OPINIÓN

OPINIÓN

21 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Los bogotanos, en peligro.

Señor Director: La seguridad en Bogotá no solo es responsabilidad del Alcalde Mayor. Es del Estado. Bogotá es la capital, donde están los poderes centrales, comenzando por la sede presidencial. Pero esto se está volviendo insoportable. Hay sicariato, atracos, petardos, incendios de busetas. Todo indica que la guerrilla y los ‘paras’ andan en una ofensiva urbana. Es vital que el Ministro de Defensa y el Alcalde trabajen unidos. Urgente que hagan una cumbre de seguridad, porque los bogotanos cada vez estamos más en peligro.

Ángel María Aguilar * * * * Señor Director: Bogotá carece de suficiente policía que la defienda. Y de suficiente solidaridad ciudadana. No tienen que estar ofreciéndonos recompensas, pues la seguridad es un bien común. ¿La quema de busetas tendrá alguna relación con los encapuchados que se infiltran en las universidades? Esto parece una ofensiva de la guerrilla contra los comerciantes y transportadores que no dan vacuna. Por favor, la Alcaldía tiene que reaccionar rápido. La sensación de inseguridad es impresionante.

Wilson Patarroyo Puerta * * * * Señor Director: Todo indica que los “muchachos” de las Farc andan quemando busetas y chantajeando a comerciantes. Alcalde Moreno, su reto inmediato, aparte de la movilidad, es la seguridad. Poco a poco se ha ido perdiendo la escasa que había.

Las cifras deben haber aumentado. En muchos barrios ya es una ruleta rusa salir de noche. O, inclusive, a plena luz del día. Hay que hacer algo urgente. ¿No será bueno aumentar el pie de fuerza, así nos cueste a los bogotanos? Leonor Osorio A.

Que no haya impunidad Señor Director: ‘La masacre de Trujillo’ (editorial 20-09-08), bien llamada “tragedia que no cesa”, es otro crimen de lesa humanidad que nos avergüenza. En lugar de actos de contrición, debemos exigirle unánimemente al Estado colombiano un esfuerzo máximo de los siempre escasos recursos de la administración de justicia para que, siquiera esta vez, tanto los infames asesinos como los autores intelectuales y sus cómplices paguen en una cárcel por sus horripilantes actos, sin los consabidos beneficios. Ya lo dijo el Libertador: “La clemencia con el delincuente es un ataque a la virtud”.

Jorge Mogollón Torres Cúcuta ¿Referendo poco claro? Señor Director: Algunos periodistas han estado anunciando el llamado Referendo del Agua como un proyecto ecológico, benéfico, amable, bondadoso y hasta poético.

Nada más lejano de la realidad. Se trata de una iniciativa de la izquierda para volver a estatizar las empresas de acueducto. Es decir, convertir las que hoy son empresas eficientes y productivas en aparatos costosos, ineficientes, manejados por los politiqueros y por voraces sindicatos.

Quieren hacer creer que con este referendo la población va a recibir agua pura gratuita, porque dizque “gratuita cae del cielo”. ¡Ojo con esto! Stella Gómez L. Manizales Leña a TransMilenio Señor Director: Nadie puede desconocer los inmensos avances y mejoras que le reportó TransMilenio a Bogotá. El tema del metro, que en gran parte ayudó al alcalde Moreno a imponerse en las elecciones, debe ser revisado financiera y técnicamente, mas no desecharlo. Pero que el Alcalde vaya a sepultar TransMileno no lo podemos permitir. Que lo expertos se pronuncien, pero para el bien de la ciudad y no para engrosar sus bolsillos. Sensatez, grandeza y desprendimiento, señores, requiere nuestra amada ciudad.

Rubén Darío Bravo Rondón * * * * Señor Director: Cuando se inauguró TransMilenio, se prometió que no permitiría a los pasajeros cargar elementos grandes, como maletas, muebles enteros, bultos, etc. Esto pasó a la historia. Ahora podemos encontrar en los estrechos pasillos todo tipo de cosas que acentúan la incomodidad para el pasajero.

Hasta bultos de leña. A esto se le suma que antes escogían mejor a los conductores y manejaban con mucha suavidad. Ahora frenan abruptamente, ocasionando caídas en serie de los pasajeros como fichas de dominó. Así sucedió el 9 de septiembre en el F14.

Clara Inés Martínez Por la plata baila el mico Señor Director: Los futbolistas juegan por plata. En otros países le ofrecen miles de dólares a cada jugador por partido. Aquí, de aquello, nada. Por la plata baila el mico, y los futbolistas no están fuera de esta aspiración. Ojalá la Federación de Fútbol afloje algo.

Carlos Alberto Londoño López

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.