Seis miniastrónomos bogotanos en Chile

Seis miniastrónomos bogotanos en Chile

Estefany, Diana, Brian, Jhonatan, Elkin y Carlos Felipe, estudiantes de último grado de seis colegios públicos de Bogotá, se hicieron famosos por dedicarse a ver estrellas.

20 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Desde hace dos semanas estos jóvenes son blanco de largos interrogatorios por parte de sus compañeros tras participar en una expedición pedagógica en Chile.

Entre 15 mil alumnos de 170 colegios, que durante el tiempo libre participan en los clubes de astronomía que apadrina el Planetario de Bogotá, fueron seleccionados para visitar los más grandes observatorios astronómicos del país austral.

Es como si hubieran viajado al espacio. Ahora solo hablan de agujeros negros, radiación solar o robótica espacial.

“Vi el Universo como nunca antes, porque así no se puede ver en Bogotá”, dice Carlos Felipe Acevedo. “En Chile, al igual que en Hawai, están los mejores cielos del mundo. La nubosidad y ubicación geográfica de Bogotá no permiten hacer grandes observaciones”, agrega el astrónomo Jorge Guevara, creador de los clubes de astronomía del Planetario hace cuatro años.

El empeño de Cristian Góez, un físico barranquillero que trabaja desde hace tres años en el Planetario, hizo posible la aventura de los pequeños aficionados al universo.

Góez hizo los contactos con los científicos en Chile, diseñó el itinerario de viaje y le presentó la propuesta a la Secretaría de Educación.

Había cupo para seis estudiantes y un profesor. Los aspirantes debieron presentar un ensayo sobre los 400 años de la óptica al servicio de la ciencia. A los alumnos se sumó la profesora Inés Delgado, que lidera el club del colegio Marruecos y Molinos, en Rafael Uribe Uribe.

“La astronomía es una clase amena, una manera divertida de aprender”, comenta Brian Numpaque. Los estudiantes que hacen parte de este programa asisten a funciones en el Planetario, talleres, conferencias, jornadas de observación astronómica y salidas de campo a los observatorios de la U.

Nacional y la Universidad Sergio Arboleda.

“Difícilmente estos muchachos de estratos 1 y 2 habrían tenido la oportunidad de realizar una expedición como esta por sus propios medios”, expresa Góez.

En Chile, visitaron los observatorios de Mamalluca, Collohuara, Cerro Mayu, Gemini y La Silla. También intercambiaron experiencias con estudiantes del Liceo José María Escrivá de Balaguer de Coquimbo.

Estefany, Jhonatan y Brian quedaron convencidos de que en Chile sí hay opciones laborales para dedicarse a este campo de la ciencia.

La profesora Delgado se encargó de hacer rendir el presupuesto de 24 millones de pesos que les dió la Secretaría de Educación y al final le alcanzó el dinero para llevar a los alumnos a conocer Viña del Mar y Valparaíso. Jhonatan ni siquiera conocía el mar. “La idea es ir el próximo año a Brasil”, propone Góez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.