OPOSICIÓN ABRIÓ FUEGO CONTRA SAMPER

OPOSICIÓN ABRIÓ FUEGO CONTRA SAMPER

Ayer no fue un buen día para el presidente Ernesto Samper en la Cámara.

04 de junio 1996 , 12:00 a.m.

En el sexto día del debate, cinco de los nueve oradores pidieron a la Cámara analizar posibles indicios de indignidad contra el Presidente y lo acusaron de haber actuado en forma negligente para impedir la contaminación de las arcas de su campaña con dinero del narcotráfico.

La arremetida antisamperista fue encabezada por el representante conservador Pablo Victoria quien dedicó tres horas a descalificar las pruebas practicadas por Heyne Mogollón, y a advertir, expediente en mano, la existencia de marcadas contradicciones en los juicios de valor contenidos en un proyecto que busca la absolución para el jefe del Estado.

El liberal antioqueño Rodrigo Echeverry, quien dijo haberse jugado a fondo durante la campaña a favor del hoy Presidente, declaró ante la plenaria que existen razones para que el partido se sienta indignado e insatisfecho con el que llamó burdo manejo dado a la causa proselitista.

Advirtió que hoy tiene razones de pesos para afirmar públicamente que la obtención indebida de recursos fue un acto premedidato y orquestado directamente por el candidato. Aunque más moderado que sus colegas, el conservador Roberto Camacho pidió darle curso a un encausamiento contra el Presidente por presunta indignidad, si bien reconoció que en el expediente no obra prueba alguna que permita sindicarlo penalmente.

A favor de Samper terciaron en el debate cuatro representantes, que pidieron no deslindar a la ligera el estudio de los cargos penales y los de carácter político.

Quizá la más lucida en este frente fue la parlamentaria Viviane Morales, miembro de la Alianza por Colombia.

Para ella, la denuncia del Fiscal no tiene argumentos jurídicos suficientes y desborda ampliamente la competencia que tiene el ente investigador, hasta el punto de que acusa gratuitamente al Presidente en los terrenos moral y político.

Franklin Segundo García, un representante liberal del Vichada, catedrático de derecho penal, se declaró preocupado por las que llamó flagrantes contradicciones entre los testigos utilizados por la Fiscalía para atribuirle culpa al Presidente.

El debate de ayer, el más largo de lo que lleva transcurrido el juicio a Samper, se vio afectado por primera vez por la progresiva disolución del quórum. Al filo de las 10 de la noche se contaban en la plenaria 57 representantes de los 162 habilitados para intervenir.

Fue preciso que el presidente de la Cámara, Rodrigo Rivera, recordara a los congresistas que están obligados a intervenir en esta instancia del proceso, so pena de incurrir en mala conducta sancionable incluso con pérdida de investidura.

Hubo consenso, incluso entre contradictores, en el sentido de que las intervenciones tuvieron un alto vuelo jurídico y político y sirvieron para hacer claridad progresiva ante el país sobre la naturaleza del juicio y el contenido del expediente.

Ayer también hablaron Guillermo Martinezguerra, Evelio Ramírez, Collin Crawford y Octavio Jaramillo.

Hoy seguirán las intervenciones de quienes se encuentran formalmente inscritos. La lista llegaba ayer a 96, pero las directivas de la Cámara hacían esfuerzos para conseguir un acuerdo político que haga posible disminuir el número debido a que los términos son apremiantes. De los 15 días establecidos en el reglamento para fallar, han transcurrido seis.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.