CONTROVERSIA POR LAS CERTIFICADORAS EXTERNAS

CONTROVERSIA POR LAS CERTIFICADORAS EXTERNAS

El sector productivo recibió con beneplácito las últimas medidas del Gobierno sobre comercio exterior y ven en ellas un impulso a la internacionalización de la economía.

06 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Sin embargo, algunos ex funcionarios del Gobierno del presidente Cesar Gaviria, ven las decisiones como un regreso al proteccionismo y un nuevo obstáculo para el proceso de apertura.

Opinan que la utilización de compañías certificadoras internacionales será un nuevo problema para el ingreso de mercancías al país. Sería como acudir de nuevo a permisos que obstaculizarían el comercio , aseguró un ex asesor económico del gobierno.

Sobre el Cert, aseguran que su objetivo, como instrumento de carácter temporal es reducirlo con el tiempo, y ahora, por el contrario se ha incrementado.

Por esa razón, EL TIEMPO indagó con algunos directivos gremiales sobre el tema y encontró que la mayoría de ellos coinciden en señalar que no es un paso atrás a la apertura sino por el contrario una nueva herramienta para su fortalecimiento.

El presidente de la Asociación Nacional de Exportadores (Analdex), Jorge Ramírez Ocampo, dijo que con la medida del Cert hay una compensación moderada para los sectores que han sido afectados por la revaluación y un manejo frente a las importaciones dentro de un criterio que pretende evitar la competencia desleal.

Ambos aspectos son parte integral de una apertura económica bien concebida y dejan al sector exportador como líder del proceso de desarrollo , aseguró Ramírez Ocampo.

El presidente de Analdex aseguró que el día en que el Gobierno tome medidas que afecten la apertura los exportadores de inmediato darán a conocer su rechazo.

Explicó que las compañías certificadoras no tienen la función de establecer qué se puede importar o no y lo que buscan es detectar precios reales de mercado y que no se presente subfacturación.

La idea es establecer un sistema para evitar la subfacturación, es forma de hacer más transparente el comercio de importaciones y reducir uno de los mecanismos de lavado de dólares, como es la subfacturación , dijo.

Preocupación Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Comerciantes, Sabas Pretelt de la Vega, manifestó su preocupación por la manera como está actuando -o dejando de actuar- la Aduana Nacional, lo que obliga a conseguir asesoría externa con las compañías certificadoras internacionales.

El presidente de Fenalco insistió en se están dando facultades que quedan de manera discrecional a los funcionarios de la Aduana que pueden perjudicar a los importadores.

Fenalco sostiene que no está en desacuerdo con un control sobre la calidad, pero que no comparte el hecho de que se exija obligatoriamente a una serie de productos (el 32 por ciento de las importaciones) que presenten una certificación. Eso puede verse como una medida para-arancelaria, que dificulta las importaciones , explicó.

Pretelt de la Vega señaló que si los nuevos instrumentos de control son mal manejados, la apertura sí podría tener dificultades y podría frenarse.

Por su parte, la Asociación Nacional de Industriales (Andi) señaló que las compañías certificadoras llegan a complementar la acción de vigilancia, ya que verifican calidad, cantidad y origen de las mercancías.

El vicepresidente de comercio exterior de la Andi, Hernán Puyo, dijo que las decisiones del Gobierno no son ninguna limitante para la apertura y por el contrario sirven para ejercer un buen control sobre el ingreso de mercancías, más ahora que la Dian tiene problemas.

El presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), Javier Fernández Riva, dijo que el aumento del Cert es temporal y se constituye en un apoyo para las exportaciones que han tenido dificultades.

Sobre las sociedades de certificación señaló que se necesitan por la falta de un verdadero control sobre las mercancías que ingresan al país. Recordó que en muchos países han demostrado su eficacia.

Dijo que cuando hay acuerdos comerciales de por medio, son un elemento clave para evitar que se presente triangulación de productos, es decir que artículos de terceros países ingresen sin pago de arancel.

Para el presidente de Anif, con estos mecanismos se puede por el contrario hacerle frente a situaciones ilegales, como la subfacturación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.