INVENTAN PEGANTE PARA SOLDAR HUESOS

INVENTAN PEGANTE PARA SOLDAR HUESOS

Un equipo de científicos acaba de encontrar un método sencillo, barato y eficaz para soldar fracturas de huesos. Este es una especie de pegamento que tras inyectarse directamente en una fractura, se endurece en cuestión de minutos y con el tiempo se transforma en un mineral con una dureza equiparable al de un hueso verdadero.

03 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Por si esto fuera poco, el material es tan similar al hueso natural que el cuerpo reacciona ante él como si fuera de verdad, y gradualmente sustituye este mineral artificial por células de hueso auténtico.

La eficacia de este revolucionario material, conocido como el Skeletal Repair System (Sistema de Reparación del Esqueleto), ha sido comprobada en una serie de pruebas clínicas en diversos centros de Suecia y Holanda, y actualmente se está experimentando con él en doce hospitales de Estados Unidos.

Según explica el científico Brent Constanz, en la revista Science, este procedimiento evitaría los riesgos de infección que representan las placas metálicas y los tornillos que se utilizan actualmente para soldar fracturas graves.

Por otra parte, si se comprobara su eficacia de forma definitiva, el nuevo Sistema de Reparación del Esqueleto supondría una reducción considerable de gastos sanitarios, ya que muchos pacientes podrían salir antes del hospital.

Con una inyección de este pegamento, una persona con una rotura de cadera, por ejemplo, podría salir de la cama tras sólo dos o tres días de reposo, mientras que con los métodos tradicionales la estancia en el hospital suele ser por lo menos de una semana.

Según este investigador, el Sistema de Reparación del Esqueleto podría tener una especial importancia para soldar fracturas de muñeca, desfiguraciones en el rostro o roturas provocadas por la osteoporosis, un trastorno común en las mujeres menopáusicas y en los ancianos que debilita la estructura de los huesos.

Los científicos creen que esta nueva técnica podría ser especialmente eficaz también para curar roturas en los extremos de huesos largos como los de los brazos y las piernas, ya que en estos casos los golpes suelen provocar unos agujeros internos que son muy difíciles de rellenar.

Hasta ahora, este tipo de fracturas se han tenido que soldar utilizando pedazos de hueso de otras partes del cuerpo, o de un cadáver, pero esto suponía más operaciones y más dolor para el paciente.

Constanz ha explica en Science que la idea de desarrollar este pegamento para soldar fracturas se le ocurrió en 1985, cuando todavía era un alumno de postgrado en la Universidad de California en Santa Cruz y estaba estudiando el coral, un organismo cuyo esqueleto se desarrolla de una forma muy distinta que el del ser humano. La formación del esqueleto en todos los animales vertebrados está dirigido por una serie de proteínas que guían la progresiva mineralización de los huesos. El esqueleto del coral, sin embargo, no se desarrolla bajo la dirección de proteínas, sino por medio de una serie de reacciones fisicoquímicas.

Dado que nadie había conseguido reproducir el crecimiento de hueso guiado por proteínas, este joven científico decidió que como alternativa podría ser útil intentar imitar el proceso tal y como ocurre en el caso del coral.

La receta básica El científico que desarrollo el proceso de pegado de los huesos, Brent Constanz, formó una compañía para llevar a cabo este proyecto, y la llamó Norian Corporation. En poco tiempo su equipo descubrió que al combinar calcio con ácido fosfórico, y añadir a esta mezcla una solución de sodiofosfato, se generaba una pasta que al secarse se convertía en un material muy similar al hueso.

Sin embargo, el equipo de Constanz todavía necesitó varios años de experimentación con esa receta básica para asegurarse que la sustancia fuese fácil de inyectar y se endureciera después de poco tiempo.

Los investigadores elaboraron hasta 1.200 versiones distintas del invento hasta dar con la que acaban de presentar en la revista Science.

De cualquier forma, parece evidente que sus esfuerzos han valido la pena. Si el Sistema de Reparación del Esqueleto consigue la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA), en poco tiempo los tornillos y las placas metálicas de los hospitales de todo el planeta serán sustituidas por jeringuillas rellenas de este pegamento revolucionario.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.