Huracán ‘Ike’ pone a Texas en estado de emergencia

Huracán ‘Ike’ pone a Texas en estado de emergencia

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, declaró ayer el estado de emergencia en Texas y ordenó ayuda federal para apoyar a las autoridades en sus preparativos para la previsible llegada el sábado del huracán ‘Ike’, que causó cuatro muertos y gravísimos daños materiales en Cuba.

11 de septiembre 2008 , 12:00 a.m.

‘Ike’ ya era ayer un huracán de categoría 2 y Félix García, meteorólogo del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, con sede en Miami, vaticinó que ‘Ike’ podría tocar tierra como un huracán de categoría tres o cuatro.

A juicio del experto, su llegada a Texas generará “mareas muy altas” que producirán destrucción y cuantiosos daños en la zona costera.

La intensidad de sus vientos “podría hacer volar tejados y vehículos, y arrancar muchos árboles”, advirtió García, quien consideró que se trata del huracán más peligroso del año.

Ante la emergencia, las autoridades de Texas empezaron a evacuar a los residentes de las zonas costeras.

Entretanto, Cuba no ocultaba su procupación por los cientos de miles de viviendas dañadas y una infraestructura eléctrica del país literalmente en el piso, tras el paso de los huracanes ‘Gustav’ y ‘Ike’, que golpearon la isla con menos de dos semanas de separación.

El vicepresidente cubano, José Ramón Machado, reconoció que la economía nacional sufrió “un golpe muy duro” y llamó a trabajar en la reconstrucción “sin despilfarrar” recursos.

Un recuento preliminar habla de por lo menos 150 mil casas afectadas total o parcialmente solo en la provincia de Pinar del Río y de cerca de 90.000 en Holguín “Hay grandes daños. Es una situación muy difícil”, dijo Julio García, presidente de la Defensa Civil de la provincia de Camagüey, cuya capital sufrió inundaciones.

En Baracoa, Guantánamo, extremo este, las olas alcanzaron edificios de cinco plantas y las inundaciones arrasaron con todo a su paso.

Buena parte del país quedó sin servicio de energía electrica y se frenó la producción de níquel, primer rubro exportable de Cuba.

Pero lo que más preocupa es la pérdida de miles de hectareas de cultivos y cientos de naves de cría de cerdos y gallinas, que auguran escasez de alimentos en un país que ya tiene que importar buena parte de lo que se come

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.