CARGOS CONTRA EX FISCAL CRUZ HELENA AGULAR

CARGOS CONTRA EX FISCAL CRUZ HELENA AGULAR

La Procuraduría formuló pliego de cargos contra la ex fiscal Cruz Helena Aguilar, tras establecer que conocía de un presunto plan para asesinar a un alto oficial de la Policía Nacional y en lugar de informar a la Unidad Regional de Fiscalías, como era su deber, inició gestiones por su cuenta para tratar de impedir el crimen.

06 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Según el Ministerio Público, la ex fiscal estaba obligada a dar aviso a la Fiscalía para que iniciará las investigaciones pertinentes, pero con su actuación, faltó a la confianza que la ciudadanía tiene en la justicia, lo que afectó la dignidad del cargo que le había sido encomendado.

La ley ordena poner en conocimiento de la autoridad competente la ocurrencia de actos o hechos que puedan ser constitutivos de falta disciplinaria o hecho punible y suministrarle los informes y documentos que sobre el caso posean .

El 21 de diciembre de 1994, la ex fiscal Cruz Helena Aguilar fue enterada por la ex subdirectora del DAS, Ana de Jesús Montes Calderón, de un supuesto plan para asesinar al mayor Oscar Adolfo Naranjo Trujillo, quien también está vinculado al DAS.

Ana Montes había conocido del plan el 20 de diciembre, cuando el oficial la llamó a su oficina, para contarle de lo que se había enterado y pedirle su ayuda.

Montes le encomendó a la ex fiscal Aguilar la misión de contactar al presunto asesino, identificado como Luis Ramírez, Miki , para que lo persuadiera de abortar el plan del atentado, ya que las autoridades tenían pleno conocimiento del mismo.

Según la Procuraduría Delegada para la Vigilancia Judicial, a cargo de Jairo Medina Vergara, en los descargos la ex fiscal Aguilar, quien a solicitud suya fue oída en versión libre por los investigadores, aceptó haber sido la persona que se puso en contacto con Miki , por petición expresa de la ex subdirectora del DAS, quien la había invitado a un almuerzo en el que se trató el presunto plan para asesinar al oficial.

La Procuraduría cuestionó que la ex fiscal haya aparecido en connivencia con quien presuntamente iba a cometer un ilícito, como lo era la existencia de un plan para asesinar a un mayor de la Policía, cuando la obligación propia de su cargo era la de denunciar ante las autoridades judiciales para que realizaran las respectivas investigaciones.

En criterio de los investigadores, las manifestaciones mostradas por Aguilar fueron las de proteger y encubrir al delincuente; así mismo, anota, la funcionaria no sólo contactó a Miki , sino que le recomendó que cambiara el número personal de todos los buscapersonas que utilizaba.

La Procuraduría tiene pruebas de que las amenazas de muerte contra Naranjo procedían de parte de Luis Ramírez, según pruebas aportadas al expediente .

El pliego de cargos contra la ex fiscal se suma a una decisión similar de la Procuraduría, la semana anterior, cuando también le formuló pliego de cargos a la ex subdirectora nacional del DAS.

Una publicación de la prensa nacional llevó a la Procuraduría a iniciar una investigación de oficio sobre el caso.

El jueves 15 de diciembre, la entonces Subdirectora del DAS recibió en su oficina a un mayor de la Policía que trabaja en la misma dependencia y que estaba bastante alterado.

El motivo era suficiente: una conversación entre alguien que las autoridades identifican como Miguel Rodríguez Orejuela y Luis Ramírez, Miki . En ella, Miki ponía en evidencia la existencia de un plan para asesinar al oficial.

Montes oyó la grabación. Durante la conversación, Miki le decía al supuesto jefe del cartel de Cali, que habían echado de la Policía a El Cura , un coronel de apellido Martínez que trabajó en inteligencia de la Policía. Según Miki , el oficial se había ido por intrigas del mayor Naranjo.

Montes concluyó que en la conversación no era evidente la amenaza y por ello no era fácil presentar una denuncia penal. Entonces le propuso al oficial que le enviaran un mensaje a Miki , para hacerle saber que estaban enterados sobre sus intenciones de asesinar a Naranjo.

El oficial accedió, pues tenía información de que ya habían contratado a un hombre conocido como Bernardo para que lo matara.

El mayor Naranjo autorizó a Montes a hablar con Aguilar, la fiscal cuestionada por la forma en que realizaba diligencias con los narcotraficantes del cartel de Medellín, pero con la condición de que no pareciera que él estaba asustado y de que no se supiera cómo se habían enterado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.