EL MONSTRUO QUE CREÉ

EL MONSTRUO QUE CREÉ

El escritor uruguayo Eduardo Galeano, autor de Las venas abiertas de América Latina, gran hincha de Nacional de Montevideo, hace una interesantísima reflexión: No hay un escritor que se haya abocado al mayor fenómeno social contemporáneo: el fútbol. Pareciera que se lo ha querido ignorar deliberadamente. Ni siquiera se lo menciona. Para la literatura, que es un poco la crónica de los tiempos, el fútbol no existe. Una aberración .

04 de junio 1996 , 12:00 a.m.

El Ecuador todo, que acaba de vivir una de las alegrías más grandes de su existencia como país, entenderá cabalmente la afirmación de Galeano. Cómo ignorar el delirio colectivo de millones de personas? Cómo omitir, en los libros de la historia, este domingo 2 de junio de 1996, en el que todo un pueblo experimentó, como nunca, el orgullo de sentirse ecuatoriano? De qué forma se puede esconder esta realidad desbordante de fe, de pasión, de entusiasmo y fervor? Como desconocer ese unánime y colosal acto de unidad nacional? El hombre común, el maletero de hotel, la vendedora de periódicos, el taxista, la lavandera, el comerciante, el ama de casa, el oficinista, la profesora, todos volvieron ayer a sus quehaceres con el pecho henchido, la sonrisa amplia, el ánimo en su punto más alto, la ilusión de que es posible un futuro mejor. Todo porque Ecuador venció 2 a 0 a Argentina.

El mismo sentimiento invade hoy al pueblo paraguayo, feliz por el triunfazo en el Centenario. Es el milagro del fútbol.

Claro que, antes que se desatara el carnaval ecuatoriano, estuvo el partido. Un análisis técnico revela que Ecuador hizo todo bien y Argentina todo mal. El gran ganador por el lado ecuatoriano fue el país. A la distancia, se le notó unido, confiado, con 11 jugadores determinados, un técnico inteligente y hasta el Presidente de la República alentando en las tribunas con la camiseta puesta. Por el lado de Argentina, el gran perdedor parece ser Daniel Passarella.

Hizo de la altura de Quito un enemigo terrible, un obstáculo imposible de superar. De los 2.800 metros de Quito, Passarella podría escribir ahora un libro que se titulara El monstruo que yo creé. Hizo de Quito, esa ciudad preciosa y apacible, un infierno. Durante 15 días, en la Argentina no se habló de otra cosa que de la altura y del calor abrasador del mediodía. Tan pavorosa inquietud creó una sicosis nefasta e hizo de Argentina una expresión futbolística desconocida, abúlica y timorata.

Cuando a un boxeador le están pegando, al llegar a la esquina el entrenador no lo asusta diciéndolo Uy, cómo pega el negro ese...! . No. Le da algún consejo técnico y le miente un poco: Dale, pibe, que vas llevando bien la pelea . Por ahí se agranda y revierte el combate. Acá los mensajes fueron todos al revés: La altura te mata, te ahoga, te corta las piernas, te...

Además, Argentina hizo lo que jamás hay que hacer. Se agrupó cerca de su área hasta que le metieron el primer gol. Quiso salir después, cuando ya no tenía con qué remontar y le fabricó espacios a Ecuador para que intentara el segundo.

El segundo llegó a través de Eduardo Hurtado, quien, como juega en Estados Unidos, llegó sin tiempo de aclimatación y esperó el partido solo, en Guayaquil. Viajó a Quito, al igual que Argentina, una hora antes del partido. A los 45 minutos del segundo tiempo, Hurtado corrió cuarenta metros y metió un derechazo que, si le pega al arquero, le hace un agujero. Para él no había altura.

Maturana fue la antítesis de su colega. Contagió optimismo en lugar de miedo. Aprovechó todo el potencia que tiene, que tampoco es demasiado, lo administró sabiamente y, en la medida que el partido lo posibilitó, fue a buscar el triunfo. Y ganó impecablemente.

La última. Con el de ayer, Pacho lleva jugados siete partidos contra Argentina. Ganó cinco y empató dos. Significa que Maturana no nos tiene de hijos, nos tiene de nietos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.