EL BAZAR DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

EL BAZAR DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

Consiga 50 mil firmas, seleccione un símbolo, redacte un programa, arriende una sede y láncese a crear un partido político con todas las de la ley.

02 de abril 1995 , 12:00 a.m.

En los últimos 10 años han ingresado a este bazar, y especialmente en época de elecciones, más de 40 agrupaciones políticas de todas las tendencias posibles. A los tradicionales liberal y conservador, les han competido movimientos progresistas, fundamentalistas, nacionalistas, cristianos, independientes y sindicalistas.

Muchos de estos partidos y movimientos son orientados por congresistas liberales y conservadores que de esta manera juegan en dos tableros . Se hacen elegir a través de su partido de origen, pero mantienen tolda aparte para gozar de televisión gratuita y franquicia postal, entre otras cosas.

Partidos... y multiplicaos Una vez, en una reunión de dirigentes liberales en Tunja, uno de ellos se quejó del costo de hacer política. Un senador vale 50 millones, un representante no baja de 20 y los concejales cuestan por lo menos diez cada uno . Inmediatamente replicó un conocido transportador recién ingresado a la política: Me da uno de 50, dos de 20 y tres de 10 , dijo.

Lo mismo está pasando con los partidos y movimientos políticos. Hoy en día se funda cualquiera de ellos por la vía de recoger 50 mil firmas o con la obtención de una curul en el Congreso (a veces con menos de tres mil votos).

Los hay de todos los gustos y pelambres. Un candidato a cualquier cargo, sea de origen liberal o conservador, se siente fuerte, se siente distinto y se presenta como un rebelde si sale y funda su propio movimiento. Eso sí, de ganar la curul, lo primero que hace es participar en las juntas de su partido de origen para hacerse elegir en cargos como presidencias o vicepresidencias de comisiones.

Y al mismo tiempo mantiene su movimiento propio que le permite gozar de unos minutos en la televisión, tener franquicia postal, avalar candidatos y recibir reposición de gastos...Es decir, se quedan con el pan y con el queso.

Muchos partiditos En esta nueva proliferación de partiditos tuvo mucho que ver la Asamblea Constituyente, dominada por Salvación Nacional y el M-19, movimientos que creyeron tener los arrestos suficientes para acabar con el bipartidismo. Y los que se acabaron fueron ellos.

Ahora hay movimientos cívicos, suprapartidistas, progresistas, religiosos, étnicos, ecológicos y culturales.

Y existe conservatismo independiente, cívico, progresista, de salvadores, de restauradores, de nuevas fuerzas, y también hay liberalismo de renovación, de liderazgo, etc. Todos ellos son, legalmente hablando, distintos al Partido Liberal Colombiano y al Partido Conservador (que en una época fue Social Conservador).

Se creyó que de esta manera se fortalecía la democracia, pero los resultados de las elecciones que siguieron a la Asamblea Constituyente y los que arrojaron la contienda electoral de 1994, demostraron que el bipartidismo volvía a consolidarse, bien de manera directa, o a través de coaliciones con otros grupos.

Los demás, si alcanzaron cierta representatividad, fue gracias a nichos de votantes sensibles a su ideología: maestros, sindicalistas, cristianos, etc.

Con la Carta del 91 nos fuimos al otro extremo: se le dio vía a la explosión de partidos y movimientos sin verdaderas estructuras , afirma el presidente del CNE, Manuel Urueta.

Esa fue una actitud irresponsable de la Constituyente. Primero fueron 12 agrupaciones, cifra que se multiplicó en los comicios y ahora son como 36 grupos , señaló el senador conservador Jaime Arias.

Quiénes son? Después de las elecciones celebradas en 1994, nuevos grupos ingresan a la lista de movimientos legales que reposa en los anaqueles del Consejo Electoral. La mayoría de ellos lo hacen gracias a que alcanzaron un cupo en el Congreso. Algunos incluso habían perdido su personería en años anteriores.

