AYER SE DESPIDIÓ EL OLYMPIA

AYER SE DESPIDIÓ EL OLYMPIA

Hace 38 años, el 6 de agosto de 1957, la inolvidable sonrisa de Cantinflas, aquella que esbozó en La vuelta al mundo en ochenta días, reinauguró la nueva y remodelada sala Olympia del centro de Bogotá. Ayer, el 6 de abril de 1995, con otra inolvidable pero macabra sonrisa, la que dibuja John Travolta en Tiempos Violentos, clausuró la famosa sala de la calle 25.

07 de abril 1995 , 12:00 a.m.

No se trata de otra sala más que cierra sus puertas al público, sino de la repentina desaparición de una de las insignias culturales de Bogotá, e inevitable punto de encuentro de los capitalinos.

Hace diez días nos anunciaron que se iba a cerrar, hace ocho empezaron a quitar la silletería del segundo piso y con el levantamiento de todas las localidades la sala ya quedó cerrada , dijo ayer Hernando Rodríguez, último administrador del teatro, quien también presenció el cierre de los teatros Lucía y Scala.

El Olympia, que desde hacía cuatro años pertenecía a la compañía exhibidora Cine Colombia, fue vendida a un supermercado de artículos para oficina, que comenzará la refacción del local la próxima semana.

Epocas más felices Aun cuando este nuevo teatro Olympia fue reinaugurado en 1957, la historia de la sala se remite a 1912, cuando el 8 de diciembre se inauguró el Salón Olympia con la película Novela de una joven pobre.

Los hermanos Di Domenico, los famosos empresarios que trajeron el cine al país, fueron sus fundadores, en asocio con el célebre bogotano Nemesio Camacho.

Después de una mágica época de hazañas fílmicas, donde además la sociedad bogotana se reunía para patinar y celebrar sus bailes, el famoso Salón Olympia cerró sus puertas un domingo de mayo de 1945.

En ese mismo terreno, no tan extenso como el que tuvo la sala antigua -que ocupaba el espacio comprendido hoy entre las carreras séptima y trece, al costado sur de la calle 25-, se reinauguró en 1957 la Sala Olympia, específicamente para proyección de cine.

Fue otra época de fama y exclusividad -el día de la inauguración cobraron 5 pesos por boleta mientras un cine normal costaba 2 pesos- que ayer culminó, tal vez para siempre.

Esto es lamentable pero simplemente, aunque cueste decirlo, hace parte de la lógica renovación de los puntos de exhibición. Mientras desarrollamos nuevos proyectos como los Multiplex de Metrópolis, Chapinero y ahora Centro Suba, es lógico que debamos salir de las viejas salas , afirmó Carlos Llano, Gerente de Exhibición de Cine Colombia.

Aquel diciembre de 1912, Pina Minicheli fue la primera estrella que en ese espacio sagrado deslumbró. John Travolta, ayer, fue quien apagó una historia de estrellas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.