EL DISTRITO SE LLENÓ DE AUXILIARES BACHILLERES

EL DISTRITO SE LLENÓ DE AUXILIARES BACHILLERES

Los auxiliares de policía bachilleres se tomaron la ciudad. A partir de la semana entrante, 2.500 nuevos auxiliares recorrerán las calles de Bogotá, armados de picas y palas para cuidar los parques, o de pitos para dirigir el tráfico. Con estos jóvenes asciende a 5.100 el número de bachilleres que patrullan las calles de la capital.

06 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Del nuevo grupo, 500 serán asignados al manejo del tráfico, 200 al Instituto Distrital de Recreación y Deportes, 100 a la oficina de recaudación de impuestos, 120 a la Unidad Coordinadora de Prevención Integral y 50 harán parte de un nuevo programa ecológico.

Los otros serán distribuidos en diferentes estaciones de policía, según informó el comandante de auxiliares bachilleres,, coronel Raúl Benavides.

El nuevo programa de ecología, según la Policía Metropolitana, está diseñado para que estos cincuenta hombres patrullen a caballo los humedales de la ciudad.

Este grupo trabajará para prevenir incendios y otros atentados contra la naturaleza , dijo el coronel Benavides.

Sin embargo, no sólo allí estarán estos jóvenes vestidos de verde, cuya única arma es su bastón de mando y mucho valor. Ellos se han tomado prácticamente todas las calles de Bogotá.

Hay auxiliares bilinges que dan instrucciones a los turistas despistados en el aeropuerto, o que colaboran en las requisas a los pasajeros; bachilleres apostados a las puertas de los hoteles, los museos y las iglesias; y auxiliares que patrullan las ciclovías y que encabezan programas de seguridad para las zonas escolares.

Estos jóvenes también realizan programas de alfabetización para los niños que no tienen acceso a las escuelas y algunos están encargados del trabajo con la tercera edad.

A cuarenta de los que trabajan en el centro internacional, la Policía decidió pagarles un curso de hotelería en el Sena para que estén mejor capacitados. Además, según la institución, recientemente el Icetex ofreció un crédito de 190 millones de pesos para los jóvenes que han prestado el servicio militar obligatorio.

Según el coronel Benavides, el trabajo con los auxiliares bachilleres está dividido en diferentes frentes. Unos trabajan exclusivamente en el grupo de participación comunitaria: podan el pasto, siembran árboles y pintan cercas.

Otros controlan el espacio público: están encargados de retirar a los vendedores ambulantes y de descontaminar visualmente la ciudad.

Todos ellos trabajan desde las 7 de la mañana hasta las 8 de la noche y tienen derecho a dormir en sus casas. Además, reciben un auxilio de 75.000 pesos. Es por ello que muchos bachilleres, cuando saben que tienen que prestar el servicio militar obligatorio, desean quedar en la Policía.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.