UNA MIRADA TRAS EL FOLLAJE

UNA MIRADA TRAS EL FOLLAJE

El artista, miembro de la comunidad inga del Putumayo, ha estudiado filosofía y bellas artes. En su obra une los aportes de su cultura y la herencia del saber occidental.

04 de abril 1995 , 12:00 a.m.

El artista Elementos que retomo en mi trabajo tienen que ver con la manera como de pequeños se nos enseñó a ver la naturaleza. De ahí parte esa necesidad de compenetrarse con ella .

Al realizar mi trabajo retomo elementos propios de mi cultura, pero también tomo elementos pertenecientes a la cultura y a la tradición occidental. Asumo el arte como indígena que soy, pero también lo hago como artista. Así, me interesan mucho los mitos y las tradiciones de mi cultura, tanto como me interesan las indagaciones del arte contemporáneo o la historia del arte. Estoy convencido de que ninguna civilización debería negar la influencia de otras .

La que firma Una visual muy interesante le ha tocado percibir a Carlos Jacanamijoy. Aproximarse al arte a partir de una fuerte tradición desde su nacimiento indígena, su crecimiento cerca a una abuela llena de narraciones en torno a mitos y concepciones filosóficas, su padre Shamán, conocedor de secretos que para Jacanamijoy son inextricables. Después estudiar en Bogotá en la Escuela de Artes de la Universidad Nacional. Aproximarse a otros mitos, a otras cosmologías, otra filosofía. Para Jacanamijoy cada una de ellas es igualmente respetable. El se hace observador de ellas y a través de sus trabajos tamiza su percepción.

Sin llegar a ser nunca figurativas o anecdóticas sus pinturas son una reflexión en torno a ese hombre múltiple. Y quizás el punto más neurálgico a través del cual accede a su comprensión, es el de la relación hombre-naturaleza, que es justamente el mundo que Jacanamijoy ha escogido para realizar su investigación. En telas de colores encendidos y vibrantes despliega símbolos personales que comentan la intrusión del hombre en el entorno, un entorno que es el microcosmos, la rama, el follaje, pero que es al mismo tiempo un paisaje cósmico. Su obra es compleja; dentro de ella se mueven la agresión y la armonía, el amanecer y la penumbra, pero siempre se mantiene una mirada fresca y sorprendida que mira a la naturaleza.

Los que miran Antonio Caro, artista Jacanamijoy utiliza los recursos pictóricos para mostrarnos a través de sus lienzos su especial sensibilidad, su paisaje y su buen manejo del oficio. Gabriela Rodríguez, artista.

Hay en las pinturas expresividad y fuerza que permiten entrar a espacios vírgenes, llenos de humedad, calor y movimiento. A pesar de que las obras poseen colores fuertes y contrastantes no producen repulsión, como podría suceder, sino una atracción inmediata.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.