¿El referendo vivirá o morirá?

¿El referendo vivirá o morirá?

A los que aspiramos a volver al Senado en el 2010 nos preocupa que los colombianos nos encuentren integrando una misma lista con Piedad Córdoba, y los que no quieren votar por ella se abstengan por esa causa de hacerlo por la lista”.

15 de septiembre 2008 , 12:00 a. m.

Si se persiste en tramitar (el referendo), no hay ni para qué ocuparnos de la reformas a la justicia y a la política, por razones de tiempo. Con los debates que vamos a hacer, ese referendo no sale antes de finales de octubre...”.

‘ ¿Qué consecuencias prácticas tendrán las declaraciones del Presidente sobre el proyecto de referendo? Sus declaraciones de la semana pasada tienen dos interpretaciones. Una, que está diciendo que no quiere un tercer mandato para que sus amigos digan que sí, y él se vea obligado a hacerles caso. Esa sería una táctica bastante desagradable porque el Presidente no la necesita para aspirar al tercer mandato y lograrlo. Quisiera hacer una lectura más agradable. Yo, que fui uribista y que me salí del uribismo, pienso que es un hombre serio, correcto, y que en medio de que nos agreda, apale, arrincone, hay que creerle.

¿Pero el referendo vivirá o morirá? Porque los uribistas ya anunciaron que le van a dar trámite….

A los que no hay que creerles es a los uribistas. Y especialmente a los conservadores uribistas, que como andan llenos de puestos no quieren soltar esa fuente de poder.

Si el Presidente quisiera, ¿podría ordenar que se retire el proyecto? Al referendo no hay que meterle tanta mitificación. Es como cualquier otra ley. Tiene el mismo trámite pero, como la promueve el pueblo (bueno, entre comillas, una parte del pueblo), este nombra un vocero y un comité que actúan durante el trámite de la ley de la manera como lo hacen los autores de cualquier proyecto de ley. El Artículo 155 del reglamento que se aplica a todo proyecto de ley, incluyendo al del referendo, dice que el autor puede retirar la propuesta, y en este caso el vocero puede retirar la propuesta si no ha habido ponencia para primer debate. Si ya ha habido esa ponencia, también lo puede retirar, pero con permiso de la comisión o de la plenaria.

A eso no hay que ponerle demasiada filosofía.

¿Qué pasa si el proyecto de referendo no se retira? Si se persiste en tramitarlo, no hay ni para qué ocuparnos de la reforma política y de la reforma a la justicia, por razones de tiempo. El referendo se tramita con prelación sobre cualquier otro proyecto y por floja que esté la oposición, sí creo que con los debates que vamos a hacer ese referendo no sale antes de finales de octubre o comienzos de noviembre, o sea que solo en noviembre nos ocuparíamos de las reformas. O se hunden, o se retira el referendo.

¿Por qué cree entonces que el Presidente dejó que Luis Guillermo Giraldo lo inscribiera? Como al Presidente yo le creo, y por eso me están criticando en el liberalismo… Espere. ¿No será que usted está volviendo al uribismo? No, estoy volviendo a creerle a Uribe. Uribista no puedo volver a ser porque él me echó de allá. Entonces, yo que voy a volver. Para responder su pregunta anterior, Uribe escoge los momentos oportunos. Si yo veo que cinco millones de colombianos están firmando en un papel para que yo permanezca en el poder, pues ¿por qué no dejo que eso funcione? Eso no se opone a que él quiera pasar a la historia como un Núñez, dejando unas grandes reformas, apoyado por un pueblo que lo llama, lo anhela y lo recuerda. Pero es muy valioso que el día en el que llega eso al Congreso él salga y diga que es prescindible, secundario. Si eso es calculado y premeditado, Uribe es un miserable con el pueblo. Pero si es de buena fe y razonado, creo que Uribe puede salir todavía por la puerta grande demostrando que no se atornilló en el poder y que sacrificó una posibilidad real de hacerse reelegir, pero, en cambio, sacó unas reformas.

¿Esta declaración del Presidente le sirve como garantía al liberalismo para ayudar a sacar las reformas? El Partido Liberal cree que la reforma a la justicia, especialmente, es inoportuna, innecesaria y que tiene otras finalidades si Uribe sigue en el poder, que es más poder para el Presidente y menos poder para las otras ramas. Creo que el Partido Liberal no puede seguirle haciendo oposición a la persona del Presidente, a la persona de José Obdulio, a la persona de Fabio Valencia. Uribe está acabando con el Partido Liberal porque ha personalizado el poder. Pero si personalizamos la oposición, hasta allá llegamos. Y es que la situación de la justicia, es cierto, no es buena. Lo del roscograma que denuncia Uribe es cierto y lo de la politización de las Cortes también, porque le dejamos la posibilidad de conformar las ternas a mucha gente, y eso es extraño a la dignidad y filosofía de los jueces. Por eso de ahí a que el Partido Liberal diga que no se tiene que hacer una reforma a la justicia hay una gran distancia. Y en la política ni se diga, si queremos que no vuelva a haber paramilitarismo y guerrilla haciendo las listas.

