MANUAL DEL PESIMISTA SOBRE CÓMO DETECTAR UN MERCADO BURSÁTIL BAJISTA

MANUAL DEL PESIMISTA SOBRE CÓMO DETECTAR UN MERCADO BURSÁTIL BAJISTA

Cuánto es demasiado?

03 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Con el aumento de más de 526 puntos del Promedio Industrial Dow Jones, equivalente a un 10% tras la caída del viernes de 50,23 enteros, un número cada vez mayor de observadores del mercado se han inquietado.

El argumento es que, sobre la base de las mediciones tradicionales, las acciones están muy caras. Por lo tanto, este avance debería terminar muy pronto.

El análisis que hacen es directo y tradicional: los precios de las acciones no han caído con el aumento de las tasas de interés de este año. Los precios se han mantenido peligrosamente altos en comparación con los beneficios empresariales, los activos y los dividendos que cobran los accionistas. El bajo índice de desempleo podría desatar una mayor inflación y hacer que la Reserva Federal ajuste la oferta monetaria. Las empresas han comenzado a emitir nuevas acciones a un ritmo acelerado.

No se puede usar el argumento de que el mercado está barato , indica Richard Bernstein, director de investigación cuantitativa de Merrill Lynch.

Entonces, qué ha hecho subir los precios? Queda claro que algunos inversionistas tienen distintas definiciones para el valor. El flujo de efectivo hacia los fondos de renta variable sigue confundiendo a los expertos, la mayoría de quienes esperaba un retroceso en abril, después que concluyó el período de declaraciones de la renta en Estados Unidos. Sin embargo, para el mes que concluyó el 29 de mayo, el flujo neto de efectivo hacia los fondos de acciones alcanzó un promedio de US$4.400 millones a la semana, casi el doble del año anterior, según AMG Data Services, de Arcata, California.

Pocas opciones Los gestores de fondos opinan que tienen muy poco de dónde escoger y no les queda más remedio que destinar la mayoría del dinero a las acciones, sin importar lo caras que estén. De hecho, casi el 50% del dinero fresco se ha colocado en fondos de renta variable más arriesgados, que invierten en compañías pequeñas y de rápido crecimiento que generalmente se venden a un precio mucho mayor que el de las grandes compañías.

Ha habido una enorme reasignación de recursos en las carteras de inversión , afirma David Shulman, jefe de estrategas de Salomon Brothers. Declara que el enorme interés por poseer acciones le ha dado un renovado impulso al mercado mientras ha ido acompañado de dos elementos básicos: los buenos beneficios empresariales y bajas tasas de interés. El flujo de efectivo hacia los fondos de renta variable acelera _al alza o a la baja_ los efectos de las ganancias y de las tasas de interés.

Shulman dice que el mercado muestra síntomas de sufrir la última etapa de una fiebre especulativa, y otros expertos apoyan esta teoría. Byron Wien, estratega de inversiones de renta variable en EE.UU. de Morgan Stanley, ha pronosticado que el Dow Jones podría caer hasta mil puntos antes de fin de año. Hugh Johnson, estratega de First Albany, sostiene que el mercado se ha desplazado hacia la etapa intermedia de un período especulativo que podría durar varios meses.

Un factor clave No tengo dudas que el mercado se ha sobrevaluado , indica Johnson. Incluso si echa mano a sus pronósticos de ganancias para este año, _mayores que los de consenso_ Johnson no ve ninguna explicación para pagar más por las acciones a menos que las tasas de interés vuelvan al 6%. Al igual que Wien y muchos otros analistas, Johnson cree que la rentabilidad de los bonos son un factor clave para determinar cuánto pagarán los inversionistas para participar en los beneficios de las compañías.

Johnson se muestra reacio a reconocer que la llegada de una cantidad de dinero sin precedentes a los fondos de renta variable sea el reflejo de un cambio en la disposición al riesgo que tienen los inversionistas.

Los inversionistas sencillamente podrían recurrir a las viejas reglas y salir a buscar mayores rendimientos, pero eso significaría que nos arriesgaríamos más , declara. Cuando uno comienza a arriesgarse, necesita comprender que la investigación técnica es mucho menos útil que la psicología de los inversionistas .

En ese caso, las mediciones tradicionales, como la relación precio-ganancias de las acciones, los dividendos y el valor contable de los activos de la compañía, importaría menos que la opinión de los inversionistas de acumular acciones para financiar su futuro.

Los observadores del mercado se muestran escépticos ante la idea de que los inversionistas de hoy pertenezcan a una nueva raza.

Después del crash del mercado en octubre de 1987, no olvidan lo rápido que cambia la psicología.

Sin embargo, algunos analistas siguen optimistas a pesar del fuerte aumento que ha experimentado el mercado en lo que va de año.

Abby Joseph Cohen, estratega de mercado de Goldman Sachs, afirma que los beneficios empresariales deberían aumentar lo suficiente como para mantener la tendencia actual del mercado. La semana pasada, Goldman aumento del 9% al 9,6% su pronóstico de crecimiento de ganancias para las compañías que forman el índice 500 de Standard & Poor s.

