NERVIOS Y RUMORES

NERVIOS Y RUMORES

Se acabaron las sonrisas en el alto gobierno. A muchos de los asesores y ministros hay que darles agua de yerbabuena para los nervios. Están dando una preocupante imagen de debilidad. Lo de los agentes secretos que buscan conspiraciones en las oficinas de la revista Semana, es cómico y sería bueno saber quién fue el Mac-Guiver que lo ordenó.

05 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Se ríe poco en estos días. Ríen los que hacen La Luciérnaga y Jaime Garzón y Diego Hoyos, el dúo malevo de Quac, que tienen a Samper por su cuenta. También ríen los de la telenovela María Bonita, y una historia donde el presidente tiene amante, astróloga con mando y dos hijos adúlteros que abusan del poder, gusta mucho en este chismoso momento de Colombia. Regio Julio César Luna como el que manda y, si al actor Fernando Allende lo siguen dejando salir con la horrorosa sudadera de plástico con que salió antenoche, es posible que me le quite a la María Bonita.

La vida tiene sus recompensas. Noemí Sanín, a quien un neoyorquino gay y perverso incluyó entre las peor vestidas de Colombia, acaba de ganar la encuesta como la persona de más encanto y simpatía en este país. Quién quiere a Noemí? Muchísima gente y, para que no le echen la culpa de los males ajenos a Andrés Pastrana, les cuento que ellos dos bailaron seis boleros hace un mes en Nueva York en el matrimonio de Luis Alberto Moreno. El ambiente está cargado de chismes y rumores malignos. Me temo que soy de los pocos optimistas que por la calle van. El motivo tiene raíces femeninas y sucede que gustó mucho la regia tele-entrevista que con Amparito Pérez le hicimos antenoche a Angie Cepeda, la costeña seductora que por estos días quita el sueño a más de un millón de hombres mayores de cuarenta años. Que está muy tesa y nerviosa la movida, me lo dijo mi amigo Edgar Perea a quien saludé antier entrando al Jockey Club a la hora del almuerzo. Entraba con tres cachacos bogotanos, primos de los Casas Santamaría, ansiosos de saber la dirección del almacén y del sastre londinense que viste al exitoso comentarista costeño.

Se acabó la euforia en las oficinas del poder. El número de Semana que circula y una foto provocadora del diario La Prensa, llevaron a los ministros a redactar un comunicado donde hasta los pequeños niños de Nohora Puyana y Andrés Pastrana, salieron inculpados de traición a la patria .

Por el clima nervioso que flota en la cúpula del gobierno, veo difícil que a Juan Carlos Pastrana lo inviten a un paseo en el yate presidencial la próxima semana en Cartagena.

Bienvenidos los días religiosos de Semana Santa para que el gobierno se confiese, muestre arrepentimiento por algunas torpezas cometidas y pida la absolución del confesor. Mucho ojo, que el confesor sea un cura de verdad y no vaya a ser un senador gringo disfrazado de sacerdote. Por favor: ese ridículo nos llevaría a un suicidio colectivo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.