OCIOLATRÍA

Mascarada de las 9:30 En esa ya larga memoria de singulares programas para noctámbulos en los que se especializó y se hizo inimitable el desvelado cósmico Antonio Ibáñez, quizás el más cálido y conmovedor haya sido aquel dentro del cual, hace ya varios años, Julio E. Sánchez Vanegas contó su historia personal como profesional de radio y televisión, relató minucias y anécdotas de Concéntrese, Espectaculares JES, Emisoras El Dorado y sus exclusivas transmisiones del concurso de Miss Universo, lo mismo que la aparatosa pero exitosa peripecia que constituyó la traída a Colombia de la primera unidad móvil para producción y transmisiones de televisión. Sólo así, escuchando a JES con la emoción a flor de piel y del recuerdo, puede un simple televidente entender cuál ha sido el aporte que determinados personajes de nuestros medios electrónicos de comunicación han dado para su desarrollo y constante actualización. Así mismo, comprende cómo se crea y se sostiene el prestigio de una dinastí

09 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Valgámonos de la filosofía del Chapulín colorado ( Tómelo por el lado bueno ) y comprobemos cómo no todo tiene por qué ser negativo en Mascarada: supongo que a muchos televidentes les habrá ocurrido como a mí, que a veces prestándoles atención a los noticieros de las 9:30, no nos damos cuenta en qué momento terminan los informativos y comienza la telenovela, pues si para algo nos ha servido la experimentación de JES, ha sido para constatar cómo los telenoticieros han terminado por parecerse tanto a los dramatizados, que quizás estemos asistiendo en forma subliminal a la simbiosis de dos géneros que parecían paralelos y terminaron siameses.

Botones de muestra: Quién le cree a Viena Ruiz? Es cierto, sí o no, que su sección de secretos en CM& se acerca mucho más a la segunda definición que de la palabra Mascarada nos suministra el diccionario? No se nota a las claras que la bella y sensual presentadora simplemente suministra datos que los periodistas reales le han preparado? Cierto o no, que a quien se le ocurrió que Viena oprimiera las teclas del computador, o le faltó imaginación o se le olvidó que la niña trabaja en un noticiero y no en un melodrama? Pero en QAP no se quedan atrás: A quién se le ocurre que en un noticiero serio y prestigioso se incluya una sección diaria llamada Se dice que... , como si se tratara de crear un instrumento para echar a rodar rumores en medio de las noticias. Estoy seguro de que a cualquiera puede ocurrirle: no saber si ahora los noticieros de las 9:30 tienen una hora de duración, o si le doblaron el tiempo a Mascarada.

Y eso podría resultar simpático si en este país tuviésemos motivos para el júbilo. Pero, infortunadamente, no es así. Y aunque es cierto que nos apabullan las tragedias y las malas noticias, y muy conveniente que los periodistas asuman la obligación de buscarle caminos a lo positivo de las informaciones, resulta por lo menos absurdo farandulizar cada día más los noticieros con la disculpa parroquial de la noticia-espectáculo o las caras y las colas bonitas, por encima de la idoneidad. Esto, aparte de injusto, resulta irrespetuoso con los verdaderos periodistas y, por lo menos, afrentoso para los televidentes.

Viéndolo así, Mascarada es todo un éxito. Hizo evidente el maquillaje y la frivolidad de las noticias. Quedamos CM&, como dijo una reportera.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.