LOS ZENÚES ABANDONARON A NECOCLÍ:

LOS ZENÚES ABANDONARON A NECOCLÍ:

05 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Medellín Durante tres días, desde el sábado hasta el lunes, unos 300 indígenas zenúes pertenecientes a 31 familias que habitaban en la vereda El Volao de Necoclí, en el norte del Golfo de Urabá, cargaron con sus pertenencias hacia El Canime, a unos veinte kilómetros de Arboletes, también en Urabá.

En ese lugar permanecerán hasta que se supere la violencia generada en las zonas rurales de Necoclí por el enfrentamiento entre autodefensas y guerrilleros, y de la cual han sido víctimas por haberse declarado parte neutra en el conflicto.

Antonio Restrepo, gerente y asesor para Urabá e integrante de la comisión nombrada por la Gobernación de Antioquia para atender a los nativos, expuso ayer que el traslado de los indígenas y el ingreso a sus tierras por los enseres fue posible gracias a una comisión de la Cruz Roja Internacional que logró contactos con los grupos armados para que hicieran una tregua que garantizara la vida de los nativos durante el tiempo que duraran sus desplazamientos para reubicarse en El Canime.

Desde el pasado 22 de marzo los indígenas, incluidos emberás-chamíes, emberás-katíos y tules, habían ocupado el parque de Necoclí para reclamarle soluciones al Gobierno.

Este año han sido asesinados dos de sus dirigentes: el pasado 15 de marzo el gobernador mayor del pueblo zenú, José Elías Suárez, y a comienzos de este año, el 5 de febrero, fue baleado Juan Castillo, gobernador del cabildo de Varasanta. No hay precisión aún sobre los autores de los crímenes.

De otro lado, la población no indígena afectada por el conflicto armado se concentró en un lugar de invasión en Arboletes conocido como El Minuto de Dios. Otros se refugiaron en Necoclí o se fueron a Montería y Apartadó.

El acuerdo con los dos frentes armados para el traslado de los indígenas y campesinos se basó en que ellos respetaran el acceso de la población a sus viviendas protegidos por un convoy de la Cruz Roja bajo las normas internacionales de desplazamiento en áreas de conflicto .

Así, los nativos salieron de Necoclí, llegaron al Mellito y entraron al Volao para recoger sus pertenencias. La tregua fue aprovechada, también, para sacar a quienes estaban atrapados en la zona de los enfrentamientos.

A la mediación de la Cruz Roja Internacional se acudió porque el acceso a El Volao era imposible por los retenes de guerrilleros y autodefensas.

Ahora la Secretaría de Desarrollo de la Comunidad del Departamento prepara proyectos para que los indígenas se sostengan en el Canime mientras pasa la crisis. Se estudia la posibilidad de comprar 20 ó 40 hectáreas más de tierra en el lugar para que los nativos cuenten con mayor espacio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.