Y DE LA PAZ, QUÉ

Y DE LA PAZ, QUÉ

Muchas personas nos han hecho la misma pregunta en los últimos días: Qué piensa hacer este gobierno si fracasan los terceros diálogos con las Farc, Eln y cuanto avechucho siga funcionando en nombre de una supuesta causa marxista leninista; a estas alturas, en que en el globo terráqueo quedan uno o dos paisitos que dicen continuar siendo comunistas, incluida la isla de don Fidel, desde luego; pero no la China Continental, capitalista desde hace 10 años.

05 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Porque la gente, a pesar de la buena intención del gobierno, que fue la misma que tuvieron los tres gobiernos anteriores, ya no cree ni en la causa de los guerrilleros, ni menos en su buena fe, cosas que jamás han tenido. Por suerte para el país y para la bonachona acción del gobierno del doctor Samper, los emisarios de la organización Pax Christi comprobaron personalmente y sobre el terreno que los mal llamados guerrilleros, porque se trata es de bandidos, les jugaron sucio en el intento de rescate de los dos ingenieros suecos secuestrados el 14 de diciembre pasado.

Faltaron a su palabra y están jugando con la vida de los dos ciudadanos , dijeron los emisarios internacionales, según la información de EL TIEMPO del 7 de marzo. Pueda ser que éstos ahora sí crean en el gobierno colombiano y no en las Farc y el Eln. Y de lo de la frontera con Venezuela, qué decir? Que casi nos ponen en pie de guerra, por decir lo menos.

A uno de nuestros interlocutores le expresábamos nuestras sospechas sobre algunos de nuestros líderes de ambos partidos tradicionales, en el sentido de que en el fondo son semiguerrilleritos o admiradores por lo menos, de la izquierda extrema, y que ante la ausencia de líderes inteligentes, preparados y cultos (como ellos) en la guerrilla, ellos, en caso extremo, estarían dispuestos a sacrificarse hasta como presidentes. Mi interlocutor, hombre inteligente y curtido se quedó pensativo y al rato dijo: sabe que sí, Armando? Ahora para no maltratar los derechos humanos del Eln tendremos que darle excusas al cura Pérez por culparlo de volar los oleoductos todas las semanas y a Tiro Fijo por osar el Ejército vigilar lo que ocurre en La Uribe, o sea, en el campamento principal del guerrillero.

Todas las últimas disposiciones legales y constitucionales apuntan a no poder tocar a guerrilleros, ni delincuentes mayores de este país. Y si no se modifican siquiera cuatro de ellas, esta será tierra de nadie y habrá que entregársela a Pérez, Marulanda, Rodríguez Orejuela, a los ladrones del Banco de la República, a las bandas especializadas, porque resulta que las normas vigentes son para un país en paz y civilizado y Colombia, por falta de un gobierno fuerte y de unas disposiciones adecuadas, ni está en paz, ni es civilizado.

Parece que todo está madurando al tiempo, pero ya va a ser la hora de apretarse la pretina, y como diría Plinio Apuleyo en sus buenos tiempos de escritor público, salir del bobadal en que se encuentran inmersos políticos y gobernantes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.