BURDEOS, UN VINO QUE PIERDE PUNTOS

BURDEOS, UN VINO QUE PIERDE PUNTOS

Los famosos vinos de Burdeos son víctimas de un doble golpe: los adoradores de Baco han comenzado a cuestionar su superioridad, al tiempo que una ola de marcas baratas de supermercado le hacen una bárbara competencia.

06 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Arde el debate sobre si los vinos producidos de la misma cepa en Chile, California, Australia y Sudáfrica no podrían ser tan buenos como el burdeos original.

Los enólogos recomendaron modificar la clasificación de los mejores vinos de Burdeos tras una degustación de cuatro días en enero organizada en San Francisco por el millonario Gordon Getty y Robert Finigan, de la revista estadounidense Wine and Spirits (Vino y bebidas alcohólicas), especializada en el rubro.

No obstante, es poco probable que flaquee la demanda de los prestigiosos zumos franceses en el mercado de artículos de lujo.

Pero, al otro lado del espectro comercial, los rivales de precios reducidos sí representan una amenaza.

Los vinicultores de Burdeos luchan por frenar la ola de vinos baratos en Europa, donde el excedente anual de zumos es de 3.000 millones de litros. También intentan combatir el poderío de las grandes cadenas de supermercados que intentan imponer precios bajos.

Esas compañías libran una batalla comercial para la clientela utilizando los precios bajos como arma. Ejercen presiones para que sus suministradores recorten los precios.

Necesitamos agrupaciones más fuertes en Burdeos que se enfrenten a los compradores de las organizaciones grandes , agregó.

Un tercio de la producción de Burdeos se exporta y, del restante, el consumo se divide entre los restaurantes y hogares de Francia. De esas botellas, el 75 por ciento se compra en supermercados, donde se ofrece un gran surtido de vinos burdeos.

La Comisión Europea buscaba limitar la producción de vinos de mesa, restricción que no afectaría a las etiquetas de Denominación de Origen Controlado (DOC). Pero muchos países reclasificaron súbitamente sus vinos de mesa para esquivar las limitaciones.

Eso es lo que pasó en Italia, España y Alemania. De pronto aparecieron nuevas denominaciones en el mercado. Todos los burdeos de la zona cultivadora de la Gironda, en el sudoeste de Francia, son vinos DOC, clasificación que los exime de las cuotas de producción de la Unión Europea.

La Comisión Europea ahora busca limitar toda la producción vinícola, pero las asociaciones de Burdeos y Borgoña unieron sus fuerzas en una campaña contra este plan, al proponer en vez premios a los vinicultores ineficaces que abandonen el rubro.

Los productores y comerciantes del vino burdeos albergan esperanzas de imponer aumentos en los precios este año, a fin de empezar a mejorar sus márgenes ante el poder cada vez mayor de los compradores de los supermercados.

En 1993, la producción de los vinicultores de Burdeos alcanzó 572 millones de litros, equivalente a un dos por ciento de las existencias totales de vino en el mundo, por lo que la región es la principal productora de zumos en Francia.

El burdeos tinto es una mezcla , a diferencia del borgoña, que se elabora a base de uvas Pinot-Noir, donde las diferencias entre las distintas etiquetas surge de la ubicación de sus cultivos, las condiciones del suelo, el cuidado de los viñedos, la programación de la vendimia y el añejamiento.

Esos factores también influyen en el sabor del burdeos, pero cobra importancia la mezcla de las tres cepas principales: el Merlot Noir, el Cabernet-Sauvignon y el Cabernet-Franc. El burdeos blanco se elabora de uvas semillion, sauvignon y moscatel.

Los vinicultores cosechan las distintas cepas por separado, añejan los zumos en distintas cubas durante períodos diferentes y practican los cortes según dictan la tradición y el gusto antes de colocar los vinos en el mercado.

Con 13.000 productores el número de nombres en el mercado es abrumador y confunde al comprador novato.

El comerciante compra de los vinicultores enormes cantidades de zumos y luego las mezcla antes de embotellarlas.

También adquiere vinos envasados en los chateaux y los guarda en un depósito para que se añejen antes de lanzarlos al mercado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.