JOSÉ ASUNCIÓN SILVA:

JOSÉ ASUNCIÓN SILVA:

Señor Director:

03 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Había una vez un poeta tan enamorado de la vida, pero tan enamorado de la vida, que la cogió toda para él sólo, la abrazó y la escondió en su alma y poco a poco cada día la dejaba salir en los atardeceres a tomar el sol, sobre un pedazo blanco de papel. Allí la vida aprovechaba para dejar su sombra y marcar sus huellas, pues sabía que aquel poeta pronto se marcharía a otros mundos, a otras tierras.

Un día cualquiera el soñador se metió en sus sueños, acarició fantasmas, tropezó con sombras, recorrió su alma y descubrió alarmado la fría ausencia de la que tanto amaba. Triste entonces y enloquecido, preguntó a un médico amigo que por ahí pasó, dónde la vida se le había ocultado. En el corazón, sin vacilar, le dijo. El gran poeta que atinado fue, tomó un revolver y destrozó su pecho, para que jamás la vida que tánto amaba volviera a ocultarse en el corazón deshecho. Pobre la vida que aún lo llora en pedazos viejos de papel manchado, pobre el poeta que tal vez busca en otras almas a la que tánto amó.

Gustavo Osorio Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.