Cazan las aves silvestres con hembras enjauladas

Cazan las aves silvestres con hembras enjauladas

Aves silvestres como las monjitas (de plumaje negro y capucha amarilla o color marrón oliva) y los canarios llaneros (amarillos) que habían regresado al Humedal La Vaca, en Kennedy, tras dos años de iniciarse un proceso de recuperación de este ecosistema, ahora se las están robando y de una manera muy particular.

20 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Los cazadores utilizan jaulas para aves donde meten monjitas hembras o canarias para que, con su canto, atraigan a los machos de estas especies que han llegado al humedal, contó el gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), Jorge Enrique Pizano.

Esas ‘trampas’ las ponen por fuera del humedal, pero cerca del encerramiento que el Acueducto levantó alrededor del ecosistema, para evitar que vecinos o personas ajenas entren a este lugar.

Las puertas de las jaulas quedan abiertas, pero amarradas con una piola que termina en las manos del ladrón escondido a varios metros. Cuando el canario o la monjita macho cae en la trampa, el cazador hala esa cuerda, cierra la puerta y el ave queda atrapada. Son especies que comercializan en el mercado negro en las calles de los barrios, según le han informado a la empresa..

Así, los traficantes de fauna arrasaron con los pájaros silvestres y amenazan con de-saparecer otras especies como los atrapamoscas y los chamones.

En la última semana, se robaron 20 monjitas y canarios , según el registro de seguimiento ornitológico que hace el Acueducto.

La preocupación de los funcionarios de la EAAB radica en que a La Vaca estaban llegando también chorlos playeros, que son canadienses, y se aproxima el periodo de migración de las aves provenientes del hemisferio norte.

“Las aves migratorias encuentran en los humedales sus estaciones de descanso y de abastecimiento, para continuar luego con su desplazamiento hacia el sur del Continente”, explicó el biólogo de la EAAB, Byron Calvache.

Recuperación millonaria El saqueo de la fauna y de la flora en el Humedal, afecta un proceso de recuperación del ecosistema que empezó en el 2006, en el cual el Acueducto invirtió más de 3.000 millones de pesos.

La Vaca, que tenía en 1900 una extensión de 300 hectáreas, quedó ahora con solo 9 hectáreas, como consecuencia, entre otros factores, del crecimiento urbanístico de-sordenado de la ciudad. El Humedal se convirtió, igualmente, en un gigantesco basurero y depósito de escombro s.

Para iniciar el proceso de restauración del suelo y recuperación del espejo de agua, el Acueducto sacó 350 mil toneladas de basuras arrojadas al Humedal, comentó Pizano. Luego, allí sembraron más de 26 especies de arbustos y plantas propias de los humedales, como los juncos.

Ahora, ese esfuerzo se podría perder con el saqueo de la fauna y flora del lugar. Por ello, la EAAB adelantará con la policía ecológica operativos y una campaña de conciencia ambiental en el área.

6602875 A este número telefónico de la Policía Ecológica y Ambiental se puede llamar para denunciar robo de fauna y flora en humedales. Otros tels: 344 7525 ó 4441030 ext. 611

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.