Soñar no cuesta nada

Soñar no cuesta nada

Un sueño recurrente que he tenido en las últimas semanas es que pronto se acabará la pesadilla que vive nuestro país y que "todos a una" comenzaremos a pensar como colectivo y a alimentar propósitos conjuntos que permitan a las nuevas generaciones vivir en un país más justo, equitativo y con oportunidades para todos.

11 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

Me imagino los recursos de la guerra (entre dineros del erario público y los clandestinos deben representar algo más del 10 por ciento del Producto Interno Bruto) dedicados, entre otras cosas, a un proyecto educativo en el que el objetivo no sea simplemente satisfacer la demanda de los empresarios, el mercado y aumentar la cobertura, sino ampliar la oferta de profesionales de las ciencias humanas y exactas, de tecnólogos que tengan la probabilidad de desarrollar sus conocimientos en las universidades y que éstas reciban bachilleres bien formados, que no sólo aprendan a hacer, sino a pensar y, sean sujetos que logren asimilar los cambios profundos en la ciencia y la tecnología, con profundos valores éticos y humanos.

Sueñen ustedes que en esa transformación comprometeríamos la mitad de los recursos que actualmente se dedican a los gastos de defensa. El 3 por ciento del PIB adicionales para la educación y para aumentar nuestra calidad de pensar y planear el desarrollo.

Me imagino toda la infraestructura y los hospitales de la salud en Colombia prestando nuevamente sus servicios con el exclusivo objetivo de mejorar las condiciones de vida de la población, y no simplemente la rentabilidad, como servicio público y derecho inalienable de todos los colombianos. Dicen por ahí que los recursos que existen alcanzan hasta para eso.

Me imagino ver muchos de los desplazados regresando a su entorno a matar sus pesadillas, con el apoyo de una gran inversión del Estado que contribuya a cumplir objetivos de largo plazo de las regiones y con gobiernos locales fuertes, comprometidos con la población, incorruptibles y producto de la democracia.

No desplazados que poco a poco se gradúan como pobres o en la cultura de la miseria como resultado de los programas asistencialistas que tanto agradan a las instituciones internacionales y a los nuevos populismos.

Pienso en los ingentes recursos del Estado, y sin sarcasmo, en ‘los del cumplimiento de la Responsabilidad Social de las Empresas’, dedicados a apoyar la recuperación de la dignidad de las víctimas de la violencia, al fortalecimiento y consolidación de los núcleos familiares, comprometidos con la generación de ingresos y de empleo y a las familias dedicadas los fines de semana al ocio creativo, a vivir, reír o llorar y no a asistir a los aburridos y alienantes Consejos Comunales, en busca de una limosna.

Seguiré en otras columnas contándoles mis sueños. Aún a riesgo de que piensen que me he reblandecido con la edad.

La mayor limitante para cumplirlos, que revive en mis pesadillas, es qué vamos a hacer con casi medio millón de colombianos que no saben hacer otra cosa que guerrear, incluidos los jefes. Sin embargo, al final pienso que son tan solo el 4 por ciento del total. Ya veremos. ‘Lo pensaré mañana’. .

'' Me imagino toda la infraestructura y los hospitales de la salud en Colombia, prestando nuevamente sus servicios con el exclusivo objetivo de mejorar las condiciones de vida de la población

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.