SERES VIVOS

SERES VIVOS

Los colombianos hemos venido asistiendo, con horror sin límites, al desesperante espectáculo de ver desaparecer los animales, los ríos, los bosques, las selvas, el oxígeno puro y con ellos todo el paisaje campesino. Pero desde la otra orilla de nuestra inquietud, EL TIEMPO, en un esfuerzo digno de todos los elogios ha lanzado una página estelar de Seres vivos, para que en recogimiento pedagógico se enseñe a las presentes y futuras generaciones que existe un mundo animal que es necesario apreciar, tenerlo como algo nuestro, protegerlo y, en lo posible, recuperar lo que se ha perdido.

04 de abril 1995 , 12:00 a.m.

El hombre les ha arrancado a los ríos, caños y quebradas toda su riqueza en peces. Su costumbre no es limitarse a capturar unos pocos para alimentarse, sino destruir lo que hay en el pozo o la corriente con un taco de dinamita, un poco de barbasco o una red para atraparlos a todos; de lo capturado utiliza los más grandes para un mercado de satisfacciones y comercio y el resto se desperdicia, vivos o muertos. Caza con fines lucrativos y mata todo lo que encuentra. Destruye el bosque y quema, contribuye con su acción al secamiento de los caudales y poluciona lo que deja.

Los niños estaban condenados en un futuro no remoto al desconocimiento total de ese maravilloso mundo animal y por supuesto, a la expectante satisfacción del paisaje con vida y movimiento. Afortunadamente, de tanta oscuridad sale un ideólogo, un educador, un ecologista interesado en el país, una causa noble simbolizada en EL TIEMPO y lanza más de seiscientos mil ejemplares de su Enciclopedia visual seres vivos 2, Mundo animal, cuidadosamente recogida y seleccionada en su presentación y contenido, para que la gente estudie, enseñe y de contera recoja la costumbre de proteger a los animales, su entorno y la naturaleza, de una equivocada, recurrente y dañina vocación de destruirlo todo.

La obra singular de EL TIEMPO en 24 fascículos finamente editada, en colección de lujo, presenta un sinnúmero de especies animales, muchas de ellas desconocidas por el común de la gente, otras en extinción y las más, en limitadísima convivencia con el hombre, ya que se esconden a su acoso. Enseña su tamaño, su origen, su alimentación, sus costumbres, sus historias, sus leyendas. Es por lo tanto rica en información, copiosa en detalles y de actualidad sorprendente. Ojalá que los 600.000 colombianos que recibieron el primer ejemplar y recibirán los siguientes, la guarden, encuadernen, protejan y centupliquen su contenido para conocimiento de todos y muy especialmente de los niños.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.