INTEGRACIÓN, PARA DONDE VÁ

INTEGRACIÓN, PARA DONDE VÁ

El no tener políticas explícitas no implica que no las haya, sino que ellas son pasivas o de mantenimiento del status quo. Ni para adelante ni para atrás. Sin embargo, como el medio circundante sí se mueve, una política pasiva puede ser peligrosa por ignorar los cambios en derredor.

03 de junio 1996 , 12:00 a. m.

En materia de integración económica, en el país, después de un período de febril dinamismo que desembocó en el establecimiento de la Unión Aduanera en el Pacto Andino y de haber acordado un esquema gradual para alcanzar una Zona de Libre Comercio en el Grupo de los Tres (Colombia, México y Venezuela), la agenda de la integración económica prácticamente desapareció del escenario.

Se podría pensar que posterior a la firma de estos tratados tan importantes se necesitaba de un período de consolidación, entre otras cosas, para que los empresarios privados ante las nuevas reglas emprendieran, si fuese el caso, la reestructuración de sus empresas para enfrentar con éxito el mercado ampliado.

Sin embargo, desde hace un tiempo para acá, Mercosur ha venido acercándose a los países del Grupo Andino con el ánimo de profundizar el comercio, ya sea a través de tratados de alcance parcial o incluso creando zonas de libre comercio.

A esta iniciativa, dos países miembros del Grupo Andino, Bolivia y Venezuela han respondido favorablemente. El primero, por la proximidad territorial y el comercio que mantiene, se siente naturalmente más vinculado a Mercosur que al Grupo Andino. No sería sorprendente que un día de estos terminara siendo socio activo de ese club. El costo para Colombia en términos de comercio no sería muy alto.

Otro es el caso de Venezuela, nuestro principal socio comercial. En efecto, el hermano país, después de muchas dudas ha decidido adelantar negociaciones con Mercosur para profundizar los tratados de alcance parcial y eventualmente alcanzar una zona de libre comercio.

Hasta el momento la posición oficial colombiana ha sido la de que cualquier negociación debe hacerse en bloque, como Grupo Andino y de otra parte, ha sido muy reticente a cualquier aproximación a Mercosur, por los eventuales mayores costos que habría para el aparato productivo nacional frente a los beneficios de la integración.

Ante la nueva iniciativa venezolana, la política colombiana no puede permanecer pasiva, pues de lo contrario nos podemos quedar sin el pan y sin el queso , perdiendo a nuestro principal socio comercial de la subregión y aislados de Mercosur.

Una opción lógica es explorar aproximaciones con Mercosur, pues si estamos comprometidos a formar parte del ALCA (Asociación de Libre Comercio de América) en el año 2005 es bueno ir empezando a movernos en esa dirección.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.