Si el cálculo de Goldman _superior al consenso_ está en lo correcto, las acciones se venderán a 16 veces el valor de las ganancias para este año. En un período de baja inflación, esto corresponde al cálculo promedio, indica. Y basados en las previsiones de Goldman, el mercado estaría relativamente barato a unas 14,5 veces las ganancias del próximo año, declara Cohen.

La valoración es la correcta , indica Cohen. No es tan atractiva como antes. Si el crecimiento de beneficios está cerca de su punto máximo, entonces uno no va a pagar más por las acciones. Creemos que los beneficios seguirán creciendo durante 1996 y 1997 y no vemos que la inflación se vaya a convertir en un problema .

La mayor amenaza El aumento de los salarios podría ser la mayor amenaza a los pronósticos, dice Cohen. Aunque el alza de los salarios ha dejado de contraerse, declara, hay pocos indicios de que estos vayan a crecer a un ritmo acelerado a corto plazo. En Merrill Lynch, los analistas confían en un conjunto de cuatro mediciones propias que algunos incluso califican de esotéricas, según las cuales las acciones todavía no habrían cruzado el umbral de la sobrevaloración, dice Richard Bernstein, experto de análisis cuantitativo de Merrill.

Hay mucha instigación al miedo, y no creo que sea justificada , dice Bernstein. Pero, desde el punto de vista histórico, el creciente pesimismo es una buena señal, dice. Modera el entusiasmo que podría llevar a las acciones a niveles peligrosamente altos.

Los parámetros Indicadores de valor y de percepción dignos de atención: Cómo se mide el valor n RELACION PRECIO-GANANCIAS El Indice 500 de S&P está 19,8 veces por encima de las ganancias por acción que obtuvieron el año pasado las empresas que lo integran. Este nivel está muy por encima de la relacion P-G promedio durante la posguerra (13,5), pero muy por debajo de la cifra de 25,6 a la que se llegó en 1992. Los pesimistas creen que los precios tan altos no pueden durar. Los optimistas replican que ese indicador no es tan alto para un período de baja inflación.

n EL INDICADOR PRECIO EN LIBROS Las acciones se están negociando a una cifra récord de 3,8 veces el valor de los activos en las cuentas de resultados de las empresas. Es casi el doble del precio promedio en libros desde 1977. Los pesimistas lo consideran una prueba de que los inversionistas compran sin muchas indagaciones previas. Para los optimistas, el valor contable es una medida contable que tiene menos relevancia en una economía en rápida evolución, impulsada por la tecnología.

n RENDIMIENTO DEL DIVIDENDO Los pagos trimestrales en efectivo que hacen las 500 empresas del S&P representan una cifra baja récord de 2,16% del precio de las acciones. Si los cálculos de S&P para 1996 se mantienen, las empresas pagarán los dividendos más bajos de la historia: el 35% de sus ganancias anuales. Los pesimistas lo consideran otro indicio de especulación, un reflejo de la disposición de los inversionistas a dejar pasar la oportunidad de cobrar efectivo en favor de obtener mayores ganancias en el papel. Los optimistas sostienen que los inversionistas simplemente prefieren tener beneficios a largo plazo que ganancias a corto plazo, que son gravables.

n RELACION RENDIMIENTO-GANANCIAS La relación entre el rendimiento del bono del Tesoro de EE.UU. a 30 años y las ganancias del Indice 500 de S&P, que es lo contrario de la relación P/G, es de 1,4 a 1. Esta relación, que se usa para comparar el rendimiento de los bonos y el de las acciones, ha sido más alta en la cima de sólo un mercado alcista anterior, dice Arnold Kaufman, editor de Outlook, publicación de S&P. Fue en agosto de 1987 cuando esa relación subió a 2,2. Los pesimistas la consideran una prueba indudable de que los compradores de acciones pasan por alto las críticas condiciones del mercado. Los optimistas creen que muchos inversionistas ya no ven a los bonos como una alternativa de inversión a largo plazo.

Cómo se mide la percepción n OPTIMISTAS VS. PESIMISTAS Un sondeo semanal de asesores de inversión realizado por el boletín Investors Intelligence muestra que un 29,5% tiene tendencia pesimista, un 48,4% tendencia optimista y un 22,1% es en general optimista, pero espera que el mercado caiga pronto. El boletín explica que el porcentaje de optimistas ha aumentado en las últimas semanas, pero todavía está por debajo de su nivel más alto, que alcanzó en febrero. Esta medida se considera un indicador de contrarios. El porcentaje de pesimistas llegó a su punto más alto en 12 años a finales de 1994, justo antes del comienzo de este ciclo alcista.

n RELACION OPCION DE VENTA-OPCION DE COMPRA Con frecuencia los inversionistas adquieren opciones de venta sobre acciones cuyo precio calculan que va a bajar y opciones de compra sobre las que esperan van a subir. La relación entre el volumen de opciones de venta y de compra en el Chicago Board Options Exchange se considera un indicador de contrarios. El promedio de esa relación en 25 días se está acercando al nivel más bajo en muchos años: 63%. Según los analistas, si llega más allá del 70% indicará que hay que salir a vender acciones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.