EL REGRESO DE LA PRIMAVERA

EL REGRESO DE LA PRIMAVERA

Afanosamente la ciudad se viste de verde y se busca en los espejos del pasado para no repetir la historia.

06 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Medellín renace día a día y sorprende con la vitalidad y desenfado de una población que ha llorado sus muertos y ha padecido con admirable valentía los embates del no futuro.

Un consenso liderado por sus gobernantes hace de ella nuevamente la ciudad de la eterna primavera, de la mirada confiada.

No se puede hablar de la total solución de sus problemas, pero si de un pacto de solidaridad asumido por el simple peatón y las más altas esferas del gobierno.

Allí el todos ponen, todos toman se hizo imperativo para cualquier piso de la sociedad.

Datos de la Cámara de Comercio de Medellín confirman la buena salud de la economía, cuyo índice de crecimiento del cinco por ciento anual desde 1992, abarca los sectores productivos, entre los que se destacan la producción de vehículos, plásticos, aparatos eléctricos, transporte, bebidas y tabacos.

Nuevos puntos de encuentro Medellín, como algunas ciudades colombianas, había reemplazado las visitas a los puntos de encuentro por el miedo a frecuentarlos.

En los últimos tres años, a través de las administraciones municipales se ha ido llenando la ciudad de parques, cuya dotación física está compuesta de zonas verdes, piscinas y salones en los que se realizan actividades entre la población más joven.

El recién inaugurado parque de San Antonio, situado entre las avenidas Oriental y Junín, y Maturín y San Juan, en pleno centro de la ciudad se ha convertido en un lugar de recreación pasiva. En sus 33 mil metros de área se encuentran desde tiendas especializadas hasta un teatro al aire libre. Allí en medio de los árboles frutales y las esculturas de Fernando Botero se pasa la tarde.

La alternativa para los domingos es el parque Juan Pablo II, concebido en los terrenos del antiguo aeropuerto Olaya Herrera, y que fue diseñado para el ocio y el goce. En sus 117 hectáreas se destaca la piscina de olas y la plazoleta para espectáculos con capacidad para 30 mil personas.

Calles felices La ciudad rueda porque desde 1970 se emprendió la planeación y posterior construcción de un anillo vial que hace de Medellín un lugar transitable.

Las razones para estar contentos sobran. Con un inusual movimiento de tierras, se han recuperado 383.5 kilómetros de vías de la ciudad, se han construido 42 kilómetros más y se han tapado 14.636 huecos mediante el programa Medellín sin huecos , con una inversión de 610 millones de pesos.

El anillo vial que rodea la ciudad, compuesto por la avenida de los industriales, la transversal inferior, la del Ferrocarril y la de Barranquilla, y los puentes de la Diez y Guayabal, entre otros, se han ampliado y mejorado, dando como resultado una ciudad que le dijo adiós al trancón.

Con una inversión cercana a los 15 mil millones de pesos se dejará a Medellín perfectamente señalizado.

Para completar la dicha y con costo de 20.900 millones de pesos se inauguró la segunda terminal de transporte.

La máquina del cambio El momento esperado llegará el siete de diciembre cuando comience a rodar el Metro de Medellín.

Después de intensas discusiones, dificultades y concertaciones, los habitantes de la capital paisa verán rodar la máquina del cambio .

El cierre que dañó la fisonomía de la ciudad, para algunos, pero que permitirá más comodidad, según otros, hará que el ciudadano mire a Medellín desde arriba y que considere el mundo bajo la perspectiva del movimiento rápido.

Los usuarios podrán utilizar dos rutas, cada una con vías de ida y regreso. La linea A, irá desde Niquía al norte de la ciudad hasta Itagí, en el sur, con un recorrido de 23.2 kilómetros. Y la línea B partirá desde la carrera Bolívar con Maturín, en el centro de la ciudad, hasta el barrio San Javier en el occidente, con 5.6 kilómetros.

Desde la cinco de la mañana hasta las once de la noche y con una frecuencia de un tren cada cinco minutos en horas pico y cada diez en las horas de menor flujo, el Metro de Medellín transportará un promedio de 1.800 pasajeros por viaje. A lo largo de sus 11 kilómetros se encontrarán 24 estaciones, ubicadas en lugares estratégicos.

La primavera también le ha llegado al pensamiento, a la creación, a las ganas de vivir intensamente cada rincón de la ciudad.

Aquí y allá florecen restaurantes de todo estilo, y cada semana las bibliotecas, los cafés, los centros comerciales, los teatros se inventan una forma diferente de tertuliar y de encontrar el sentido de las cosas.

La primavera con todas sus fragancias, colores y sabores regresó a Medellín. Bienvenida sea!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.