, que quienes han sido liberados o han logrado huir de sus garras son considerados “prófugos” y declarados “objetivo militar”. Así lo denunció el lunes Íngrid Betancourt, quien reveló que está amenazada por las Farc.

En todo caso, la muerte del ‘Paisa’ confirma que hay una eficaz inteligencia policial y militar y que con la tecnología y la pericia de los pilotos y las tropas, los cabecillas de las Farc no están seguros ni en lo más profundo de sus madrigueras selváticas.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.