EL DESAFÍO DE JUAN PABLO II

EL DESAFÍO DE JUAN PABLO II

Como un reto a las sociedades modernas ha sido considerada en el mundo la nueva Encíclica del Papa Juan Pablo II, titulada El Evangelio de la vida y que fue presentada oficialmente el pasado jueves 30 de marzo en el Vaticano.

02 de abril 1995 , 12:00 a.m.

En sus casi 200 páginas, la segunda Encíclica de la historia de la Iglesia dedicada al tema de la vida, no solo reitera su condena con tonos fuertes y a veces hasta apocalípticos, del aborto, la eutanasia, la manipulación genética, sino que también pide a los católicos de todo el mundo que se opongan, a través de la objeción de conciencia, a las leyes que permitan la legalización del aborto y la eutanasia, sobretodo aquellas vigentes en los países desarrollados. Una suerte de sublevación colectiva basada en el principio de que el aborto y la eutanasia son crímenes que ninguna ley humana puede pretender .

La pretensión del Papa de sustituir en estas materias a la ley civil por la ley de Dios recuerda demasiado a viejos tiempos editorializó el diario español El País, que desaprobó la posición de la iglesia al desafiar el poder legislativo.

El diario español recuerda, además, que esa actitud no puede dejar de relacionarse con ciertos fundamentalismos religiosos, que en nombre de una verdad y moral supremas, hacen estragos en algunas zonas del mundo .

Una reserva moral Sin embargo, otras voces recuerdan que El Papa cumple la titánica labor de ser una de las últimas reservas morales de una humanidad cada vez más alejada de cualquier principio ético o moral.

El texto, en el que trabajaron por cuatro años todas las conferencias episcopales del mundo, más que un catálogo de obligaciones, es un documento sociológico, político, sobre la cultura de la vida y la cultura de la muerte .

La novedad no está en el contenido sino en que da respuesta a un nuevo fenómeno mundial dijo el cardenal López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, considerado uno de los prelados más cercanos al Pontífice, y para quien la lucha entre la vida y la muerte es comparable a la explosión de la lucha de clases en Europa .

Para Gianni Baget Bozzo, conocido periodista y sacerdote, la Evangelium Vitae , el título en latín de la Encíclica, resulta claramente política, porque no se dirige tanto a las conciencias individuales como al objetivo de cambiar las legislaciones actuales. En efecto, López Trujillo resaltó que la culpa mayor es del legislador , aunque no por ello el político debe ser excomulgado, a diferencia del médico o de quien preste colaboración para el aborto. Muchas fuerzas políticas europeas temen que para abrir brecha en el electorado católico se inicie un proceso de modificación y hasta suspensión de las actuales leyes sobre la interrupción del embarazo.

La pena de muerte Otro de los puntos que más llamó la atención de la prensa europea, es el hecho de que el Papa se pronuncie tan férreamente sobre la necesidad de defender la vida hasta en sus estados mas embrionarios, en contra de la cultura de la muerte en una sociedad enferma por la concepción de la eficiencia y por el contrario, no declare, con la misma fuerza, su defensa por el condenado a muerte. Para el diario español El País es contradictorio que quien se erige defensor de la vida humana en nombre de la llamada ley natural y de una supuesta moral objetiva, se muestre comprensivo con que el Estado le quite fríamente la vida, por vía penal, a quien considere merecedor de esa medida por conducta antisocial .

Para la Iglesia, la pena capital puede ser aplicada solo en caso de legítima defensa : cuando alguien desprecia la sagrada intangibilidad del ser humano: el quinto mandamiento debe ser defendido en contra de él .

No obstante para muchos la encíclica no es los suficientemente clara con países como los Estados Unidos, China o los estados árabes, donde la aplicación de la pena está aumentando notablemente.

La Encíclica Evangelium Vitae ha causado polémica, pero es ante todo un grito desesperado para que en el mundo mejore y nazca una nueva cultura de la vida en un siglo marcado por Caín , donde la conciencia llama bien al mal y al mal bien , que va hacia el camino de la degeneración inquietante y una tenebrosa ceguera moral .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.