¿Cree poder convencer al ex presidente Gaviria, a Cecilia Lopez, y a Juan Fernando Cristo de que las reformas no son tan malas? Yo le propongo a mi partido que si el presidente Uribe no persiste en quedarse en el poder hasta el 2014, el Partido Liberal se siente a hacer un acuerdo, no con el Presidente, sino con todas las fuerzas políticas representadas en el Congreso, para reformar la política y la justicia.

Lo noto muy mansito. ¿Esa es obra de la senadora Gina Parodi? Yo, a diferencia de Uribe, sí sé sacar bandera blanca (risas).

Lo voy a pasear un poco por otros temas políticos. Usted es un gran admirador de Enrique Peñalosa. ¿Qué debe hacer él para reencaucharse políticamente? Lo tenemos muy inutilizado… Si Enrique deja de pensar en el metro o en contradecir a Samuel por el mismo tema, y saca el discurso tan hermoso que tiene sobre la vida del 80 por ciento de los colombianos que viven en las ciudades, y el discurso tan hermoso que tiene sobre el derecho a la igualdad, no solo sería ministeriable sino presidenciable. Jugaría al lado de figuras como Juan Manuel Santos o Íngrid Betancourt. Si no se da la otra reelección inmediata del Presidente, se desbloquea la democracia y toda esa generación tan importante no se desperdicia.

¿Y Germán Vargas? A Germán lo dejo para dentro de cuatro años, porque debería ponerles más el pecho a los problemas actuales. Y debe estar muy arrepentido, porque cuando le fuimos a hacer la moción de censura a Juan Manuel Santos, nos dejó colgados de la brocha, y ahora está disparado en las encuestas, y a nosotros nos dejó graduados de enemigos de Juan Manuel, que había sido liberal, que había encabezado la constituyente liberal y con quien muchos teníamos amistad personal. Germán es muy valioso. Que acumule esa experiencia para el 2014, si él quiere, regresando al Partido Liberal Aquí tiene todas sus raíces, aun cuando a veces se muestra como un prospecto de derechista. Si atemperara su derechismo y militarismo, porque le fascinan las armas y los quepis y todo eso, sería muy bienvenido al Partido Liberal, en una consulta interna.

¿Lucho Garzón cabe en el Partido Liberal? Yo no quiero a Lucho porque se fue sin rendir cuentas de Bogotá. No nos rindió cuentas de los contratos del acueducto, de las basuras, de la chatarrización. Se fue con el karma de que un transportador le dio 200 millones para la campaña y por eso no chatarrizó. El día en el que sea Presidente me tocará irme para Uganda.

¿Qué hacer en el Partido Liberal con Piedad Cordoba? La hemos defendido, la hemos consentido, ha sido presidenta y ella es muy insolidaria con nuestra bancada. A los que aspiramos a volver al Senado en el 2010 nos preocupa que los colombianos nos encuentren integrando una misma lista con Piedad Córdoba, y los que no quieren votar por ella se abstengan por esa causa de hacerlo por la lista. Pero es una decisión dolorosísima que debe tomar el partido, en vista de que Piedad, sin ninguna piedad, nos ha dificultado las cosas. En lugar de hacerse a un lado, nos presiona a que la expulsemos para volverla mártir del partido. La gente anda muy herida con lo que dice y hace Piedad. Lo hace a título personal y no del partido. Sin embargo, cuando la van a criticar y a zaherir, se refugia en el liberalismo.

Y cuando no le están dando palo, se acerca al Polo. El partido tiene que analizar si la presencia de Piedad en nuestra lista nos da más presencia entre los sectores que ella maneja, o es un factor que va a reducir nuestra presencia electoral y a dañar la imagen del liberalismo como un partido de centro.

¿Qué tan cómodo se siente usted en la oposición? Esta llanura de la oposición, como decía Lopez, es muy duro, porque Uribe les dio los puestos a los conservadores y los contratos a sus amigos. Y este país todavía anda tan clientelizado que la gente se va para donde hay puestos y hay contratos. Por eso los liberales andamos muy desocupados, y vamos a todas las sesiones, y hacemos el quórum, y deshacemos el quórum porque no tenemos que ir a llevar hojas de vida ni a desayunar en Palacio y ya casi ni ir a las regiones, porque uno va y la gente dice: bueno, ¿y qué trajo? La gente ya no quiere trabajar sino hacer fila para que le den el regalo, el subsidio, el chequecito. Pues los liberales no damos nada de eso y por eso perdemos las elecciones.

¿Me va a decir que ustedes no hacían lo mismo cuando el liberalismo estaba en el poder? Se hacía lo mismo pero se les daba la mitad a los conservadores, la otra mitad a los independientes, y por eso se decía: los liberales ganen que ganen, y los conservadores manden que manden…(risas).

El senador liberal Hector Helí Rojas con María Isabel Rueda

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.