SOPÓ, ENTRE EL ARTE Y EL MECATO

SOPÓ, ENTRE EL ARTE Y EL MECATO

Como piedra fuerte, Sopó se ha ido internando en el futuro con proyectos sociales y el desarrollo propiciado por grandes empresas instaladas allí.

04 de abril 1995 , 12:00 a.m.

El vocablo chibcha Sopó quiere decir piedra fuerte (So-piedra, Po-fuerte). Dato que resulta muy importante, pues hace algún tiempo ocurrió allí un hecho que marcaría para siempre su historia.

En 1753, la lavandera Rosa Nieto vio en el fondo de la quebrada La Moya, donde acostumbraba lavar, un resplandor que la obligó a sumergir su mano y coger aquello que alumbraba.

Al sacarlo, se dio cuenta de que era tan solo una piedra, pero que tenía en su superficie una figura humana.

Luego concluyó en que se trataba de una aparición de Jesús caído.

La piedra llegó hasta Roma, donde certificaron que era la imagen de Jesús después de ser flagelado por los verdugos, quienes lo dejan caer desfallecido.

De ahí en adelante, Sopó tiene como patrono al Señor de La Piedra, quien, según dicen sus habitantes, ha hecho bastantes milagros.

Cuentan los pobladores que hace unos 40 años, cientos de personas que venían de muy lejos, pasaban la noche en las afueras del santuario dedicado a Nuestro Padre Jesús de La Piedra.

Los creyentes armaban carpas y se quedaban mínimo tres días, unos rendían culto, otros rogaban por un imposible y otros tantos agradecían algún favor recibido.

Milagros pendientes Pero después de tanto tiempo, no todo sigue siendo un milagro en Sopó.

A pesar del empuje y laboriosidad de sus gentes, tienen problemas que requieren solución inmediata.

El acueducto de Sopó no alcanza a abastecer a sus cerca de 15.000 habitantes, porque la red es demasiado angosta. El alcalde, Carlos Julio Maldonado, dice que se estudia la posibilidad de construir una red paralela a la actual, obra que costaría unos 1.500 millones de pesos.

Existe también la alternativa de hacerle una planta de tratamiento al río Teusacá, para aprovechar la cercanía de este afluente.

Sin embargo, para Maldonado, el problema más urgente es el que le representa la inversión que debe cubrir por educadores. El municipio pasó de costear 70 millones de pesos en profesores, a casi 200 millones. Nuestro presupuesto no aguantará tanto .

En este momento, el FER (Fondo Educativo Regional) se hace cargo de 13 profesores, mientras que la Alcaldía asume 23 solamente en el Colegio Departamental , agrega Maldonado. Afortunadamente, Sopó subsiste con su presupuesto, que para este año es de 1.930 millones de pesos .

De otro lado, los trámites para vincular los maestros a las plantas de personal, han entorpecido el inicio de las labores académicas. La jornada académica es de cuatro o cinco horas solamente.

De otro lado, el Alcalde coincide con José Luis Mora Cruz, Jefe de Atención Médica del Hospital Divino Salvador, en que la salud necesita tratamiento de urgencias.

A la unidad de consultas médicas y odontológicas del centro médico, el agua llega únicamente una vez a la semana, asegura Mora, y agrega que aunque al hospital se le han hecho bastantes trabajos, sigue siendo de atención básica, y no tiene suficientes recursos para atender a Sopó, y a la población de Tocancipá y La Calera, que carecen de un hospital.

La sala de urgencias está en muy malas condiciones, y contamos únicamente con 20 camas para pensionados. De igual forma, el área de pediatría solo tiene cuatro camitas y el techo del hospital está lleno de goteras. Vivimos tropezando con baldes... , relata Mora.

No obstante, el Jefe Médico resalta la labor del director del Hospital en la remodelación del área de cirugía y parto, salas que están en muy buenas condiciones.

Patrimonio nacional Aunque el municipio carece de infraestructura hotelera, sus habitantes quieren que los turistas dejen de pensar que su municipio empieza y termina en Alpina.

Sin rencor hacia esta empresa y por el contrario muy agradecidos por los empleos que ha generado, y la cantidad de turistas que ha traído hasta sus tierras, los soposeños quieren ser reconocidos también por sus artesanías, sus fiestas y ferias, su arte religioso declarado patrimonio nacional y conservado en la iglesia de la Parroquia de San Salvador, entre otras cosas.

Esta iglesia guarda en su interior un tesoro pictórico inigualable, conformado por 12 cuadros de gran tamaño, con las figuras de ángeles celestiales que datan del siglo XVII, y otras obras que estuvieron hace poco en España, donde fueron exhibidas como parte de la celebración de los 500 años del Descubrimiento de América.

Son muchos los tesoros que guarda Sopó. Entre ellos, el de la seguridad. Su ubicación estratégica la ha convertido en uno de los pocos municipios que no teme a posibles ataques guerrilleros, o a la delincuencia común.

El pueblo está lejos de la carretera central y rodeada de montañas, factores estos que harían muy difícil una acción como las que con frecuencia se realizan en otros lugares de Colombia.

Por todo esto, su gente asegura tener mucho para mostrar, estamos en un lugar tranquilo, amable, que mira con ojos de futuro .

Lugares para visitar Para quienes comparten el gusto por el arte religioso, la iglesia Divino Salvador es una joya arquitectónica, además en su interior guarda desde 1670 muestras coloniales elevadas a patrimonio histórico nacional.

En la Capilla del Señor de La Piedra, puede observarse la sorprendente roca en la que Jesús se apareció en 1753.

Sopó tiene en sus alrededores hermosas haciendas, también declaradas monumentos nacionales, como Hato Grande, finca de recreo de los presidentes de Colombia. La Hacienda Casablanca, donde permaneció por mucho tiempo Miguel Antonio Caro a finales del siglo XIX, y que se conserva en perfecto estado. La Hacienda Primavera, levantada en 1870 y cuya arquitectura es republicana.

Para la recreación, está el Parque de Sopó, donde los niños y adultos pueden tener un almuerzo campestre y divertirse con las atracciones del lugar. Su entrada es gratis, solo se cobra 1.500 pesos por automóvil.

Y para disfrutar de todos los derivados de la leche está Alpina y una nueva empresa que nace en Sopó: una compañía de cerámica que elabora piezas exclusivas y venderá sus saldos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.