BOSNIA, TRES AÑOS CON LA MUERTE

BOSNIA, TRES AÑOS CON LA MUERTE

Un pequeño grupo de jóvenes se reunió ayer ante la tumba de la primera víctima de Sarajevo, que el 5 abril de 1992 empezó a ser cañoneada por los rebeldes serbobosnios desde los montes circundantes.

06 de abril 1995 , 12:00 a.m.

En tiempos de paz el lugar era un parque desde el que se admiraban los montes cercanos, pero la guerra ha hecho de él un cementerio improvisado.

Miles de lápidas han desplazado a columpios y toboganes, en los que antes jugaban los niños, y marcan ahora los tres años de guerra.

El grupo de jóvenes colocó flores sobre la tumba de Suada Dilberovic, estudiante musulmana llegada desde Dubrovnik (Croacia) para licenciarse y que acabó siendo la primera víctima de la guerra en Sarajevo.

Perdió la vida el 5 de abril de 1992 cuando se encontraba en el puente sarajevita que hoy lleva su nombre, cerca del puente en el que el serbio bosnio Gravrilo Princip asesinó en 1914 al archiduque Francisco Fernando, lo que desencadenó la Primera Guerra Mundial.

Suada Dilberovic murió a causa de los disparos de un francotirador serbio, en un mitin en el que pedía, junto a miles de ciudadanos de la capital, musulmanes, serbios y croatas, que se disipara el fantasma de una guerra que ya parecía imparable.

En aquella primavera de 1992, los analistas militares no daban esperanza alguna a los defensores de Sarajevo , dijo ayer Emir Habul, comentarista político-militar de la capital bosnia.

Los rebeldes serbios de Radovan Karadzic se alzaron, supuestamente en nombre del 32 por ciento de la población de Bosnia (serbios), contra la proclamada independencia de la República de Bosnia-Herzegovina, votada por el 61 por ciento (musulmanes y croatas bosnios).

Karadzic, heredero del armamento que el Ejército de la extinta Yugoslavia Socialista Federal tenía en Bosnia, aseguró que sometería la naciente república en una semana. Pero han pasado tres años y el Ejército serbobosnio se ve en serios aprietos para conservar ese 70 por ciento de los 51.000 kilómetros cuadrados de Bosnia que ha conquistado.

Los serbobosnios todavía son superiores en armamento, pero tres años de guerra han destrozado su moral combativa y han roído sus filas con deserciones, lo que les ha llevado a perder estratégicas posiciones.

Sarajevo ha recobrado en buena parte su normalidad, pero de vez en cuando los francotiradores le recuerdan a la población de esta ciudad mártir que la guerra aún no ha terminado.

Sé que es el tercer aniversario de la guerra pero temo no tener nada agradable que contar pues seguímos luchando para mantenernos vivos , dijo Hanka Spahic, quien caminaba por un campo árido y regado de desperdicios que alguna vez fue un parque frecuentado por románticas parejas que se besaban bajo la sombra de macizos árboles, árboles que ahora no existen pues fueron cortados para proporcionar leña durante los crudos inviernos en guerra.

Alija Mesetovic, un musulmán de 62 años, agregó con resignación: imagino que continuarán los combates y que llegará un cuarto aniversario .

Lo que vemos en las calles de Sarajevo no es más que una imitación de la vida , sentenció lacónicamente Oslobodjenje, el heroico diario de Sarajevo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.