LAS MUJERES TAMBIÉN PIDEN

LAS MUJERES TAMBIÉN PIDEN

Rostros de tristeza, malformaciones físicas, bebés entre cajas o ancianos en sillas de ruedas conforman, entre otros, la galería de la miseria que rodea la plaza del 20 de Julio, un sitio muy concurrido por la devoción y la fe que inspira el Divino Niño.

03 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Detrás de este mundo se mueve un mercado de necesidades y razones, ciertas o falsas, para ejercer la mendicidad.

Un estudio realizado por la alcaldía local de San Cristóbal, localidad de la que hace parte el barrio El 20 de Julio, determinó que las causas más comunes por las que la gente de esta zona -en su mayoría mujeres-, ejerce la mendicidad, son la extrema pobreza y en algunos casos, la costumbre.

Dentro de la primera causa se encuentran las mujeres que viven en precarias condiciones económicas y por lo tanto se ven forzadas a mendigar para no dedicarse a la actividad delictiva.

En el segundo grupo, están las mujeres que se acostumbran a la mendicidad y han creado una dependencia de ella.

En ambos casos, hay elementos que las llevan a pedir dinero en las calles, algunas veces en compañía de sus hijos: la falta de empleo, la enfermedad, la falta de documentos, el abandono por parte de su compañero, el fallecimiento del esposo o la necesidad.

Algunas de las mendigas aprovechan su condición de enfermas o indocumentadas para obtener mayores ganancias.

Así mismo, el informe establece el tiempo de permanencia de quienes ejercen la mendicidad.

Hay personas que la ejercen ocasionalmente, en un momento de crisis y una vez la solucionan no regresan.

Hay otras temporales, que difieren de las anteriores porque duran más tiempo: seis meses en promedio.

Y las últimas que son permanentes, y que llevan más de un año dedicadas a la mendicidad y han hecho de esta su fuente permanente de ingresos a expensas de los devotos.

Hogares en cifras El estudio de la alcaldía asegura que las mendigas provienen en su mayoría de las localidades de Ciudad Bolívar y San Cristóbal, que figuran como las más pobres y con mayores necesidades básicas insatisfechas en un estudio realizado por el Departamento Nacional de Estadística (DANE), en la capital.

De acuerdo con las informaciones recogidas por la alcaldía, de 63 madres de familia interrogadas el 64,1 por ciento son de procedencia urbana y el 55,2 por ciento lleva viviendo más de 15 años en Bogotá.

Así mismo, el 50,7 por ciento tienen hijos y viven con un compañero.

De los hogares analizados, que tienen en total 250 hijos, el 98 por ciento de ellos son menores de 18 años y el 73 por ciento menores de 11 años.

Además, el 59,6 por ciento de las mujeres está entre los 30 y los 45 años.

Sin embargo, también se encontró que el 20,8 por ciento de las mujeres, además de mendigar, estaban vinculadas laboralmente al servicio doméstico y el 13,4 por ciento se dedicaban a las ventas en el sector informal.

En cuanto a los ingresos, el informe pudo establecer que el 68,6 por ciento de los hogares entrevistados recibe mensualmente entre 5 y 50 mil pesos. Solamente un 1,4 por ciento alcanza a obtener un ingreso cercano a los 90 mil pesos.

Así mismo, el 61,1 por ciento de la población entrevistada vive en arriendo.

(Recuadro MAC).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.