ACCIDENTES VIALES, EL DRAMA DIARIO DE CALI

ACCIDENTES VIALES, EL DRAMA DIARIO DE CALI

Con los pómulos hinchados y morados, la frente sangrante, el mentón prácticamente partido en dos y el brazo derecho enyesado, Didier Rojas, sentado en una de las camillas de la sección de Urgencias del Hospital Departamental Evaristo García, tiene dibujado en su boca el rictus amargo de su desgracia: haber transitado por la calle 72 como parrillero de una moto.

01 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Didier, como la mayoría de sus compañeros de desgracia que esperan que la hinchazón disminuya, son el vivo retrato del drama que vive la ciudad, ante la falta de un pare para contener la ola de muertos y heridos que producen a diario los accidentes de tránsito en Cali.

Y como una pesadilla que se hace real, en el HUV, en urgencias de la clínica Rafael Uribe y en los centros asistenciales privados, las estadísticas de los accidentes que arrojan el Centro de Diagnóstico Automotor, la Secretaría de Tránsito y el Ministerio de Transporte son una demostración traumática del flagelo que agobia a Cali.

El 50 por ciento de los homicidios (el año pasado fueron casi 2.500) y de la violencia en la ciudad, según el HUV, tienen origen en los accidentes viales.

Con un parque automotor en permanente crecimiento, la ciudad no parece preparada para controlarlo ni ponerle orden. Según la Secretaría de Tránsito, por las calles de Cali ruedan a diario 162.622 vehículos, registrados a enero de 1995, y un promedio de 75.000 motos notificadas a diciembre de 1994.

A estas cifras hay que agregar la población flotante de vehículos, que según estimativos de expertos pueden ser de unos 10.000 ó 15.000 vehículos diarios. Además, a diario entran en circulación un promedio de cincuenta carros nuevos.

Lo cierto es que el incremento de los accidentes es alarmante. De acuerdo con las cifras del Centro de Diagnóstico Automotor del Valle (Cdav), el número de accidentes el año pasado fue de 24.885, con un promedio diario de 68, que originaron 48 muertos, 5.569 heridos y 19.269 daños.

Los automóviles particulares son los principales protagonistas de los accidentes. Según cifras oficiales, por la ciudad ruedan 93.262 carros privados y 5.340 buses urbanos.

Según el gerente del Cdav, Gustavo Castillo, en enero pasado se reportaron 1.846 accidentes con 3.389 conductores involucrados, mientras que en enero de 1994. se registraron 1.797 accidentes.

El incremento de la mortalidad de enero de 1994 fue de 0,4 por ciento y en este año en el mismo mes subió a 1.0 por ciento, lo que quiere decir que aumentó en un 150 por ciento.

Y lo más preocupante es que la tendencia de crecimiento no se detiene y las autoridades parecen impotentes para contenerla o controlarla. Los últimos datos oficiales así lo indican: en dos semanas, entre el 3 y el 16 de marzo, hubo 817 accidentes con 10 muertos y 278 heridos.

La mayoría de los casos es responsabilidad humana, dicen las autoridades expertas en la materia, como la secretaria de Tránsito Municipal, Stella Ramírez de Potes. La indisciplina de los conductores que violan las normas y la embriaguez son las causas frecuentes de los accidentes .

El asesor del Ministerio del Transporte en el Valle, Alfredo Paya García, dice que hay irresponsabilidad, pero también advierte que, con la apertura económica, el parque automotor de servicio particular ha aumentado un 40 por ciento en los últimos tres años.

Gustavo Castillo, gerente del Cdav, dice enfático: el 95 por ciento de los accidentes se debe a los conductores y los atribuye especialmente al alcohol y la violación de normas. Por eso es necesario comenzar las campañas preventivas .

Las pistas de la muerte Pero en la ola verde de homicidios por vehículos, los peatones y la calidad de vías tienen su parte de responsabilidad. La Avenida Colombia, en la intersección de la calle 5a. y la misma calle quinta a la altura del HUV son puntos infernales. En enero pasado en esos dos lugares se produjeron 14 accidentes. Solo en la Autopista Oriental, en el mismo mes, hubo 14 percances.

Stella Ramírez de Potes dijo que se están estudiando las vías de mayor accidentalidad como la Avenida Colombia, con el fin de independizar las vías vehiculares de los peatones.

Según la radiografía vial del Cdav, en enero de este año el sector de más frecuencia en accidentes fue el residencial, con un 55,2 por ciento, mientras en el comercial se produjo un 41,1 por ciento.

La mayoría de los accidentes se presentan en tiempo normal, sin lluvias. El 61,0 por ciento en tramo de vía, el 35,3 por ciento en intersección vial y un 1,7 por ciento en las glorietas.

Las vías rectas, de asfalto y en buen estado son las precisas para los accidentes, en especial las de un solo sentido, de una calzada y en dos carriles. En esas circunstancias ocurren el 98 por ciento de los casos.

Se nota la falta de guardas bachilleres y de infraestructura para evitar el acceso a la muerte vial, porque el 96,5 por ciento de accidentes se presenta donde no hay agentes controlando.

Igual peligro se presenta donde no funcionan los semáforos (un 77 por ciento) y donde no hay señales en la víal, lo que demuestra las falencias de la seguridad vial. El concepto de Alfredo Paya reitera lo anterior, y agrega que que falta mucha autoridad.

Stella Ramírez de Potes ha dicho que se necesita personal de control pero que también campañas educativas y normatización, lo cual es indispensable para poner en rojo del semáforo a los accidentes.

Por eso comenzará una campaña contra los conductores embriagados. Igual con el transporte escolar, donde se han encontrado fallas en los vehículos, algunos sin frenos, sin matrícula. Ante estas fallas, la Secretaría de Tránsito anuncia que no dará más permisos.

Pero en el fondo lo que se requiere con urgencia es un control vial ante el incremento de vehículos y la falta de infraestructura. Eso lo sabe Didier y Aidalí Ocampo, de 17 años, quien estrelló su moto contra un vehículo en una calle sin luz. La urbe atenta, pero los conductores también fomentan la cultura de la muerte.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.