Auge en México del ‘chip antisecuestro’

Auge en México del ‘chip antisecuestro’

CIUDAD DE MÉXICO Un localizador satelital GPS del tamaño de un grano de arroz, que se incrusta con una jeringa especial entre la piel y el músculo de un brazo es la última y más sofisticada ‘arma de defensa’ contra el secuestro en México, un país donde este flagelo ha crecido de forma exponencial en los últimos años. (VER INFOGRAFÍA: EL CHIP ANTISECUESTRO)

14 de septiembre 2008 , 12:00 a. m.

Según un estudio divulgado en agosto pasado por la organización holandesa Pax Christi, México tiene el primer lugar mundial en secuestros, seguido por Irak.

Diego Kuri, director comercial de Xega, la empresa que vende el producto, afirma que el dispositivo ya ha permitido que se resuelvan algunos plagios: “Hemos actuado en diferentes casos, donde la persona envía la señal a la sede de Xega, y nosotros le avisamos a la Policía”, explica.

El dispositivo viene acompañado de un artefacto externo con el que se activa el chip que está debajo de la piel cuando se necesita. Pero Kuri no revela más detalles porque, asegura, eso comprometería la seguridad de quienes están recurriendo a este sistema para protegerse.

En varios informes periodísticos se ha dicho que artistas de la talla de Vicente Fernández y reconocidos políticos mexicanos portan el minúsculo localizador. Kuri, desde luego, no dice ni media palabra al respecto.

“Lo que sí te puedo decir es que no son 2.000 personas las que lo tienen instalado en México, son muchas menos”. Y añade: “No sé de dónde han sacado que cuesta 4.000 dólares (la instalación) y 2.200 dólares el mantenimiento.

Es una cifra que nunca hemos revelado, por discreción”.

Sergio Galván, ex director comercial de la empresa, es una de la pocas voces que han hablado al respecto y lo hizo para desmentir una información de la agencia Reuters según la cual el chip es exclusivo para personas acaudaladas. “Ahora se está secuestrando a mucha gente de clase media”, aseguró a finales del mes pasado, con lo cual insinúo un costo más asequible, pero sin especificar el precio.

Lo que está claro es que el negocio va viento en popa y que la la empresa tiene planes para expandirse en aquellos países latinoamericanos donde los secuestros son el pan de cada día.

“Los lanzamientos del producto en Colombia, Venezuela y Brasil están planeados juntos, para cuando termine el primer bimestre del 2009”, revela Kuri.

Un cilindro de cristal El pequeño cilindro de cristal recubierto por una materia similar a la silicona salió a luz pública en el 2003, cuando Antonio Aceves, director de la empresa Soluciones de Localización Satelital (Solusat), explicó en televisión que el localizador, implantado en cinco segundos y sin dolor, no solo servía para pacientes con enfermedades de manifestación repentina, sino también para aquellos que temían ser secuestrados.

En el 2004, el chip fue noticia cuando la Procuraduría General de la República (PGR) firmó un contrato con la ahora desaparecida Solusat. El entonces procurador Rafael Macedo; el director de la Agencia Federal de Investigación, Genaro García; y Santiago Vasconcelos, encargado del combate contra la delincuencia organizada, se implantaron chips antisecuestro. Otros 20 empleados con acceso a información confidencial fueron ‘inyectados’ con el dispositivo.

Ahora, según explicaron desde la oficina de prensa de la PGR, nadie usa el chip, pues el contrato "fue cesado cuando se cambió de procurador”. Así, nadie sabe quiénes son hoy por hoy los portadores de la diminuta protección.

De lo que no hay duda es de las alarmante cifras de aumento del secuestro en México. Según los más recientes datos oficiales, en el 2007 fueron secuestradas 751 personas en México. Al menos, esa es la cantidad de denuncias registradas. Y en los primeros cinco meses de este año y también según datos del gobierno, los secuestros aumentaron un 9,1 por ciento.

Pero según organizaciones civiles que luchan contra este delito, la cifra dada por el gobierno es risible. Los más moderados calculan que ese número no representa ni el 10 por ciento de la cifra real. Explican esto diciendo que la gran mayoría no denuncia debido a la complicidad de policías en muchos casos.

Fernando Ruiz, director del Consejo para la Ley y los Derechos Humanos, una de las organizaciones que trabajan con víctimas de plagio, explica que no encuentra raro el uso del chip. “Cuando la gente no encuentra respuesta en el Gobierno –dice–, cada quién intenta cuidarse como mejor puede”.

.

Cuando la gente no encuentra respuesta en el Gobierno, cada persona intenta cuidarse como mejor puede”.

Fernando Ruiz, Consejo para la Ley y los Derechos Humanos.

751 personas fueron secuestradas en México el año pasado, según denuncias recibidas por las autoridades. Este año, la cifra ha aumentado un 9,1 por ciento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.