El balón que se volvió pesadilla

El balón que se volvió pesadilla

Arqueros profesionales, arqueros aficionados y ex arqueros, o ‘gomosos’ del arco y de las leyes de la física, creen que el balón El Dorado, con el que se juega el torneo Finalización del fútbol colombiano, es sencillamente indomable.

23 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

La tremenda velocidad que adquiere en el aire y el cambio de dirección que ejecuta, se han vuelto una pesadilla para los arqueros, víctimas de los consumados goleadores o de los reyes de la media distancia.

El pasado fin de semana, en la novena jornada del campeonato, hubo críticas hacia varios porteros por no poder controlar la pelota, aunque los dos ‘crucificados’ fueron Óscar Córdoba, de Millonarios, y Eduardo Blandón, de Nacional. Ambos permitieron goles después de sendos remates de media distancia en los que dieron rebote.

Córdoba, señalado por muchos como responsable de la derrota 0-1 frente a Santa Fe, el sábado pasado en el clásico 252, empieza su comentario sobre el balón El Dorado con una ironía “El objetivo se está cumpliendo, porque es rápido, complicado para los arqueros, que en este caso somos los que sufrimos”, dijo.

Para el veterano portero, el sufrimiento suyo se debe “a veces por la velocidad y a veces por el cambio de dirección que toma. Sin embargo no es una excusa, porque al fin y al cabo uno trabaja con ese balón todos los días”.

Y, como si hiciera una de sus reconocidas voladas, esta vez Córdoba atrapa la pregunta siguiente con seguridad y responde, serenamente, por qué en el clásico soltó la pelota en el disparo de Luis Manuel Seijas que acabó en el gol de César Valoyes.

“El problema es que la pelota me picó, y me picó mal. Si ese mismo efecto me pudo haber pasado con un balón de otra marca, pues no sé, pero el primer tiro que recibí en el partido descargué mi cuerpo sobre la pierna derecha y al final la bola se me descargó sobre la izquierda. Y antes del gol, en un remate de Daniel Néculman, la bola trató de cambiar de dirección”.

Córdoba dice que no entiende por qué esta pelota cambia de rumbo. “Yo no sé si es por liviana, pero el cambio se siente más en la media y larga distancia, cuando te patean a partir de 10 ó 15 metros”.

Quien asegura que la velocidad es la principal característica de El Dorado es Fernando Cortés, director de Mercadeo de Golty, la empresa que lo fabrica: “La gran revolución de este balón es su velocidad y de hecho es el más veloz que ha existido en Colombia, aunque se adapta a las necesidades internacionales y logramos hacerlo con las exigencias de la Fifa” (véase gráfico).

Y si para Óscar Córdoba es un balón difícil de atajar, para Agustín Julio, arquero y capitán de Santa Fe y la Selección Colombia, El Dorado “es un balón impredecible, muy rápido. A los arqueros se nos critica porque no podemos controlarlo a veces, pero es que cambia la trayectoria no solo en la altura de Bogotá, sino en otras plazas que no tienen el mismo nivel de altitud”, reconoce.

Álvaro Solís, afianzado como portero titular de Equidad a lo largo del año, coincide con sus colegas de puesto. “Sí, es un balón complicado, pero uno trabaja todos los días para conocerlo y resolver los problemas que se nos presenten. Hay que dominarlo con una técnica apropiada”.

El paraguayo Aldo Bobadilla, titular en el arco de Independiente Medellín y reconocido por su trayectoria internacional con la Selección de su país, cree que lo más difícil de este balón es cuando cae del aire y pica sobre el césped. “Toma mucha velocidad y, cuando pica en el piso, se hace más rápido creando muchos problemas. Un rebote en el área es fatal para los arqueros y por eso es mejor rechazarlo a los costados”.

La firma que lanzó El Dorado le puso como eslogan “la leyenda del balón”, por su tecnología y características. Y si hasta ahora es un gran aliado de los delanteros o de los eximios rematadores, aún no logra darles seguridad a verdaderas leyendas del arco, como Óscar Córdoba.

‘ ‘ Es un balón difícil de dominar por la velocidad o por el cambio de dirección que toma, pero esa no es una excusa, porque trabajo con él todos los días”.

Óscar Córdoba, arquero titular de Millonarios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.