Se destacan, entre otros, los siguientes: Arena, de Guillermo Martínezguerra (9.800 votos); el Moir, al que se le había cancelado su personería jurídica hace tres años y volvió a recuperarla con la elección de Jorge Santos al Senado (24.000 votos); el Movimiento Independiente Frente de Esperanza, de la representante Viviane Morales, que en 1992 hizo parte de otro movimiento, la Unión Cristiana, pero que esta vez decidió formar su propia agrupación política. Obtuvo 11.447 votos.

A otros el CNE le canceló su personería jurídica al no cumplir con los requisitos de la nueva ley de partidos, que entre otras cosas exige la presentación de un código de ética interno de la colectividad.

Estos movimientos son: Alternativa Democrática Nacional, del ex candidato presidencial Enrique Parejo; el Movimiento Lider, de Ignacio Vives; Renovación Democrática, de Eulalia Muñoz; Solidaridad Iberoamericana, de Maximiliano Londoño; Concertación Cívica Nacional, del también ex candidato presidencial Miguel Maza y Ayuda Mutua, de Alonso Elias Ojeda.

Las autoridades electorales critican el hecho de que existan partidos que gozan de las prebendas que les otorga el Estado y que no cuentan con un respaldo sólido de los ciudadanos.

En esta categoría se sitúa el Movimiento Integración Regional, de San Andrés, creado en abril de 1992, y cuya única fortaleza radica en tener un representante a la Cámara elegido con menos de 5.000 votos.

A nombre del pluralismo político, la Constitución introdujo un mecanismo desintegrante de los partidos , agrega Urueta.

Aquí en vez de tener partidos cada vez más fuertes, tenemos muchos partidos y eso también es malo , advierte Héctor Riveros Serrato, secretario general del liberalismo.

Pero cabe recordar aquí que esa misma proliferación de grupos políticos nace del interior de los propios partidos históricos.

Fabio Valencia Cossio, poseedor de uno de los caudales electorales más importantes del país a través de su movimiento Fuerza Progresista, es miembro simultáneamente del Directorio Nacional Conservador.

Otro ejemplo: Fuad Char Abdala tiene un movimiento, Voluntad Popular, que alcanzó dos curules en el Congreso. El es liberal, fue elegido con los votos de su partido y ahora no solo reclama personería jurídica para su movimiento sino que también se ha postulado para hacer parte de la Dirección Nacional del partido.

Eso se llama jugar en dos tableros afirmó el presidente del CNE.

Yo le voy a pedir al consejo de ética del partido que se pronuncie, que entienda que en esas circunstancias el senador Char no es liberal , dijo por su parte Héctor Riveros.

Qué hacer? La solución a lo que el ex magistrado del CNE Carlos Enrique Marín llama movimientos que se refugian en la peregrina representación parlamentaria , no necesariamente debe ser radical.

Basta, según el propio Marín, con que se haga un seguimiento electoral a los partidos para ver si se incrementa el número de adeptos, examinar sus plataformas ideológicas y programáticas y verificar hasta qué punto se cumplen.

Para Urueta, es necesario revisar el número de firmas que se exige para la constitución de un partido, incrementar el valor de las cauciones para aquellas agrupaciones que avalan, a veces sin control, un número indeterminado de candidatos y esperar que a las minorías como los indígenas y las negritudes, en vez de darles muletas para que lleguen al Congreso, se les respalde para que se conviertan en partidos fuertes .

Héctor Riveros sugiere que haya partidos fuertes, pero no tantos , y que sólo alcancen reconocimiento legal aquellos que logren al menos un 5 por ciento del censo electoral, como ocurre en otros países.

Sólo así se lograría ponerle seriedad a la partidocracia. Para que de aquí a mañana no resulte otro transportador pidiendo dos partidos de 50 mil firmas y tres de a un congresista cada uno.

(VER CUADRO Conoce usted alguno? relaciona los nombres de los partidos y movimientos con personería jurídica y los partidos a los que se les ha cancelado personería jurídica en el periodo 1992-1994, por no alcanzar la votación mínima o curul en el Congreso).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.